domingo, 29 de enero de 2017

Aun sin los camiones, es mejor que Jean Claude Van Damme...y otras imágenes divertidas







Los robots que controlan el hogar...¿son seguros?

Ok, Google. Toca mi playlist de canciones para días de calor. OK Google, enciende las luces de la pieza de los niños. Estas son solo algunas de las órdenes que se le pueden dar al asistente Google Home, dispositivo digital que permite que una persona pueda controlar su casa, hacer preguntas cuyas respuestas se encuentran en la red o buscar y proyectar películas, entre otras cosas.

No es el único. Amazon lanzó hace dos años Echo, un parlante cilíndrico con siete micrófonos que "escuchan" en todas direcciones para captar la voz del usuario. También funciona como un asistente del hogar realizando funciones similares a las de Google Home. 


En tanto, Lenovo presentó en la reciente feria CES de Las Vegas el Smart Assistant, un parlante muy parecido al Echo, de hecho usan el mismo software.

"Este tipo de aparatos permite consolidar la idea del hogar inteligente. Actualmente, los usuarios compran soluciones por separado, como cámaras, luces o sensores. Este tipo de dispositivos los controla a todos de una manera sencilla", dice Cristián Peña, analista de IDC, empresa de análisis del mercado de la tecnología.

El "cerebro" de estos aparatos, aunque parece mágico, es una conjunción de los últimos avances en el desarrollo de software .

"Su ventaja es que los usuarios utilizan una interfaz más natural, como es la voz, en vez de emplear comandos que se ingresan con un teclado", dice Jorge Pérez, del Centro de Investigación de la Web Semántica (Chile).

Según el investigador, los avances en "procesamiento de lenguaje natural" permiten que las ondas de sonido sean entendidas como palabras y oraciones. Luego el software hace un análisis sintáctico. "Es igual que las clases en el colegio. Identifica cuál es el verbo, es decir, la palabra que marca la acción. Por ejemplo, buscar, tocar, encender, calcular. Esto lo hace parecer inteligente, pero son solo un conjunto de reglas que la máquina ejecuta una tras otra", dice.

Como las grandes empresas ahora disponen de gran cantidad de datos almacenados, "los asistentes digitales van aprendiendo las distintas formas en que las personas le hablan al dispositivo", aclara Pérez. Por ejemplo, saben que "dime qué hora es", "cuál es la hora" o "cuánto falta para las tres" son expresiones para conocer la hora.

Para que estos aparatos reciban órdenes, sus micrófonos deben estar siempre alertas. Los fabricantes dicen, eso sí, que el software se activa cuando escucha la palabra clave definida por el usuario y que solo dicha información es la que procesan. Sin embargo, muchos usuarios desconocen que esa información no está dentro del dispositivo, sino que se envía a los servidores de Google o Amazon para ser procesada.

Esto explica que hace unos días un aparato Echo haya sido considerado por un juez de Arkansas (Estados Unidos) como "testigo privilegiado" del asesinato de Víctor Collins.

El magistrado solicitó a Amazon que entregara la información almacenada en su servidor como, por ejemplo, las órdenes que se le habían dado y si tenía grabaciones de audio adicionales. La empresa se negó, aclarando que solo almacenaba las órdenes dadas con la palabra clave.

"Los datos valen oro. Es el sustento de sitios como Facebook y Google. El primero, por ejemplo, comenzó como una red para conectar personas, pero ahora es una empresa que monetiza las relaciones entre personas. No creo que la información de los asistentes personales se use para perjudicar a los usuarios, pero sí creo que esos datos están siendo almacenados y analizados para mejorar sus sistemas y conocer el comportamiento de los usuarios", opina Pérez.



