viernes, 30 de junio de 2017

El humor, la inteligencia y la longevidad

En un estudio publicado en la revista Cognitive Processing, un equipo de psicólogos ha hallado que el humor negro y retorcido, tipo Jocker, es decir, un humor que aborda temas como la muerte, la guerra o la enfermedad y otros temas morbosos, probablemente marca una elevada inteligencia.

En palabras de Christian Jarrett: Catorce investigadores, encabezados por Ulrike Willinger de la Universidad Médica de Viena, solicitaron a 156 participantes, con una edad media de 33 años, que calificaran su comprensión y disfrute de 12 caricaturas de humor negro tomadas de The Black Book de Uli Stein. Los participantes también completaron las pruebas básicas de sus habilidades verbal y no verbaesl y respondieron preguntas sobre su estado de ánimo, tendencias agresivas y antecedentes educativos.
Cuando Willinger y sus colegas cruzaron todos los factoress, descubrieron que la inteligencia y la comprensión de las caricaturas estaban estrechamente unidas.

Los sujetos que obtuvieron la puntuación más alta en inteligencia tanto verbal como no verbal también fueron más propensos a decir que entendían la broma, y, además, que en realidad les pareció divertida. Las mismas personas estaban también en el extremo inferior del espectro de la agresión y no reportaron estados de ánimo especialmente negativos. Es decir, las personas con humor negro no son propensas al mal humor o al sadismo.

La razón por la que pudiera ocurrir esto es materia de hipótesis. Es probable que el ejercicio de la comprensión del humor negro consista en una compleja tarea de procesamiento de la información.

Como con la comprensión de un juego de palabras, desentrañar las capas de significado de una broma morbosa requiere mucho ejercicio mental. En cuanto a la agresión y los componentes del estado de ánimo, la preferencia por el humor grotesco está relacionado con la capacidad de tratar el contenido desagradable como ficción juguetona.

Para apreciar plenamente la broma, en otras palabras, se necesita poner una cierta distancia con ella. Quienes no saben desdramatizar, se lo toman demasiado en serio todo, lo que puede suponer reaccionar muy mal si, por ejemplo, si alguien verbaliza una ofensa.

Por otro lado también podemos afirmar algo que no por obvio es menos importante constatar: que el sentido del humor sirve para sobrevivir en este mundo lleno de desgracias y sinsentidos.

Y es que las personas con sentido del humor viven más tiempo, tal y como revela un reciente estudio publicado en Psychosomatic Medicine.

En el estudio anteriormente mencionado, investigadores noruegos estudiaron a 53.556 hombres y mujeres noruegos en un solo condado durante un período de quince años.

Utilizaron para ello un cuestionario para evaluar el sentido del humor de los sujetos a lo largo de tres dominios: el cognitivo ("¿Reconoces fácilmente una marca de intención humorística?"); el social ("Las personas que intentan ser graciosas son irresponsables de las que no te puedes fiar"); y el afectivo ("¿Te consideras una persona alegre?").

Las mujeres que tenían altas puntuaciones de humor cognitivo tenían un 48% menos riesgo de muerte en general, con un 83% menos probabilidad de morir de infección y 73% menos probabilidad de enfermedad cardíaca. En los hombres, ese mismo sentido del humor predijo un 74% de menor riesgo de morir por infección. Las áreas social y afectiva del sentido del humor, sin embargo, no predijeron esta mayor supervivencia.

Dado que se trataba de un estudio asociativo, realmente no se puede saber cómo el humor protege a las personas. Pero, por lo que parece, es algo que sucede.



Publicar un comentario