viernes, 7 de abril de 2017

¿Sólo un pájaro, o un verdadero milagro?

Una madre fue al cementerio en el tercer aniversario de la muerte de su hijo Jack. De pronto se sintió sorprendida por un petirrojo que empezó a volar a su alrededor. El pájaro no demostraba miedo alguno hasta el punto de posarse sobre su zapato.


Sin embargo eso no fue todo. Cuando la mujer empezó a filmar al ave, extendió su mano y lo invitó a que se posara allí, cosa que sorprendentemente el pájaro hizo. Voló hacia ella, y se posó en sus dedos mientras ella emocionada lo grababa con su teléfono.

Para una madre en cuelo, eso fue un milagro que le recordó la presencia eterna de su hijo.

"Me puse a llorar, dijo, lo tomé como una señal de Jack"

Mira el video del extraño y hermoso momento, a continuación:


Publicar un comentario