Zonas erógenas masculinas que no todas las mujeres conocen

Sin duda alguna las caricias, además de demostrar amor, son una de las armas de seducción preferidas en la intimidad. Al igual que nosotras, ellos tienen sus zonas erógenas y, si sabemos cómo estimularlas, podremos conseguir resultados mucho más excitantes. Las rutas alternativas que, aunque puedan tardar un poco más, resultarán más placentera son:
  • 1.- El pecho Una zona que no debemos olvidar. Los pezones masculinos son muy sensibles y les resulta agradable que los acaricien. Aprovechá para tocar el resto de su pecho y buscar otras zonas que le provoquen cosquillas placenteras o escalofríos.
  • 2.- Los dedos Básicamente jugá con su dedo como si fuese su miembro viril. Él solito hará el símil entre los dos.
  • 3.- Su boca Una forma diferente y satisfactoria de excitar a un hombre es dejándolo jugar con sus sentidos sin que pueda tocarte. Unos besos apasionados con un claro mensaje sexual pueden ser suficientes para encender sus ganas.
  • 4.- Las orejas Tanto los lóbulos como la parte inferior de las orejas son una zona erógena muy sensible. La idea es acariciarlos y besarlos suavemente para luego pasar a su cuello y espalda.
  • 5.- El cuello Esta zona del cuerpo es tan sensible como la femenina y ofrece un montón de maneras para estimularla, besar y sin duda acariciar ofrecerá buen resultado. ¡Sé creativa!
  • 6.- El cuero cabelludo A ambos sexos nos gustan los masajes en esta zona, ya que la cabeza está llena de terminaciones nerviosas que pueden causar el tan deseado escalofrío. Lo mejor de la excitación mediante el masaje capilar es que podés hacerlo en público sin llamar la atención.
  • 7.- Jugar con sus emociones El cerebro es la mayor zona erógena. Decirle cosas excitantes, los movimientos y caricias sugerentes son formas perfectas para despertar su deseo.


Las ventajas de tomarse ratos para "no hacer nada"

La idea de que es necesario tomarse tiempo para no hacer nada desde hace varios años tiene una base científica e inspiró al investigador estadounidense Andrew J. Smart a escribir el libro El arte y la ciencia de no hacer nada. Basado en la evidencia de múltiples investigaciones, Smart postula que lo mejor que nos puede pasar es dedicar, al menos, dos horas al día a hacer absolutamente nada. "Quienes disponen de demasiado tiempo libre, tienden a deprimirse o aburrirse. No obstante, el ocio puede constituir el único camino verdadero al autoconocimiento", dice.

Smart cuenta en su libro que el cerebro tiene una "red de estado de reposo" (RSN) o "red neural por defecto" (DMN, por sus siglas en inglés: default-mode-network), que se activa en nuestros momentos de ocio. Cuando el cerebro se encuentra en una condición de mínima demanda y no está concentrado en hacer una tarea específica, esta red se pone a trabajar a toda máquina.

"Es la red que da sustento al autoconocimiento, los recuerdos autobiográficos, los procesos sociales y emocionales, y también la creatividad", señala. "Cuando holgazaneamos se establece una red amplia e inmensa en el cerebro que empieza a enviar y recibir información entre las regiones que la constituyen. Es como las mariposas: salen a jugar cuando hay quietud y silencio, pero ante cualquier movimiento abrupto se esfuman".

El descubrimiento de la red neural por defecto fue un accidente de la ciencia. A mediados de los 90, un equipo dirigido por el neurocientífico Marcus Raichle, de la Universidad de Washington, en San Louis, hizo uno de los primeros estudios de mapeo cerebral mediante tomografía de emisión por positrones (PET). El estudio consistía en que varias personas debían leer en voz alta las palabras que aparecían en un monitor de televisión (es decir, tenían que cumplir con una tarea específica). Acto seguido, comparó sus escáneres con los de sujetos que solo observaban un monitor de televisión en blanco. "Para mi gran sorpresa, un grupo de áreas del cerebro, las que al final fueron bautizadas como red neural por defecto, parecían reducir su actividad durante las tareas de lectura", cuenta Raichle.

Hasta ese momento, los científicos creían que cuando el cerebro se encontraba en una condición de mínima demanda tenía un estado de poca actividad. Hoy se sabe que en nuestros momentos de ocio se genera una actividad muy singular, donde las regiones cerebrales se activan de manera sincrónica y dialogan entre sí. "Cuando uno está ocupado, haciendo una tarea o aprendiendo algo, el cerebro está con una demanda muy alta y no hay espacio como para producir asociaciones entre distintas regiones cerebrales", señala José Luis Valdés, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile e investigador del Instituto de Ciencias Biomédicas. "Cuando esa demanda desaparece, no es que el cerebro se apague, sino que entra en un modo distinto, que es lo que llamamos red por defecto. Esta pareciera ser súper importante para que las personas puedan desarrollar la creatividad y la imaginación".

