sábado, 16 de febrero de 2019

Humor mandado







Un estudio vincula a las bebidas "diet" con accidentes cerebrovasculares

Malas noticias para los que han estado tomando refrescos dietéticos bajo la creencia de que son más saludables que los refrescos normales. Un nuevo estudio de la American Heart Association dice que “beber dos o más bebidas endulzadas artificialmente al día está relacionado con un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares causados ​​por coágulos, así como con ataques cardíacos y muerte prematura en mujeres estadounidenses de más de 50 años”.


El estudio realizó un seguimiento de 80.000 mujeres durante más de 11 años después de preguntarles con qué frecuencia consumían bebidas dietéticas. Teniendo en cuenta elementos sobre el estilo de vida de estas mujeres, el estudio encontró que “las que consumían dos o más bebidas endulzadas artificialmente cada día tenían un 31% más posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular causado por coágulos, un 29% más posibilidades de sufrir enfermedades del corazón y un 16% más posibilidades de morir por cualquier causa que las mujeres que tomaban bebidas dietéticas menos de una vez por semana o nunca”.

El resultado es aterrador, pero la AHA advierte que el estudio solo apunta a conexiones observacionales entre las bebidas dietéticas y estos resultados, no una relación causal. Como autora principal del estudio, Yasmin Mossavar-Rahmani, profesora asociada de epidemiología clínica y salud de la población en la Facultad de Medicina Albert Einstein en el Bronx, reflexiona: “¿Qué les pasa a estas bebidas dietéticas? ¿Es algo en los edulcorantes? ¿Están haciendo algo a nuestra salud intestinal y metabolismo? Estas son preguntas para las que necesitamos respuesta”. Pero si crees que tus problemas se resolverán rechazando los edulcorantes artificiales, un estudio realizado hace unos meses por el British Medical Journal encontraba una conexión entre los refrescos con azúcar y el desarrollo de la diabetes.

Podríamos empezar a beber agua con gas, pero si a alguien se le ocurre un estudio que apunte al peligro de la carbonatación, estaríamos en un gran problema.





Los juguetes sexuales mas caros del mundo

Hasta un millón de euros puede llegar a costar un juguete erótico. Pero estos juguetes sexuales, los más caros del mundo, no han sido creados para dar placer únicamente, sino que van más allá y su inteligencia es llevada a otra dimensión.

La industria de los sexshop vive un momento dulce. El lujo no es ajeno a este sector y en el mercado ya se encuentran objetos a disposición de todo aquel que quiera y pueda experimentar nuevas sensaciones.

Y como el mundo de lo erótico no deja de reinventarse, hay quien, en vez de gastar dinero en coches, relojes, joyas o ropa, prefiere invertir en cuestiones más personales que harán su día a día mucho más placentero.

The Royal Pearl

¡Es el juguete sexual más caro del mundo! Hasta la fecha, no ha sido creado un juguete erótico con las mismas características.

Cuesta un millón de dólares (uno 881.985 euros) y se trata de un lujoso vibrador fundido en platino sólido adornado con más de mil diamantes blancos brillantes, zafiros real-azul y diamantes de color rosa.

En cuanto a su función, Colin Burn, creador de esta joya, integra en este aparato dos motores que se activan y hacen funcionar este objeto como cualquier otro vibrador.
Victor Phantasm 

Esta exclusiva pieza bañada en oro blanco de 18 quilates no es apta para todos los bolsillos. Su diseñador, el joyero parisino Maison Victor, lo ha creado únicamente para ocasiones especiales.

Al integrar un anillo de compromiso de diamante en el centro de los dos componentes, este aparato es perfecto para proponer matrimonio. ¿Su precio? 50.000 euros.

Anniversary Collection 

La Anniversary Collection de edición limitada de LELO contiene 12 objetos de placer únicos. Algunos de ellos están bañados en oro de 18 quilates y eso ayuda a comprender el precio de este maletín.

12.000 euros cuesta esta pieza que esconde las joyas necesarias para que desates tu imaginación.

Inez 

Esta pieza bañada en oro de 24 quilates ha sido creada para colmar los placeres más exquisitos.

