miércoles, 2 de agosto de 2017

Qué desconectar, y apagar, en casa cuando te vas de vacaciones

Tienes las maletas listas para tomarte unas merecidas vacaciones cuando, de pronto, notas que tu casa no se encuentra del todo preparada para tu ausencia: los aparatos eléctricos conectados harán que desperdicies una buena cantidad de energía. Para evitarlo, aquí te mostramos una lista de todo lo que deberías apagar y desconectar antes de que, por fin, te vayas a disfrutar del verano. 

¿Qué apagar?
  • El aire acondicionado: tu casa no necesita disfrutar de 24 °C en tu ausencia. Si te preocupan tus mascotas o estarás fuera por mucho tiempo, ajusta la temperatura del termostato a unos 28 °C, así tu aire acondicionado no estará trabajando al máximo cuando no estés.
  • La calefacción por agua caliente: se utiliza mucha energía para tener lista el agua caliente cada vez que tomas una ducha. Si tu calefacción es a gas, ponla en modo “automático”; si es eléctrica, simplemente apágala. Si no quieres hacerlo, al menos reduce la temperatura. Una vez que regreses de viaje, ten en cuenta que debes encenderlo nuevamente (o aumentar la temperatura, según sea el caso), por lo menos una hora antes de ducharte.
  • El suministro principal de agua: lo cierto es que, a menos que tengas una fuga de agua, no ahorrarás casi nada. Sin embargo, es tan sencillo prender y apagar el suministro que bien vale más prevenir que lamentar (y evitarte algún disgusto).
  • Las luces: Es un desperdicio dejar las luces encendidas mientras estás de vacaciones. Sin embargo, una casa en penumbra puede llamar la atención de los ladrones. Si eres de los que prefiere tomar precauciones, te conviene colocar un temporizador en algunos focos para que estén encendidos durante las horas que creas conveniente. 
¿Qué desenchufar?
  • Aparatos electrónicos con alimentación externa o fuentes de alimentación: los ordenadores, consolas de videojuegos, equipos estéreo, cargadores de smartphone y otros aparatos similares están consumiendo energía constantemente. Desconecta absolutamente todos tus cargadores, ya sea que se trate de una tableta o un cepillo de dientes eléctrico.
  • Aparatos electrónicos en modo standby o “sleep”: ordenadores de escritorio, televisores, cajas de TV por cable, reproductores de DVD o Blu-ray, relojes de alarma, radios, cualquier cosa con un control remoto nunca está del todo “apagado”. Si tiene un botón de “encendido instantáneo” o una luz LED brillando cuando está apagado, el aparato siempre estará consumiendo algo de energía. No obstante, bastará con apagarlos y tendrás todo resuelto; y si los dispositivos están conectados a un protector de sobretensión —como deberían estarlo— solo será cosa de presionar un botón.
  • Modems y routers: estos aparatos están encendidos todo el tiempo. Desconéctalos y no solo te librarás del pago extra en energía, sino también del riesgo de ser hackeado mientras estás de vacaciones.
  • Pequeños electrodomésticos: tostadoras, licuadoras, ollas arroceras, máquinas de café, procesadores de comida, microondas, etc., cualquier aparato que tenga un reloj de seguro está gastando energía. También debes desconectar aparatos como calefactores y ventiladores.
  • Lavadoras y secadoras modernas: si tienes una reluciente y sofisticada lavadora secadora, de esas con temporizador digital y cosas por el estilo, hay un pequeño percance: seguirán consumiendo energía mientras estén “apagadas”. Al igual que con los ordenadores y la televisión, lo recomendable es desenchufarlas. 
  • Si te preguntas qué hacer con tu refrigerador, no tienes nada de qué preocuparte, a menos que te vayas por un mes o más. Su consumo de energía mensual es muy bajo, por lo que toda la logística de retirar la comida y tirar lo que se pueda descomponer no resulta rentable si solo estarás fuera por una semana.


Publicar un comentario