En su libro, Smart cita estudios recientes que dicen que las generaciones más jóvenes muestran un alza en el coeficiente intelectual, pero que también su creatividad ha ido disminuyendo. ¿La razón? Todo apunta a que la extensión del horario laboral y de estudio, la sobrecarga de trabajo y las incontables horas destinadas a dispositivos digitales conspiran contra nuestros propios períodos de autorreflexión. "Al cerebro no le queda tiempo disponible para establecer nuevas conexiones entre cuestiones en apariencia inconexas, identificar patrones y elaborar nuevas ideas: en otras palabras, no le queda tiempo para ser creativo", dice.

Impresionantes datos históricos

Los músicos que tocaron hasta el último momento en el “Titanic” para calmar a la gente en pánico

Chicas iraníes antes de la revolución islámica



Sombras de personas que quedaron después de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima

Así se imaginaban las tecnologías del futuro los ilustradores franceses en 1924

Un anillo vikingo del siglo IX con la frase “Inshallah” (Si Dios quiere) grabada en él

“El atardecer de la casada”, Francia, 1896. La primera película para adultos en la historia del cine

Humor virginal







Sobran las palabras...







10 páginas web para descargar música libre de derechos

Muchos videos de redes sociales como YouTube o Facebook acaban siendo eliminados por culpa de utilizar música con copyright. Evidentemente, no es lo mismo subir un video sin sonido, así que lo mejor es usar música libre de derechos.

Ya sea porque tienes un canal de Youtube, estás haciendo un podcast, un corto, o algo parecido, puedes descargar música libre de derechos en alguno de estos sitios.

Páginas web con música libre de derechos

  • Jamendo. Probablemente sea la página más conocida para descargar música sin derechos. Cuenta con un gran catálogo en la que podrás elegir el estilo musical que desees.
  • Incompetech. Un blog en el que encontrarás miles de canciones. Su catálogo se va ampliando cada pocas semanas.
  • Magnatune. Otro genial sitio en el que también encontrarás geniales canciones libres de derechos para tus videos.
  • Audionautix. Quizás no sea la página web más bonita, pero su sistema de filtrado hace que sea una gran herramienta para encontrar lo que necesitas.
  • Musopen. Si lo que necesitas es música clásica, no busques más, Musopen es tu página web.
  • SoundCloud. No necesita carta de presentación. El único detalle a tener en cuenta para poder descargar música, es que el artista habilite la opción.
  • Music for Makers. Si necesitas canciones de forma habitual, esta web renueva su contenido cada semana.
  • Filmstro. Se trata de un programa con el que además de descargar, te permite editar la música que quieras (5 canciones gratis).
  • Premium Beat. Genial selección de música chill out, hip-hop y blues.
  • Music Media Tracks. Su bonito diseño te ayudará a encontrar el estilo de música que necesitas entre su gran catálogo.


Cómo reconocer a un pésimo compañero de trabajo

Quizá resultes un engorro para tus compañeros y no lo sepas. Eso es independiente de lo productivo que seas. Te ayudamos a descubrirlo presentándote algunos hábitos frecuentes de los malos compañeros de trabajo:

Imponen su forma de trabajar


Exceptuando las peticiones hechas por un superior, que son un asunto aparte, no deberíamos decir a nuestros iguales cómo deben trabajar. Cada persona se organiza de una manera. Indicaciones como «prefiero que me lo pases en un Excel» o «envíame la invitación en un Google Calendar» pueden resultar intrusivas. Por ejemplo, si preferimos otro formato de archivo, es más considerado que seamos nosotros quienes realicemos esa conversión.

Del mismo modo, en lugar de decir «llámame cuando leas esto» como una orden, es una buena opción preguntar a la otra persona cómo prefiere trabajar o exponer tus sugerencias sin convertirlas en una orden.

Ahorran tiempo propio haciendo que lo gasten otros

Si no recuerdan la fecha de un evento, escriben un correo a alguien que sí la sabe para preguntársela en lugar de hacer una búsqueda en su bandeja de entrada o en internet para encontrarla. O hacen preguntas a todo el equipo cuya respuesta se encuentra con una simple búsqueda de Google.

También, con frecuencia, piden que alguien haga una tarea en su lugar sólo porque esa persona tarda menos en hacerla.

Estas personas hacen bien su trabajo, pero lo hacen a costa de aprovecharse del tiempo de otros.

No se ponen en el lugar de las personas con las que trabajan

Es frecuente que el trabajo de una persona parta del que otros hicieron previamente, o que pase a manos de otros que trabajarán con él después. Por ese motivo, es importante ponerse en la piel del que recibe la parte que tú has hecho: ¿le has transmitido adecuadamente toda la información que tenías? ¿Se lo has pasado tan avanzado como has podido? ¿Es eso que pasas la mejor versión del trabajo que puedes pasar a tu compañero? La opción que eligen los malos compañeros de trabajo es la de pasar su parte «de cualquier manera», dado que su trabajo individual no destacará en el resultado final.

