lunes, 19 de junio de 2017

Algo estaba mal con esta imagen (¿y nadie se daba cuenta?)

A simple vista podría parecer una obra de arte moderno un tanto marciana a la cual le podríamos añadir el título de: “Caballo violando a su golpeador”. Pero no. Es una ilustración creada para explicar similitudes óseas entre ser humano y caballo.


En 1998, con toda la inocencia y buena intención del mundo, Fleurus, editorial francesa, publicaba L’imaginarie du poney et du cheval. Un libro infantil de carácter divulgativo que explica cómo son los caballos. Punto. Si ves zoofilia en estas imágenes, algo no funciona bien en tu cabeza.

O eso parece pensar uno de los editores de Fleurus: “Nuestro objetivo era hacer que el niño comprendiera visualmente que la estructura ósea del caballo y el ser humano es similar”.


Y el objetivo pareció materializarse sin que nadie se diera cuenta de lo evidente: 20.000 copias vendidas hasta la reedición del libro en 2013, cuando en 2016 hizo su aparición la prensa. Bendito cuarto poder.

Buzz Feed Francia publicó un artículo el año pasado —con el consiguiente cachondeo— que no tardó en volverse viral. Llegando al punto de que el piloto rojo se encendió en la sede de censura de Facebook: la publicación fue prohibida y la cuenta de Buzz Feed Francia, cerrada durante 24 horas.

¿Cómo es posible que Facebook no permita mostrar una publicación con la que estaban aprendiendo los niños en Francia?

Desde la editorial dijeron: “Si esta foto puede ser malinterpretada (y esto es impactante), la cambiaremos para la próxima impresión del libro, prevista para septiembre”.

Y el autor del artículo, Jules Darmanin, un año después de escribir el texto que provocara esta reacción en Fleurus, se acordó de la promesa de la editorial y nueve meses más tarde de la fecha prevista fue a una librería para ver si algo había cambiado. Así fue:






Publicar un comentario