martes, 2 de mayo de 2017

La explicación científica de por qué siempre tenemos "lugar para el postre"

A todos nos ha pasado. Parece que es algo difícil decidir si tienes o no lugar para el postre después de una comida copiosa. el cuerpo lo hace fácil y siempre tiene un lugar reservado para esa rebanada de pastel extra o esos antojos de media noche.

El cuerpo siempre tiene espacio para nuestros antojos
Resulta que existe un mecanismo por el cual el cuerpo humano tiene saciedad específica por los alimentos que acabas de consumir. Esto resulta que después de comer en exceso carne, hamburguesas o pizza, siempre hay lugar para algo dulce.

El cambio drástico en los sabores es lo que te permite continuar ingiriendo alimentos. Claro, esto es genial en la mayoría de las ocasiones, pero para quienes quieren comenzar a comer menos puede ser una pesadilla.

La mejor técnica para combatir esta saciedad específica a los alimentos es incorporar una alimentación variada a tu vida. Al añadir frutas y leguminosas dulces a tu plato principal, no necesitaras una gran porción de postre para sentirte satisfecho.

Por el contrario, si lo que quieres es consentirte con dos rebanadas de pastel, es recomendable que ahorres espacio limitando la porción del plato principal.

El mensaje es simplemente que, al conocer nuestro cuerpo, podremos planear mejor nuestra alimentación y evitar caer en limitaciones que sólo desgastan nuestra fuerza de voluntad mientras nos privamos de las cosas que nos encantan.





Publicar un comentario