Dan por hechos conocimientos previos

Por ejemplo, reenvían largas cadenas de correos en lugar de hacer un resumen que tenga en cuenta los datos que tiene esa persona sobre ese asunto y le haga comprender antes y mejor. No consideran que el tiempo que ellos tardarían en redactar ese resumen es muy pequeño comparado con el que una persona que no sabe nada del tema tarda en entender una cadena de e-mails leídos al revés.

La escala que mide "la calidad de las heces" (WTF!)

La escala de heces de Bristol o gráfico de heces de Bristol es una tabla visual de uso en Medicina, destinada a clasificar la forma de las heces humanas en siete grupos. Fue desarrollada por Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol y se publicó por primera vez en el Diario escandinavo de gastroenterología en 1997.

La forma de las heces depende del tiempo que pasan en el colon.

Los tipos 1 y 2 indican estreñimiento; los 3 y 4 son heces ideales, especialmente el 4, ya que son los más fáciles de defecar; los tipos 5, 6 y 7 son heces diarreicas (la 5 puede indicar una falta de consumo de fibra)






Las mujeres Samurai

Las onna bugeisha eran un tipo de guerreras que pertenecían a la nobleza japonesa. Muchas mujeres se involucraban en batallas junto a los samurai. Ellas eran entrenadas en el uso de armas para proteger sus hogares y familia, mientras sus esposos estaban en la guerra.


Las onna bugeisha protegían a comunidades sin hombres
Antes de la aparición de la renombrada clase samurai, los combatientes japoneses ya eran entrenados en el uso de espadas y lanzas. Las mujeres aprendían a utilizar la naginata, kaiken y se les enseñaba todo sobre tantojutsu. Este entrenamiento pretendía darles las herramientas para sobrevivir sin hombres en sus hogares.

En 200AEC, la emperatriz Jingu utilizó sus habilidades par crear cambio económico y social, pues lideró la invasión a Corea. Esto fue resultado de la muerte de su esposo, el decimocuarto emperador de Japón. Según las historias, su invasión no resulto en una sola gota de sangre derramada.

Para 1881, Japón la reconoció como una de las figuras más importantes en su historia y añadió su imagen a un billete, conviénrtidola en la primer mujer en recibir tal honor.

8 pasos para ser optimista ante la adversidad

El optimismo no consiste en ver el mundo mejor de lo que es, pero tampoco verlo peor. Siempre habrá situaciones negativas, pero la clave está en la actitud y en estos 8 pasos que puedes cultivar para ser feliz ante la adversidad o la incertidumbre.


La melancolía y el pesimismo afectan la economía, la salud y las relaciones, nuestros dones más preciados. He llegado a esta certeza por mi experiencia de la vida, las enseñanzas de éxitos y fracasos, y encuentros con filósofos, expertos y líderes empresariales que promueven el optimismo como valor esencial. El optimismo hará tu vida más hermosa, y también la de otros, porque es contagioso. Por ello te dejamos 8 pasos para lograrlo y ser feliz.


Paso 1. Cultiva el pensamiento positivoEs más saludable propiciar las emociones positivas: cariño, satisfacción, alegría. Hay vínculos arraigados entre el corazón y el cerebro. Un solo pensamiento positivo estimula la producción de neurotransmisores y hormonas benéficos.

La oxitocina es la hormona del amor, el placer y el orgasmo; la serotonina regula favorablemente el estado de ánimo, y la dopamina nos estimula y alienta.

Prueba estos principios científicos:

  • Al despertar, concéntrate unos momentos en un sueño o en algo agradable.
  • Al llegar al trabajo, olvida el mal tiempo o si el tránsito te retrasó un poco.
  • Comparte algo positivo.
  • Si un automovilista se detiene para cederte el paso, sonríele y salúdalo agitando la mano.
  • En esos momentos sentirás que la cara se te relaja y que te invade un estado de ánimo agradable.
Paso 2. No cuentes con la suerte
Después de sufrir un contratiempo muchas personas piensan que tienen mala suerte. Pero la suerte no existe. Aquellos a quienes se considera afortunados:
Van en busca de lo que Maquiavelo llamaba hallazgos felices.
Toman la iniciativa y entablan conversación con mucha gente, aumentando así sus probabilidades de hallar a su alma gemela, un empleo o un apartamento.

