sábado, 15 de julio de 2017

¿Por, y para qué hicieron estos autos?







Razones por las que los festivales de música no son buena idea







Luchando contra el sobrepeso (y ganándole)







Amor por los video juegos







Para ser un buen fotógrafo de la naturaleza hay que convertirse en parte de ella







Australia es un asustador mundo aparte







Humor preguntado






Una famosa modelo toma un avión a Nueva York con un pasaje en clase 
turista. Cuando llega al avión busca su asiento y de repente se encuentra con los asientos de primera clase. Viendo que estos son mucho mas grandes y confortables decide sentarse en el primer asiento vacío que ve. La azafata chequea su ticket y le dice a la chica que su asiento es de clase turista. La modelo responde:
- Soy modelo y famosa y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York.
Frustrada la azafata va a la cabina y le informa al capitán del problema. El capitán va a hablar con la modelo y le confirma que su asiento es de clase turista. Ella responde:
- Soy modelo y famosa y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York.
El capitán no quiere causar problemas con lo que se retira a la cabina para comentarle el problema al copiloto. El copiloto le dice que como tiene una novia modelo y famosa sabe como manejarlas y el se hará cargo del problema. Con lo que va a ver a la modelo y le susurra algo al oído. Ella inmediatamente se levanta, dice muchísimas gracias y se va a sentar a su asiento de clase turista. El piloto y la azafata, quienes estaban observando alucinados la escena, corren a preguntarle al copiloto que le había dicho a la chica para convencerla. El copiloto les dice:
- Simplemente le informe que los asientos de primera clase no van a Nueva York.



La inteligencia artificial de Google que convierte fotografías comunes en trabajos profesionales

Los teléfonos inteligentes han sustituido por completo –o casi- a las cámaras de fotos específicas. Ahora, salvo para uso profesional o avanzado, los dispositivos móviles sirven como alternativa a los dispositivos fotográficos especializados, con unos resultados francamente excepcionales en los equipos de gama alta. Pero Google quiere abordar también este campo, el de la fotografía profesional –o al menos sus resultados- y para ello está entrenando a su inteligencia artificial. Y los resultados son sorprendentes.


Una buena fotografía parece cosa del azar para los que tienen menos conocimiento en la materia. Pero es necesario tomar el control sobre la composición, trabajar sobre las condiciones climáticas para que la luz sea la idónea en la toma y, por supuesto, también requiere de un importante trabajo sobre los ajustes manuales de la cámara si queremos conseguir el resultado óptimo. Y después de eso, también el trabajo de edición es importante para conseguir una fotografía profesional. Pues bien, Google tiene un sistema de inteligencia artificial que es capaz de recortar y editar fotos como un profesional.

En un ‘experimento’, la compañía de Mountain View ha puesto en práctica esta tecnología. Llevan tiempo desarrollándola y la han mostrado a fotógrafos profesionales con la foto original y la ‘editada’ por parte de su inteligencia artificial, tal y como se puede ver en las imágenes justo anteriores a este párrafo. Y en torno al 40% de estas imágenes, las resultantes del trabajo de la inteligencia artificial de Google, son consideradas como si hubieran sido tomadas por fotografos profesionales, o semi-profesionales en el peor de los casos. La IA de Google no sólo aplica un ‘filtro’, como las apps que conocemos, sino que aplica contexto en su edición. Es decir, es un sistema mucho más elaborado.


No es la primera demostración que ha hecho Google de este tipo. Y con el Google Pixel, y su hermano mayor, ya demostraron que su avance en fotografía es importante. La app de cámara de Android, la ‘oficial’, sigue apestando. Pero la firma de Mountain View ha puesto el foco sobre la fotografía avanzada, y tienen cosas en desarrollo muy interesantes que nos llegarán en los próximos años.





Comer chocolate te hace mas inteligente

A lo largo de los años, los científicos han confirmado que una serie de sustancias químicas naturales presentes en los granos de cacao tienen efectos terapéuticos. Por ejemplo, los polifenoles del chocolate negro aumentan la calma y la satisfacción de los individuos y los flavonoles son capaces de revertir los problemas de memoria asociados con la edad, esto es, el declive de la memoria. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de L'Aquila (Italia) ha descubierto que una dosis diaria de cacao actúa como un suplemento dietético para contrarrestar los distintos tipos de deterioro cognitivo. La ingesta de cacao se asoció a una mejora en la memoria de trabajo y en el procesamiento de información visual. El estudio ha sido publicado en la revista Frontiers in Nutrition.

Los expertos examinaron los efectos de la administración de los flavonoles del cacao en la actividad cerebral y, más concretamente, qué sucede si este tratamiento se prolonga durante un largo período de tiempo. Así, analizaron los efectos del consumo de cacao en cantidades baja, media o alta, ya fuese en forma de bebida o en barra de chocolate durante un período de entre cinco días y tres meses. Encontraron suficientes evidencias para apoyar las afirmaciones positivas para la salud atribuidas al cacao y, en particular, a los compuestos de flavonoles.

