viernes, 16 de junio de 2017

Los adolescentes están siendo tan sedentarios como los mayores de 60

Cada vez más, la obesidad se está convirtiendo en un tema que afecta a toda la sociedad y cuyos efectos intentan paliarse desde diferentes sectores. En este sentido existe una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que señala la necesidad de los jóvenes, a partir de los 6 años, de realizar unos 60 minutos de ejercicio moderado a vigoroso para prevenir sobrepeso y obesidad.

Ahora un nuevo estudio, publicado en Preventive Medicine, explica que estas sugerencias no se están llevando a cabo. Realizado por expertos de la Escuela de Salud de Johns Hopkins, el análisis contó con la participación de 12.529 voluntarios que llevaron dispositivos de seguimiento durante siete días seguidos. Estos medían la cantidad diaria de ejercicio, suave o moderado . Los participantes fueron divididos en cinco grupos según su edad: niños (de seis a 11 años); adolescentes (de 12 a 19 años); jóvenes adultos (de 20 a 29 años de edad); adultos de mediana edad (de 31 a 59 años) y adultos mayores (de 60 a 84 años de edad). El 51% eran mujeres.

Los resultados mostraron que la actividad física entre los niños y los adolescentes es más baja de lo que se pensaba anteriormente y que a partir de los 35 años, los niveles de actividad disminuyen hasta alcanzar los 60 años.

El estudio también identificó diferentes momentos a lo largo del día cuando la actividad fue más alta y más baja, tanto por edad como por sexo. Estos patrones podrían informar a los programas de salud a aumentar la actividad física dirigiéndose no sólo a los grupos de edad sino también a los momentos de menor actividad, como durante la mañana para niños y adolescentes.

"Los niveles de actividad al final de la adolescencia – explica Vadim Zipunnikov, uno de los autores del estudio en un comunicado – eran alarmantemente bajos, ya la edad de 19 años, eran comparables a los de las personas con 60 años. Para los niños en edad escolar, la principal ventana para la actividad fue la tarde entre las dos y las seis. Así que la gran pregunta es ¿cómo modificamos los horarios diarios, en las escuelas por ejemplo, para ser más propicio para aumentar la actividad física?”.

El estudio encontró que más del 25% de los niños y la mitad de las niñas de seis a 11 años y más del 50% de los varones y el 75% de las adolescentes de 12 a 19 años no había cumplido con las sugerencias de la OMS.




Publicar un comentario