No creas que la suerte siempre te acompaña. A veces, cuando propones un proyecto en el trabajo, todo parece ir de maravilla al comienzo, pero no obtienes el resultado que esperas.

La explicación es sencilla: a tus interlocutores no les interesa tu idea, pero no quieren disgustarte o perder su tiempo hablando de ello. A la inversa, muchas propuestas que al principio se topan con una negativa terminan dando buenos resultados.

El principio básico de lo anterior es que las cosas nunca marchan tan bien ni tan mal como creemos. Las personas optimistas saben que nada se puede dar por sentado y que todo hay que ganárselo.

Paso 3. Conserva el deseo de aprender
A los pesimistas les falta curiosidad; dejan ir las oportunidades de descubrir cosas nuevas y conocer personas.

A los optimistas, en cambio, todo les inspira curiosidad, que es el pilar del conocimiento.

El deseo de aprender es un modo de controlar el ego: esa tentación de creer que ya lo sabemos todo.

Adquirir aptitudes, incluidas las técnicas, ensancha nuestros horizontes y nos hace más felices. Los avances recompensan nuestros esfuerzos, y contrarrestan los reveses y las frustraciones.
Paso 4. Asume tus responsabilidades
No es común que descarguemos las frustraciones en nuestros familiares, amigos o compañeros de trabajo. Tendemos a ser considerados hacia ellos, pero a cambio desconfiamos de los extraños. Construimos un mundo virtual en el que todo lo interpretamos negativamente; exageramos los temores sobre la delincuencia, por ejemplo, aun donde ésta es escasa.

Según sondeos de opinión realizados en los últimos 20 años, siempre creemos que el desempleo va en aumento aunque haya disminuido, y que el poder adquisitivo siempre cae aunque esté creciendo.

¿El dinero no te alcanza? Comienza por no exagerar el sufrimiento. También ten en cuenta lo que va bien, lo que has conseguido.

En vez de quejarte, busca a tu alrededor personas que han tenido problemas parecidos y que quizá puedan ayudarte.

Si tienes problemas en casa o en el trabajo, son tu responsabilidad. Tú eres la principal solución.

El lugar mas frío del planeta donde vive gente

Es una aldea situada en la República de Sajá, en Rusia, y todo lo que sucede allí es extremo, hasta el frío.


Para la mayoría de la gente, la aldea de Oimiakón no figuraría en su lista de destinos de viaje. Es el lugar habitado más frío del mundo, situado a menos de 500 kilómetros del Círculo Polar Ártico, en la tundra rusa. Para el fotógrafo neozelandés Amos Chapple, en cambio, viajar a ese sitio era algo que no debía perderse.

lugar_frioTrabajaba como profesor de inglés en Rusia para financiar su trabajo itinerante, y hacer un viaje a Oimiakón le pareció la oportunidad de emprender un proyecto fotográfico único.

Para llegar a la remota aldea, que en 1933 estableció el récord de ser el lugar más frío de la Tierra al registrar una temperatura de -67.7 °C, Chapple tuvo que trasladarse primero a Yakutsk, la capital de Sajá, ubicada a seis zonas horarias de Moscú.

En Yakutsk las temperaturas rondan los -40 ºC en enero, pero es una ciudad con una economía muy activa, sostenida por los recursos naturales que la rodean: diamantes, petróleo y gas en abundancia. Yakutsk cuenta con una sola vía principal de acceso

y salida. Conocida como “camino de los huesos”, la Carretera Kolima fue construida por los reclusos de los campos de trabajo forzado durante el régimen de Stalin. Oimiakón se encuentra a unos 920 kilómetros de Yakutsk, y para llegar allí Chapple tuvo que viajar dos días, pidiendo a conductores que lo llevaran y compartiendo camionetas alquiladas.

A la mitad del trayecto se encontró varado en una gasolinera. “Pasé dos días allí comiendo carne de reno”, cuenta Chapple, refiriéndose a la pequeña cafetería anexa, que irónicamente se llamaba Café Cuba y servía sólo esa vianda durante el largo invierno. “Esa carne es el alimento básico de la tundra”.

La carne de reno no es lo único que consumen los habitantes de la región más fría de la Tierra, pero su dieta se basa principalmente en la carne. Chapple también comió un plato de macarrones con trozos congelados de sangre de caballo, y una especialidad