domingo, 7 de mayo de 2017

"Caprichos" los "edificios incomprendidos" (que no sirven para nada)

Un capricho, o también folly (vocablo inglés para designar «locura» o «extravagancia») o folie (vocablo francés con el mismo significado que en inglés) es un elemento construido de jardín, fruto de la fantasía de su autor.

Un ejemplo contemporáneo que hace uso de las folies como elemento articulador de la ordenación de un moderno parque urbano es el parque de la Villette de París, del arquitecto Bernard Tschumi.


Varias folies rojas se alinean junto al canal de agua del parque de la Villette de París.
Orígenes, naturaleza y características
Entre los referentes de este tipo de trabajo se encuentran en los caprichos plásticos de la pintura y el grabado deiciochesco, donde sus autores emplean y representan imágenes de ruinas, arquitecturas o elementos arquitectónicos reales pero a partir de combinaciones y contextos que ellos mismos fabrican. Entre los artistas célebres que han desarrollado este tipo de trabajos se destacan Pannini y Tiépolo. En 1735, por ejemplo, Pannini desarrolló su Capricho romano: el Panteón y otros monumentos, fantasía arquitectónica donde sitúa edificios y monumentos de Roma en un contexto insólitamente rural.

James Wyatt y Barbara Coventry, Torre de Broadway, Inglaterra, 1794.
Como pequeñas construcciones, a menudo de carácter romántico, los caprichos arquitectónicos poseen distintas formas y funciones: pabellón, torre, puente, cascada, ruinas, gruta, casa de conchas, rotonda, esquinazos, se construyen en un parque o en un jardín. Por su disposición y su sucesión, garantizan la articulación de las distintas zonas y realzan las rutas de los paseos dentro del jardín.

Se trata de edificios extravagantes o caprichosos hacen hincapié más en la expresión artística que sobre el aspecto funcional. Las «fábricas» (elementos edificados) que subsisten se construyeron en duro, a veces para parecer un edificio antiguo parcialmente en ruinas, sin embargo una gran parte de entre ellas fueron construcciones transitorias. Construidas con ayuda de enrejados de madera, servían de decorado con motivo de fiestas campestres puntuales.

Dolmen, folie natural del parc Jean-Jacques Rousseau en Ermenonville.
Las fábricas de jardín conocieron una gran popularidad desde finales del siglo XVI hasta principios del siglo XIX, conjuntamente al desarrollo de Romanticismo y de los jardines a la inglesa. Más allá de su aspecto decorativo, el aspecto utilitario de estos edificios a menudo fue desdeñado. Por esta razón, las fábricas de jardín a veces se calificaron de «edificios incomprendidos».
Templo de la filosofía en el parque Jean-Jacques Rousseau, siglo XVIII, deliberadamente construido desde un principio en ruina.
Tipologías de fábricas de jardín
Los elementos construidos del jardín («fábricas») generalmente se agrupan en cuatro tipologías pintorescas principales:
  • fábricas clásicas, inspiradas en la antigüedad, como templos, rotondas o columnatas con motivos arcaizantes;
  • fábricas exóticas, inspiradas en elementos arquitectónicos de países lejanos, como pagodas, puertas chinas, pirámides;
  • fábricas naturales, que reproducen dolmenes, grutas o roquedales artificiales;
  • fábricas campestres, inspiradas en las arquitecturas vernaculares, como cabañas, chozas.
Según la importancia de los parques, los cuatro grupos cohabitan o se suceden en el desarrollo de un paseo y en el descubrimiento del jardín. Por ejemplo, en el jardín inglés del Pequeño Trianon de Versalles, el paseante cruza por las rocas y las grutas, se detiene en el templo del amor o en el Mirador antes de que alcance la Aldea de la Reina y el conjunto de las cabañas.



Publicar un comentario