jueves, 8 de junio de 2017

Lee esto, y hasta las cucarachas te parecerán útiles (e incluso simpáticas)

Invaden nuestras casas, campan a sus anchas por nuestros jardines, y algunos te sueltan un picotazo si tienes el valor de molestarlos: los insectos, al menos a primera vista, provocan rechazo para muchos. Pero lo que quizás no es tan conocido es que ellos realizan un trabajo fundamental para ti, gigante de metro y pico llamado ser humano. Desde la famosa polinización de las abejas hasta el desconocido poder medicinal de las cucarachas, los efectos beneficiosos de estos invertebrados te harán replantearte la importancia de mirarlos con otros ojos. Y más hoy 5 de junio, que se celebra el Día Mundial Del Medioambiente, para sensibilizar a la población mundial en la defensa de la naturaleza que nos rodea.

Las cucarachas, cerebros con antibióticos


Probablemente, hasta ahora no habías encontrado ni una sola razón por la que estos insectos saltarines (y en ocasiones voladores) deban vivir en el mundo. Pero según un estudio elaborado por el investigador Naveed Khan, las cucarachas guardan en su cerebro un potente antibiótico suficientemente fuerte como para acribillar bacterias que se han vuelto resistentes a los antibióticos que normalmente se utilizan en los hospitales. Con una buena dosis de esta sustancia, podríamos olvidarnos de algunas enfermedades de por vida.

Las arañas, esenciales para el equilibrio del medioambiente

Estos insectos de ocho patas hacen por nosotros más de lo que creemos. Alguna que otra madre suele decir que traen buena suerte, pero sus beneficios van mucho más allá de la pura superstición. Además de ir provocando miedo allá por donde pasan, las arañas resultan ser un insecto vital para mantener el equilibrio natural, ya que son unas voraces depredadoras: se nutren de muchos insectos más pequeños que podrían llegar a ser toda una plaga si no cayeran en sus trampas. La próxima vez, si te encuentras alguna en casa no la mates: aún le queda mucho trabajo por hacer.

Abejas, imprescindibles para el ser humano

Quizás suene algo exagerado, pero lo cierto es que a las abejas les debemos la vida. El 75% de la flora silvestre se poliniza gracias a ellas, y casi el 40% de frutas y verduras que comemos procede de la polinización. Según Albert Castro, apicultor de Apitenic, sin ellas no habría plantas, por lo tanto, tampoco animales herbívoros, y por ende, los carnívoros no existirían. En definitiva, sin estos insectos pululando por ahí, a los seres humanos nos quedarían pocas posibilidades para sobrevivir. Además, tampoco podemos olvidar una de las mayores delicias que producen: la miel.

Las avispas, un temible aguijón esencial para el ecosistema

Para muchos, este insecto (y sobre todo su picadura) es una de las cosas más temidas en la faz de la Tierra. No en vano, producen un agudo dolor en su víctima y pueden repetir el picotazo varias veces, lo que las hace más peligrosas. Dejando a un lado este detalle, las avispas juegan un desconocido pero importante papel para el ser humano. La mayoría de ellas se alimentan de otros insectos más pequeños, y como las arañas, actúan como controladoras naturales de otros bichos que podrían convertirse en verdaderas plagas. A su vez, son un elemento esencial en la cadena de alimentación ya que sirven como alimento a otras especies, como las aves.

Los gusanos de seda, aliados para conseguir un cabello perfecto

¿Quién no ha admirado de pequeño una caja de zapatos repleta de gusanos de seda? La fibra natural que producen estos gusanos cuenta con múltiples beneficios para tener un pelo sano. La proteína que se obtiene de la seda aumenta la elasticidad, la fuerza, el brillo y la suavidad natural del cabello, protegiéndolo de la deshidratación. Además, actúa como una película protectora y evita que los componentes químicos de algunos cosméticos dañen el pelo y la piel. Gracias a los gusanos de seda, no es muy difícil tener un pelo de anuncio.


Los escarabajos, más limpios que la patena

Como sucede con las arañas y las avispas, los escarabajos son depredadores comunes de muchos insectos diferentes y otros artrópodos. Por comer, estos bichos se comen hasta los huevos de moscas, orugas y gusanos alambre. Además, algunos escarabajos ayudan en un entorno profesional, realizando funciones a las que el ser humano no alcanza. Es el caso de la familia Dermestidae, cuyos ejemplares se utilizan a menudo en la taxidermia para la limpieza de los huesos. Escalofriante sí, pero muy útil en el ámbito científico.

Las moscas de la fruta, futuras astronautas

Genéticamente hablando, el ser humano y las moscas de la fruta son sorprendentemente parecidos. Según explica la bióloga Sharmila Bhattacharya del Centro de Investigación Ames de la NASA, aproximadamente el 61% de los genes de enfermedades humanas que se conocen tienen una contrapartida identificable en el código genético de estos insectos. Debido a esta semejanza, la agencia estadounidense decidió enviar en verano de 2014 una tripulación de moscas de la fruta a la Estación Espacial, con el fin de estudiar los efectos a largo plazo de la ingravidez en su sistema inmune.

Las lombrices, el camión de la basura de los microorganismos

A pesar del rechazo que nos producen a simple vista, las lombrices (especialmente las más grandes) son eficaces recicladoras. Se alimentan de basura orgánica y la transforman en suelo apto para cosechar. También airean la tierra, como haría un arado. De esta forma, se convierten en uno de los animales que más beneficia a la agricultura y al ser humano.

Hormigas, ese insecto vital para la humanidad

Si tenemos en cuenta que existen 168.000 hormigas por cada persona que habita la Tierra, es fácil comprender que los efectos de su hipotética extinción serían muy graves para el planeta. Los primeros en verse afectados serían sus propios ecosistemas, que quedarían muy dañados, e indirectamente se potenciaría la pérdida de otras especies. Además, las hormigas realizan un proceso llamado mirmecocoria, por el que ayudan a repartir las semillas de las plantas por el suelo, potenciando su expansión.

Saltamontes (y otros bichos para paladares todoterreno)

A pesar de que en el 80% de las culturas del mundo los insectos forman parte habitual de las comidas diarias, en Occidente aún no terminamos de ver claro cuál es su atractivo. Según un informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los insectos son una fuente importante y fácilmente accesible de proteínas y otros nutrientes esenciales. No obstante, el rechazo que nos producen podría ser motivo suficiente para cerrarnos en banda, a pesar de las múltiples ventajas que ofrecen.




Publicar un comentario