domingo, 4 de junio de 2017

Películas que vaticinaron acertadamente el futuro de la tecnología

Si ‘Los Simpson’ desde la televisión son expertos en augurar el futuro, el cine no se queda atrás. Y el ámbito tecnológico es una buena muestra de ello. Desde ‘2001: una odisea en el espacio’ hasta las más recientes ‘Her’ o ‘Trascendence’, el séptimo arte está repleto de ejemplos que nos dibujan el mañana: coches voladores, inteligencias artificiales que podrían ayudarnos en nuestro día a día y, en definitiva, todo un conjunto de tecnologías futuristas que en algunos casos se han llegado a hacer realidad. Otras, por su parte, nos hacen pensar con preocupación sobre el futuro. Echamos un vistazo a diez de esas cintas, que vaticinando fueron mejores que Nostradamus:

El Skype de ‘2001: una odisea en el espacio’


2001 llegó y no parecía lo que Stanley Kubrick había vaticinado más de tres décadas atrás. O quizá sí. En la película se veía una videoconferencia que presagiaba el ‘boom’ de Skype en el siglo XXI. Lo que se ve en la película es un Picturephone, diseñado en los laboratorios Bell y que existió en la vida real, aunque no se llegó a comercializar. En la ficción, permitía al doctor Floyd ver la cara de su hija, que se encontraba en la Tierra, desde una base lunar. Ahora las conversaciones no recorren tantos kilómetros, pero dan la vuelta al mundo gracias a un invento nacido en Estonia.

Drones en ‘Regreso al futuro 2’

La saga de ‘Regreso al futuro’ fue bastante fecunda en lo que a vaticinar el siglo XXI se trataba. También se mostraron videoconferencias, y los ‘hoverboards’ vivieron una segunda vida en Kickstarter hace unos años. Pero quizá la innovación más divertida la veíamos en esa escena en la que una especie de dron paseaba a un perro de noche. Más de 30 años después, un simple vistazo a YouTube nos demuestra que la tecnología llegó a nuestros hogares y que, además de para fotografiar o grabar vídeos, sirve para ahorrarse la molestia de sacar los animales a pasear.

Reconocimiento facial y publicidad personalizada en ‘Minority Report’

Entrar en un sitio privado con una clave numérica o incluso con la huella dactilar ya no está de moda. La biometría permite acceder con características corporales que, supuestamente, son más difíciles de falsear: iris del ojo, el rostro al completo… Aunque parezca algo que llegó ayer mismo, Steven Spielberg ya nos lo mostró en 2002 en ‘Minority Report’, basada en un relato de Philip K. Dick. Tom Cruise usó el reconocimiento de iris, una tecnología esencial para moverse en la Washington DC de 2054, época en la que se ambienta la película. Por si esto fuera poco, en algunas escenas ya se dejaba caer que el futuro de la publicidad sería personalizarla según los gustos de cada uno, nada que con los años no haya enseñado Facebook.

Hologramas en varias películas

Son varias las películas que han mostrado los hologramas en el pasado: ‘La guerra de las galaxias’, ‘Regreso al futuro’… Lo que parecía un invento extravagante para acercar a dos personas que están lejos (que nos perdone el proto-Skype de ‘2001’) está siendo muy explotado ahora mismo. La última experiencia tuvo lugar en las recientes elecciones presidenciales galas, cuando el candidato Jean-Luc Mélenchon dio un mitin en varias ciudades mediante su holograma. No le sirvió para hacerse con el poder en el Imperio (perdón, en Francia), pero sorprendió a muchos.

Asistentes virtuales en ‘Iron Man’

JARVIS era el mayordomo digital de Tony Stark, encargado de ayudarle en todas sus tareas. Su eficacia inspiró a algunas de las grandes compañías tecnológicas de la actualidad hasta el punto de que Robert Downey, Jr., el actor que ha interpretado a Iron Man, ha sugerido a Facebook prestar su voz al asistente que la compañía quiere desarrollar. Mientras ese día llega, Amazon Echo es una realidad: una especie de mayordomo que recibe órdenes con comandos de voz. Y hace poco se supo que Andy Rubin, el creador de Android, quiere desarrollar un nuevo asistente personal, que se llamaría Essential Home. ¿Sería capaz Tony Stark de sustituir a su amado JARVIS por alguno de ellos?


