sábado, 27 de mayo de 2017

El truco para mejorar tu puntería, según la ciencia

Lanzar un objeto con la suficiente habilidad como para que impacte en su destino es una acción más compleja de lo que se piensa, tanto si estás jugando en el mejor equipo del baloncesto del mundo como si te entretienes lanzando pelotas de papel al cubo de la basura. Si lo que quieres es mejorar tu puntería, hacerlo a mucha velocidad no es el mejor consejo.

Los seres humanos hemos desarrollado una capacidad única con respecto a otros animales, y es la puntería. El hecho de lanzar un objeto para alcanzar un objetivo, en movimiento o no, era una habilidad imprescindible para nuestros antecesores, que debían perfeccionar para cazar y poder subsistir. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Harvard ha averiguado la mejor manera de acertar en un blanco. Los lanzamientos lentos y las trayectorias curvas son las más efectivas para alcanzar objetivos, según el estudio, publicado por la revista Royal Society Open Science.

Los errores en el ángulo en el que el objeto es lanzado se amplifican cuando los tiros son rápidos. En cambio, los errores de ángulo no tienen apenas efecto cuando los tiros son lentos y la trayectoria de vuelo es curva. "Una vez que lanzas el proyectil, no hay nada que hacer", dice autor del estudio, Madhusudhan Venkadesan. "El objeto lanzado sólo va a llevar a cabo el resultado de lo que hiciste".

En cuanto a la manera de lanzar, el estilo dependerá de la forma del proyectil y de la altura y distancia a la que se encuentre nuestro objetivo. Los lanzamientos desde arriba (por encima de los hombros), y a una velocidad no demasiado elevada (5 metros por segundo) resultaron efectivos en los jugadores de dardos, cuyo objetivo está frente a ellos. En cambio, si lo que quieres es encestar una pelota en un cubo situado a menos de 3 metros de ti, una suave sacudida de abajo a arriba es la mejor opción.

Si bien el arco de lanzamiento más lento es el más preciso en la mayoría de las ocasiones, lanzar a la mínima velocidad puede no ser efectivo para determinadas actividades. En los deportes, de la velocidad también depende obtener el juego perfecto. Pero la velocidad no sirve de nada si no somos precisos. "¿Cómo conseguir ser lo más rápidos y precisos posible? Ésta es la siguiente cuestión que estamos persiguiendo", indica Venkadesan.



Publicar un comentario