martes, 11 de julio de 2017

Morir no es tan horrible

La perspectiva de la muerte suele ser aterradora para muchas personas. De hecho, algunos se preocupan tanto por su propia mortalidad que desarrollan lo que se conoce como "ansiedad por la muerte" o tanatofobia. Representa uno de los mayores temores del ser humano, el miedo a morir y, en estos pensamientos, la muerte es un escenario terrible.


Sin embargo, para los que realmente están a punto de fallecer, la experiencia de la muerte parece ser mucho más positiva de lo que podríamos imaginar, a tenor de las conclusiones del estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE. UU.) y que recoge la revista Psychological Science.

Los expertos examinaron las últimas palabras de dos grupos de personas: un primer grupo de 25 enfermos terminales que iban a morir de cáncer o de esclerosis lateral amiotrófica, y otro grupo de prisioneros en el corredor de la muerte. Revisaron tanto sus últimas palabras -en el caso de los presos. como de los meses anteriores del resto de enfermos.

"Hay casi un supuesto tácito de que la muerte es algo que hay que evitar a toda costa", comenta Kurt Gray, líder del trabajo.

Sin embargo, en lugar de observar un lenguaje relacionado con el miedo y la ansiedad, los investigadores encontraron que las personas que se enfrentaban la muerte eran sorprendentemente positivas.

"Aunque tal positividad parece extraña en alguien tan cerca de la muerte, nuestro trabajo muestra que es realmente bastante típico", aclara Gray.

El concepto abstracto de la muerte parece ser más aterrador que la propia realidad de la muerte, pues como sujetos de control, los investigadores contaron con la participación de 50 personas sanas y les pidieron que imaginaran que tenían cáncer terminal y que contaban con un blog donde documentar su experiencia. Les pidieron que escribieran una entrada en el blog.

Por lo general, las entradas en el blog de los pacientes moribundos eran mucho más positivas que las de las personas que imaginaban el advenimiento de la muerte. Con el tiempo, las entradas al blog de aquellos que veían ya su fin cerca, se volvieron incluso más positivas.

Los algoritmos empleados en el estudio mostraron que los mensajes de blog de personas con enfermedades terminales usaban muchas más palabras que expresaran emociones positivas que negativas (" felicidad" y " amor", sobre todo).

"Creo que cuando las personas se imaginan lo que es morir, lo ven como muy diferente de la vida que conocen. Pero en realidad, la muerte es parte de la vida, y tal vez no necesites temerla tanto como puedas", explica Gray.

En conclusión, los autores dijeron que los hallazgos sugieren que nuestras expectativas de las emociones que rodean la muerte no están en consonancia con la realidad. "La muerte es inevitable, pero el miedo no lo es. Estos dos estudios revelan que la experiencia de morir es inesperadamente positiva ", sentencian los autores.


Publicar un comentario