Un traductor universal en ‘La guerra de las galaxias’

Todas esas tecnologías ya están entre nosotros, pero hay otras que están en pañales y que esperamos con ansia. Es el caso de un traductor universal. Ya existe Google Translate, pero aún necesita mucho perfeccionamiento, con el fin de que una inteligencia artificial pueda entender todos los idiomas del universo y hacer traducciones al mismo nivel que un humano. De momento, nos deberemos consolar con lo que nos ofrecía el robot C-3PO, que según George Lucas y compañía hablaba seis millones de lenguas distintas y conformarnos con el centenar de lenguas de Google, las pocas que maneja Skype Translator. Asimismo, podemos esperar para que el supertraductor que prepara la Unión Europea, con ejemplos de textos de muchas de las lenguas que se hablan en sus países, sea una realidad.

Gafas para hablar por teléfono en ‘Regreso al futuro 2’

Marty golpea dos veces. En el siglo XXI en el que vivían los hijos de los McFly existían unas gafas con las que se podía responder al teléfono. Casi 30 años después de aquella película, las Google Glass se presentaban como un proyecto muy innovador con el que poder tomar fotografías o consultar información en internet, en medio de polémicas sobre la privacidad de la gente a la que podríamos filmar con ellas sin que estas lo percibieran. El próximo paso se llama Google Lens, donde las gafas se las pone el teléfono, para traer la realidad aumentada directamente a nuestro dispositivo móvil.

‘Mind-uploading’ en ‘Trascendence’

En ‘Trascendence’, Johnny Depp es un investigador de inteligencias artificiales que sufre un atentado. Sus colaboradores deciden trasladar su cerebro a una máquina y liberar así todo su saber. Aunque pueda sonar a ciencia ficción extrema, ya hay investigaciones para hacer eso mismo: mover nuestra consciencia a un robot con el objetivo de vivir para siempre. Un español, Rafael Yuste, trabaja para ello en la Universidad de Columbia. El proyecto se llama BRAIN y pretende registrar la actividad de todas y cada una de nuestras neuronas. Una ‘startup’, Eterni.me, planea hacer lo mismo.

Robots con malas intenciones en ‘Her’ o ‘2001: una odisea en el espacio’

Si bien las leyes de la robótica de Isaac Asimov dicen que un robot no puede hacer daño a un ser humano, hay dudas respecto al futuro. Samantha, la inteligencia artificial con la que habla el personaje de Joaquin Phoenix en ‘Her’, juega con sus sentimientos, mientras que el HAL de ‘2001: una odisea en el espacio’ no tiene muy buenas intenciones, precisamente. La lista sigue: ‘Autómata’, ‘Ex Machina’, ‘Terminator’… La rebelión de las máquinas, que pueden herir con la misma capacidad que nosotros (sea al cuerpo o a los sentimientos), es algo que ponen en duda algunos expertos, pero que ya ha recogido la ficción.

El coche volador en ‘Blade Runner’

Y cerramos con una tecnología que todavía está en pañales, pero de la que ya hablaba el cine de los años 80. Si el doctor Emmett Brown pudo decir que con su DeLorean tuneado no necesitaríamos carreteras fue porque hablaba con conocimiento de causa. En la película también se dejaba caer la necesidad de nuevos combustibles, alternativos al petróleo. ¿Nos suenan esos temas? Ya la idea del primer coche volador surgió en los años 70 (con desgraciado resultado). Ahora, una empresa española está construyendo drones cada vez con mayor capacidad de peso con el fin de materializar su anhelado deseo: un automóvil que recorra grandes distancias en el aire.



Publicar un comentario