sábado, 1 de julio de 2017

La historia del origen, y otras curiosidades, del Ku Kux Klan

Los misterios que rodean al Ku Klux Klan han marcado la historia de la humanidad por su ideología elitista y racista. 


Las prácticas de algunas sociedades secretas han sido históricamente muy siniestras. Las organizaciones fascistas tendieron a crear clubes que dramatizan la perspectiva elitista mundial y se refuerza a través de rituales clandestinos.

Los carbonari no fueron la única sociedad secreta que ha intentado alterar la dirección política de un país. Un caso más conocido y mucho más perturbador está representado por el Ku Klux Klan.

Como los carbonari, el KKK nació de la desilusión política; en este caso, la derrota de los estados confederados en la Guerra Civil estadounidense. Y, como los carbonari, el Klan basó su jerarquía y sus ritos en los de los francmasones.

El origen KKK

En su primer pico de influencia, en la década de 1870, el Klan se consideró a sí mismo como un “imperio invisible” gobernado por un “gran mago”. Cada grupo de miembros en los distintos estados se llamaba “reino” y estaba bajo el mando de un “gran dragón”.

Las unidades territoriales más pequeñas, basadas en condados o grupos de condados, estaban encabezadas por “grandes titanes” o “grandes gigantes”. Los miembros individuales eran “demonios” y había puestos oficiales –tesorero y otros– designados con términos como “noctámbulos” y “duendes”.

La cabeza del Dragón

El fundador del KKK fue un francmasón y exgeneral del ejército confederado, Nathan Bedford Forrest. El nombre disparatado de su organización es una corrupción de la palabra griega ´kuklos’, que significa ‘círculo’, más la palabra ‘clan’ escrita de manera errónea deliberadamente para subrayar la aliteración.

Miembros

Los primeros miembros de la organización eran todos oficiales sureños desmovilizados, hombres humillados y enfurecidos por la paz que los estados victoriosos del norte les habían impuesto. Ventilaban su furia y su frustración contra los más débiles de sus enemigos: la gente negra que, hasta poco antes, había sido su propiedad personal y la de sus vecinos.


Objetivo: el miedo
La principal actividad del KKK en esta primera etapa de su existencia era ni más ni menos que aterrorizar a los esclavos emancipados a través de matanzas llevadas a cabo por una multitud enfurecida.

El Klan fue eliminado efectivamente en la década de 1880, pero resurgió después de la Primera Guerra Mundial y, una vez más, durante la lucha por los derechos civiles en las décadas de 1950 y 1960.

En los últimos tiempos, los partidos neonazis norteamericanos han brindado un lugar a las personas que siguen suscribiendo a la filosofía racista y violenta del KKK, pero rechazan la terminología ridícula de la vieja organización del Klan.

Y para finalizar, te presentamos las cinco cosas que, posiblemente,  no conocías sobre el Ku Klux Klan:

  • El Ku Klux Klan no es un solo grupo unificado. Hoy en día el KKK es la suma de pequeñas organizaciones aisladas sin poder centralizado.
  • Uno de los líderes del Klan era judío. En 1965 el New York Times difundió la polémica historia de uno de los líderes del KKK. Daniel Burros, un judío de nacimiento que luego de terminar la escuela secundaria se unió al ejército estadounidense y tan sólo unos años después fue expulsado por “razones de falta de idoneidad, carácter y trastorno de la conducta”.
  • El Klan tenía un show para niños. The Andrew Show es una serie de videos emitida a partir de 2009 en la que dos niños rubios de unos 9 y 10 años aproximadamente compartían «sus» opiniones sobre temas vinculados a la raza y la religión para niños de su edad.
  • Los miembros del KKK compartían un campamento de verano. En verano los miembros del KKK podían compartir sus vacaciones junto a otros miembros del Klan en un campamento de verano que les ofrecía descanso, diversión y sentido de pertenencia por un bajo costo para toda la familia.
  • En 1979 se infiltró un policía negro dentro del KKK. En 1979, Ron Stallworth, un policía negro de Colorado Springs, decidió infiltrarse en la organización. Se comunicó telefónicamente con los líderes de la organización, manifestó su interés en unirse a ellos, y concretaron una entrevista personal previa. El problema, claro, es que Stallworth es negro. En su lugar enviaron a un policía blanco de narcóticos para que se haga pasar por él. El falso Stallworth fue aceptado y concurría a las reuniones con la cara descubierta mientras que el verdadero se comunicaba por teléfono. La operación fue cancelada tiempo después, pero el KKK nunca supo la verdad sobre Stallworth.


Publicar un comentario