domingo, 21 de mayo de 2017

¿Cómo será la belleza en el futuro?

Los ideales de belleza cambian a traves de los siglos. El standard de belleza que tenemos en la actualidad, era impensable en otras épocas. Tal vez por ello, aventurarnos a predecir cual será el modelo de belleza en el futuro, tal vez sea un ejercicio inutil, por lo poco predecible. De todas maneras con la ayuda del Instituto del Pensamiento Contemporáneo de París, valiéndose de la aún joven, pero bella, ciencia de la prospectiva, incluyendo textos tan diversos como las leyes de la robótica de Asimov y otros más actuales, como ensayos de video, algunos artistas han creído posible prever el futuro de la estética.

‘A.N.A.T.O.L.E’, de Katya Legendre

Para la artista, los inquietantes ojos de A.N.A.T.O.L.E. retoman el viejo axioma de cómo la mirada de cada cual cambia la estética de las cosas hasta el punto de variar su esencia, de crear una nueva realidad.
‘Atleta’,de Howard Schatz

Las prótesis no son una metáfora de cómo la tecnología y las telecomunicaciones han añadido nuevas piezas, extensiones a nuestro cuerpo. Lo nuevo ya no es raro.

‘Madura', de Erwin Olaf

El holandés desafía en sus fotos el estereotipo que liga edad, belleza, sexo y dignidad femeninos. Es como si le hubiera dicho a una pin-up: “No te muevas, voy a por tabaco y vengo dentro de 40 años”.

‘Piezas sueltas’, de Christophe Luxereau

De nuevo, la “desacralización de la carne”, como la llama el autor, a base de añadirle “máquinas como extensión estética y funcional de la persona”. El cuerpo es bello, pero hay nuevas curvas.

‘Sin título, 5’, de N. Tran Ba Vang

El filósofo Jean Baudrillard apunta que en el pasado era “el alma la que envolvía el cuerpo”, pero que la irrupción del desnudo ha cedido ese papel a la piel. Y esta es ya “una prenda de prestigo”.

‘Caras desnudas’, de Oleg Dou

“Sin pelo, la piel lisa y decolorada, la individualidad desaparece. Yo trato de atraer la atención sobre la vida interior”, apunta Dou. De nuevo, esa vieja lucha entre beldad ética y belleza estética.




Publicar un comentario