Los sujetos del estudio mostraron mejoras en el rendimiento de la memoria de trabajo y un mejor procesamiento de la información visual tras consumir chocolate. Eso sí, los beneficios variaron dependiendo del grupo demográfico.

Para los ancianos, la ingesta a largo plazo de chocolate mejoró la atención, el procesamiento mental, la memoria de trabajo y la fluidez verbal y, sobre todo, fue más beneficioso para aquellos que tenían deterioro cognitivo leve o inicio de pérdida de memoria.

"Este resultado sugiere el potencial de los flavonoles del cacao para proteger la cognición en las poblaciones vulnerables mediante la mejora del rendimiento cognitivo a largo plazo", comentan los autores.

Para las personas sanas, sin pérdida de memoria, el chocolate también podría mejorar el funcionamiento cognitivo normal y tener un papel protector en el rendimiento cognitivo.

Los científicos obtuvieron resultados prometedores para personas que sufren de privación crónica del sueño o trabajan con turnos distintos habitualmente. En el estudio, las mujeres que tomaron cacao tras una noche de insomnio total, vieron contrarrestado el deterioro cognitivo asociado a la falta de sueño.

"Si se observa el mecanismo subyacente, los flavonoles del cacao tienen efectos beneficiosos para la salud cardiovascular y pueden aumentar el volumen sanguíneo cerebral... Esta estructura se ve particularmente afectada por el envejecimiento y por lo tanto, es una fuente potencial de disminución de la memoria relacionada con la edad en los seres humanos", aclaran los investigadores.

"El chocolate negro es una rica fuente de flavonoles, así que deberíamos comer un poco de chocolate negro todos los días", sentencian.

Como curiosidad, recordamos que el chocolate también contiene teobromina, una sustancia tóxica. Sin embargo, no debemos alarmarnos pues para provocar un envenenamiento habría que ingerir alrededor de 85 tabletas de chocolate seguidas.



Los países "mas vagos" (y los mas activos) del mundo

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford (EE. UU.) ha llevado a cabo un curioso estudio sobre el movimiento humano. Los investigadores han recopilado datos de actividad física (los pasos contados por el móvil) de más de 700.000 usuarios de smartphones de todo el mundo de 111 países durante un período de 95 días para presentar el mapa mundial de la actividad física de cada país, revelando qué países son los más o menos vagos del planeta y ayudando a medir el nivel de obesidad (lo que ellos llaman 'desigualdad de actividad'). Las conclusiones se han publicado en la revista Nature.

El recuento de pasos diarios registrados por el acelerómetro del teléfono inteligente se unió a información básica sobre la edad, sexo, altura y peso de los sujetos de estudio.

Los investigadores descubrieron que en países con poca obesidad, las personas tienden a caminar prácticamente la misma cantidad de pasos cada día. En otros países, sin embargo, donde existían mayores brechas entre los que caminaban mucho y los que caminaban muy poco, la obesidad era significativamente un problema.

Esta correlación persistió incluso cuando el nivel promedio de pasos fue el mismo en todos los países, lo que demuestra que si bien los promedios nacionales de actividad física pueden parecer una manera razonable de comparar el nivel de aptitud de los países, no son fiables para medir el predominio de la obesidad.

"Cuando la desigualdad de actividad es mayor, la actividad de las mujeres se reduce mucho más dramáticamente que la actividad de los hombres y, por lo tanto las conexiones negativas a la obesidad pueden afectar a las mujeres mucho más", confirma Jure Leskovec, coautor del trabajo.

El promedio global de pasos fue determinado en 5.000 pasos diarios. Precisamente España, con 5.936 pasos al día de media, se coloca en quinto puesto por esta cifra. Los que más caminan de todo el planeta son sin duda los habitantes de Hong Kong (China), con una media de 6.880 pasos diarios. Por contra, los indonesios son los más vagos con 3.513 pasos al día de media.

Los 25 países más vagos
  1. Indonesia
  2. Arabia Saudí
  3. Malasia
  4. Filipinas
  5. Sudáfrica
  6. Qatar
  7. Brasil
  8. India
  9. Egitpo
  10. Grecia
  11. Emiratos Árabes Unidos
  12. Nueva Zelanda
  13. México
  14. Portugal
  15. Rumanía
  16. Tailandia
  17. Estados Unidos
  18. Canadá
  19. Australia
  20. Bélgica
  21. Taiwán
  22. Israel
  23. Turquía
  24. Holanda
  25. Francia
Los 10 países más activos
  1. China
  2. Ucrania
  3. Japón
  4. Rusia
  5. España
  6. Suecia
  7. Corea del Sur
  8. Singapur
  9. Suiza
  10. República Checa
El estudio, lógicamente, tiene limitaciones. Por ejemplo, los investigadores restringieron su estudio a teléfonos iPhone -lo que reduce la validez estadística de la muestra-; otro dato: finalmente de los 111 países, seleccionaron alrededor de 50, porque eran de los que tenían información de al menos 1.000 personas. Y para terminar, la actividad física no solo se resume en caminar: nadar, hacer bici o bailar quedan fuera de los datos del estudio.