lunes, 29 de mayo de 2017

Como debería ser una app para "el chat perfecto"

Pasamos horas y horas delante de la pantalla de un dispositivo móvil charlando con otras personas. Usamos aplicaciones de mensajería instantánea o algunas especializadas en llamadas de video, con el fin de sentir más cerca a los que están más lejos. Sin embargo, aún no ha nacido la aplicación perfecta: las videollamadas no están presentes en algunas, los GIF no eran bien vistos por la mayoría, la privacidad se protege con mayor determinación en otras diferentes… Sí, a día de hoy el chat perfecto podría existir con solo aunar en uno las características que muchos tienen por separado. Veamos cuáles:

Comencemos por la ‘app’ de ‘apps’: WhatsApp. Millones de personas en todo el planeta usan esta aplicación para comunicarse cada día. Ya que la gran mayoría de mensajes que se cruzan son de texto, desde hace unos meses podemos cambiar la tipografía y añadir negritas, cursivas o tachados, lo que permite personalizar nuestros mensajes con sencillos comandos que ayudan a enfatizar o les dan un poco de personalidad.

Además, y tras una larga espera, sus videollamadas han mejorado enormemente en calidad y WhatsApp ya no vive solo de mensajes de texto o grabaciones de audio. Hace unos meses se anunció esta nueva herramienta para los más de 1.000 millones de usuarios de la ‘app’ del bocadillo verde, que ayuda a mantener otro tipo de conversaciones sin necesidad de irse a Skype, Google Hangouts o Facetime.

Telegram: privacidad, bots y otras chicas del montón

Sin embargo, las frecuentes (ahora ya no tanto, aunque hace unas semanas nos dieron un nuevo susto) caídas de WhatsApp han hecho que muchos terminen apostando por Telegram. No obstante, esa no ha sido la única razón: la ‘app’ del avión de papel blanco también destaca por proteger la privacidad mucho mejor que su compañera verde, gracias a sus chats secretos y sus sistemas de cifrado mejorados.

Por otra parte, ellos ya ofrecían la posibilidad de enviar imágenes en formato GIF antes de que se pusiera de moda y aterrizara en otras aplicaciones. Y no hay que olvidar otra de sus características más atractivas: sus canales, que permiten compartir información con desconocidos que se suscriban a él, y los ‘bots’, que llevan más de un año aportando el pronóstico meteorológico, dando la posibilidad de jugar al ahorcado o ayudándonos a editar las fotos. Mientras tanto, en WhatsApp apenas están empezando. La mezcla sería imparable.

Con Line triunfaron los ‘stickers’

Hablando de GIF, no está mal recordar que antes de que se popularizaran tanto ya nos habían conquistado los ‘stickers’, una especie de emoticonos aún más grandes y bastante más expresivos. La ‘app’ Line fue la que se encargó de llevarlos a la fama. En la propia plataforma de mensajería instantánea venían muchos gratis y otros se podían comprar por paquetes. Hay para todos los gustos y colores: Shin-Chan, ‘Bola de dragón’, ‘La guerra de las galaxias’, Naruto…

Por si esto fuera poco, también es posible personalizar la apariencia de la aplicación con temas de su tienda oficial y juegos de puzles y fútbol. Más allá de la tienda virtual, también es posible comprar objetos físicos, como el conejo Cony y el oso Brown (las mascotas de Line que, encima, protagonizan muchos de los ‘stickers’ y temas) en forma de peluche, cojín o llavero. ¿Cuántas ‘apps’ pueden vanagloriarse de haber llegado al mundo de lo físico en forma de peluche?


Manteniendo la mirada hacia Asia, más allá de la japonesa Line veremos que en el continente existe una aplicación que reina con mano de hierro, especialmente en China: se trata de WeChat, que cuenta con más de 760 millones de usuarios. Destaca por ser una aplicación que sirve para mucho más que para chatear: se trata de una plataforma perfecta para el comercio ‘online’. Son muchos los que cada día la usan para adquirir productos. Y en WeChat no todo son pequeños objetos que llegan por paquetería, sino que se llegan a vender incluso apartamentos.

La importancia del comercio electrónico es tal con WeChat que la compañía china propietaria amasa millones cada año gracias a ello: 4.500 millones de dólares  de beneficios anuales. Según datos recogidos en 2016, más del 90% de los usuarios (más de 600 millones de usuarios activos a finales de 2015) lo abren todos los días y lo usan durante por lo menos 1 hora. La cantidad de funcionalidades que tiene WeChat es increíble: se pueden seguir juicios, comprar entradas de cine, pagar la factura de la luz, pedir cita con el médico o enviar y recibir dinero. Y todo eso en apenas seis años de vida y con una interfaz muy sencilla.

Pero mientras todas estas características no se fusionen en una sola aplicación soñada, los usuarios tenemos que seguir echando mano a cada una de ellas por separado para lograr nuestros objetivos de comunicación. Por ello, cuando una app unifique todas estas funciones tendremos la aplicación perfecta para el chat perfecto.





Publicar un comentario