miércoles, 17 de mayo de 2017

Los primeros registros fotográficos de víctimas de asesinatos

Alphonse Bartillon fue el más revolucionario de los detectives. Era conocido como “El profeta” por sus colegas, fue el primero en registrar fotográficamente una escena del crimen.


Puede verse la sangre, pero sólo la imaginación nos dirá que su color es de un rojo intenso. Las primeras imágenes capturadas en una escena del crimen permitieron al renombrado detective francés Alphonse Bertillon iniciar sus investigaciones sobre asesinatos en la lejana París de 1900.


Las imágenes le servían para saber qué huellas podría haber dejado el asesino

Fue un pionero en el arte de la investigación criminal. En las fotografías se observan detalles acerca de cómo los homicidas dejaron los cuerpos sin vida de sus víctimas: al costado de sus camas, en una tienda, en la sala. También se muestran los cuerpos enterrados dentro de un granero. Todo es aterrador. La decoración que rodea a cada uno de los cadáveres también es sobrecogedora. ¿Es eso, acaso, lo que provoca un intenso escalofrío al observarlas?

“Descubrimiento de un cadáver en un pozo”. Así figura esta imagen de un cuerpo encontrado semienterrado 

El cuerpo de Julia Guillemont, en el número 6 de Rue des Boulets, en París, 1903 


El asesinato de la señora Tusseaux, ocurrido en el 6296 de Avenida Marie-Laure, en París, en 1902 


Algunos de los cuerpos están tendidos en una escena desordenada, de caos. Otros, en sus habitaciones impolutas, como si la muerte -y su asesino- los hubiera sorprendido sin que se dieran cuenta. Bertillon -policía parisino- fue un pionero en la investigación criminal. Fue él quien inventó, entre otras cosas, en 1912, las famosas fotografías del rostro de los sospechosos de frente y perfil.
Alphonse Bartillon posa para la cámara en 1912. Hizo de modelo para que se supiera cómo debían ser tomadas las fotos de los sospechosos para que quedaran bajo el registro de la Policía de París 

Uno de los métodos antropométricos de Bartillon es aplicado sobre un cadáver antes de ser sometido a una autopsia 

Su fama era tan reconocida que hasta en la novela de Sherlock Holmes El sabueso de los Baskerville, al detective inglés se lo nombra como "el segundo más importante de Europa", lo que golpea su ego. Bertillon fue el primero en darse cuenta de la importancia de documentar la escena de un crimen. Creía que era una de las pocas formas en que ningún detalle podría ser descuidado.

El 9 de agosto de 1913 fue encontrada muerta en el número 31 de la Rue des Rosiers en Saint-Ouen una mujer mayor 

Escena en la Rue Moreau, en París. Sin fecha 

Asesinato de madame Lecomte, en París, 1902 

Monsieur Falla, asesinado mientras dormía en su vivienda del 160 de la calle Du Temple, en París, 1905

Bartillon era conocido como “El profeta” 


París, fecha sin confirmar. Un cadáver es encontrado en una habitación


La escena del crimen de madame Lecomte, en 1902 

Asesinato de la señora Tusseaux, en el número 6296 de la Avenue Marie-Laure, París, en 1902 

Escena del crimen de la señora Debeinche, encontrada muerta en su apartamento de la calle Chalgrin, en París, el 8 de mayo de 1903 

Octubre de 1903. Un hombre es encontrado asesinado en un cuarto de hotel en París 

El detective francés debió también luchar contra aquellos que se oponían a realizar las tomas. Encontraban inmoral fotografiar los cuerpos sin vida de personas que habían muerto en circunstancias violentas. Sin embargo, los resultados fueron excelentes y, pronto, la Policía de París se convirtió en la envidia de las demás capitales del mundo. A Bertillon se lo comenzó a conocer como "El profeta" de los detectives.

Su sistema antropomórfico para poder identificar a los sospechosos de los asesinatos fue revolucionario y sólo reemplazado en su efectividad cuando se descubrió la importancia de las huellas dactilares. Bartillon murió el 13 de febrero de 1914, en París, por causas naturales.




Publicar un comentario