sábado, 13 de mayo de 2017

Los síntomas de la adicción al celular

Esta adicción, conocida como nomofobia (acrónimo inglés de no-mobile-phone phobia), es polémica. Muchos psicólogos no creen que exista, de la misma manera que no existiría la adicción a Internet. Lo que hay son usuarios propensos a tendencias compulsivas que pueden llegar a cristalizar en torno a un dispositivo clave en la vida moderna como es el teléfono.


Al margen de la realidad terapéutica, lo cierto es que cada vez miramos más el smartphone, y lo consideramos indispensable. Según algunos estudios, consultamos su pantalla más de 100 veces al día. Prescindir de él, bien sea por pérdida o por falta de batería, puede desatar nuestros niveles de estrés.

Algunos de los síntomas de que la relación con el celular no es sana y que pueden indicar una dependencia excesiva a este dispositivo son la consulta cada pocos minutos de la pantalla, incluso cuando no se espera un mensaje; la necesidad de dormir teniéndolo a mano, o la preferencia por mantener conversaciones a través del teléfono antes que en persona.

Los psicólogos que consideran la adicción al teléfono como un trastorno real dicen que este tipo de comportamiento puede resultar más dañino en la adolescencia, cuando se desarrollan las habilidades sociales. Si los niños tienen acceso a un celular y se hacen dependientes de él, también pueden sufrir efectos nocivos, como una mayor dificultad a la hora de concentrarse en el estudio o una menor capacidad de retención.

La adicción puede ser tan grave que ya hay casos donde los usuarios han necesitado terapia para superar sus problemas de dependencia.
  • 1. ANSIEDAD: Siempre debes tener cerca de ti tu smartphone. Si por un casual te quedas sin batería, tu preocupación incrementa considerablemente.
  • 2. AISLAMIENTO: Si no dispones de Wifi para acceder a Internet, tu mente está perdida. Sólo piensas en cómo o desde dónde tener acceso a la Red.
  • 3. ADICCIÓN: Entras en tus perfiles de redes sociales más de 3 veces al día para ver tus notificaciones. Comienza a emerger de ti la figura del comunicador social: Compartes con tu entorno 2.0 todo aquello que haces o piensas. El número de followers y/o amigos pasa a ser una obsesión.
  • 4. DEPENDENCIA: Hemos pasado a ser seres completamente dependientes de nuestro smartphone, tablet o computer. Poco a poco te das cuenta que hoy en día si no estás conectado no existes. Ese gesto de mirar el móvil para ver si tienes nuevos mensajes se repite constantemente durante una jornada.
  • 5. EGO: Inicias un camino de construcción de tu marca personal en la Red. Cuidas tu identidad digital como has cuidado tu imagen durante todo el tiempo.
  • 6. ESTRÉS: La etapa de la velocidad en la comunicación: “Ser el primero en publicar”,  y estar permanentemente 24/7 conectado desencadena un fuerte estrés a la persona.
  • 7. INSOMNIO: Llegas a tu casa conectado desde el smartphone, y tras dejarlo cargando para el día siguiente, te conectas a través del computer. En muchos casos, la persona se mete en la cama con el computer a su lado para seguir conectado hasta altas horas de la madrugada.



Publicar un comentario