miércoles, 19 de julio de 2017

Si te persiguiera un Tiranosaurio Rex, jamás te alcanzaría

Si volvieran a rodar Jurassic Park, habría que decir adiós a esas terroríficas persecuciones. El Tyrannosaurus Rex no era tan ágil y atlético como se creía. Si hubiera intentado correr a altas velocidades, se hubiera derrumbado porque los huesos de sus piernas se hubieran roto. Pesaba demasiado.


La escena del temido carnívoro yendo detrás del 4x4 enseguida acabaría. El T. Rex solo podía alcanzar como máximo los 20 km/h, mucho menos de los 70 km/h que se habían sugerido. Quizá este gif es más fiel a la realidad.

La investigación de un grupo de científicos de la Universidad de Manchester ha esbozado una imagen más precisa de su fisiología. Por primer vez, combinando dos técnicas biomédicas -el análisis dinámico de múltiples cuerpos (MBDA) y análisis del estrés esquelético (SSA)- se ha realizado una simulación informática que tiene en cuenta los límites de peso que los huesos pueden soportar.

"T. rex es el dinosaurio favorito de todos y los paleontólogos han estado discutiendo durante años sobre lo rápido que podría correr porque esto nos diría algo sobre su estilo de caza y la forma en que atrapaba a su presa '', expresó el profesor William Sellers, que dirigió el estudio.

''Este proyecto utilizó una simulación de computadora altamente realista para predecir cómo se movía T. Rex, y muestra que correr habría sido imposible porque su esqueleto no es lo suficientemente fuerte. Era realmente muy lento", manifestó.

El hecho de crecer y ganar peso hasta las nueve toneladas de adulto, le hacía ser menos veloz.

Aunque se ciñeron al T. Rex, las altas velocidades podrían haber sido igual de improbables para otros bípedos como Gigantosaurus, Mapusaurus y Acrocanthosaurus. Nada de sprints. El único problema podría ser que muchas de sus presas podrían haber sido todavía más lentas.



Publicar un comentario