Disponible en la web de LELO, este vibrador de color dorado es uno de los objetos sexuales más elegantes del mercado. Puede adquirirse en su web por 12.000 euros.

RealDoll y Realbotix 

Realdollx es una muñeca robótica que cuenta con un sistema modular con múltiples puntos de actuación, lo que le permite formar expresiones, mover su cabeza e incluso hablar.

Los ojos también pueden moverse y parpadear, creando una experiencia nunca antes posible con cualquier muñeca.

Además, está diseñada para satisfacer todas las necesidades y cumplir los gustos físicos del demandante. Este objeto de compañía alcanza los 7.000 euros.

Tally Ho Chair

La Tally Ho Chair es la silla erótica más famosa en todo el mundo. Se dio a conocer en la película ’50 sombras de Grey’, y desde entonces el número de ventas ha aumentado considerablemente. Ha sido creada por el artista Mark Brazier-Jones. Su precio en la web ronda los 13.000 euros.
Anillo de perlas Paradise

Se trata de uno de los anillos más lujosos del mundo y muy pocas mujeres pueden presumir de esta erótica pieza.

Se puede usar como una bella joya de la que muy pocos sabrán su verdadero uso. Solo los que lo conozcan pueden darse cuenta de lo que está en la mano que lo porta. Cuesta 3.500 euros.




Tontear a través del teléfono ¿puede ser considerado infidelidad?

«Hoy estás guapísima», «me encanta ese vestido que llevas», «en la reunión de esta mañana no he podido quitarte los ojos de encima», «tu mujer debe estar encantada con el cuerpazo que tienes», «esa colonia que llevas me vuelve loca»... Enviar mensajes a través del móvil siempre permite hacerlo con un poco más de «atrevimiento» que si se hiciera directamente, cara a cara, dar un poco de rienda suelta a ciertos sentimientos y cruzar líneas que, de otro modo, no se traspasarían. Sobre todo si ya se tiene pareja. «Hay que tener en cuenta —asegura María Hernando, sexóloga de Platanomelón.com— que hay quienes no tienen habilidades sociales suficientes para relacionarse abiertamente con otros individuos y, menos aún de seducción, por lo que intentarlo sin tener a la otra persona delante físicamente puede resultar mucho más sencillo. No da tanta vergüenza y el lenguaje no verbal no es un impedimento».

Esta experta matiza, además, que esta forma de actuar «resulta muy atractiva para mucha gente porque quien manda el mensaje suele recibir una respuesta casi inmediata, lo que alimenta la cadena de mensajes e, incluso, el morbo que, en ocasiones, se incentiva tan solo a través de frases cortas, indirectas o emoticonos». El tonteo está servido.

No obstante advierte que, por ejemplo, el hecho de colgar una foto en una red social y que otra persona responda con un «like», ya puede dar idea de que produce agrado y puede ser el comienzo de una conversación. «Sin embargo, a través de las redes sociales o plataformas para encontrar pareja, siempre se muestra la mejor versión de uno mismo y una vida llena de felicidad. Se idealiza a la otra persona demasiado, lo que puede resultar un riesgo. Lo que realmente dirá si se puede llegar a una relación es que se sienten frente a frente, hablen y hagan actividades juntos para saber si son compatibles o no».

Para saber si tontear con una persona a través de este tipo de mensajes es o no considerado una infidelidad cuando ya se tiene pareja, desde Platanomelón.com han realizado una encuesta y del total de las 17.428 respuestas, 10.913 participantes declaran que nunca han sido infieles, frente a las 6.515 personas que confiesan que sí han mantenido relaciones fuera de la pareja.

¿Tontear a través del móvil es ser infiel?
La respuesta es clara: «usar las nuevas tecnologías para el tonteo –aunque no haya contacto físico real– se considera infidelidad». De hecho el 57% (8.965) de las respuestas consideran que este tipo de «flirteo virtual» a espaldas de la pareja es peor que «acabar teniendo sexo en una noche loca» (6.665).

En este sentido Hernando aclara que efectivamente «hay un cambio de patrón, el concepto infidelidad así como los motivos que llevan a ella responden siempre a una serie de regulaciones que cada cultura crea y transforma a lo largo del tiempo. En la actualidad, hay diferentes tipos de infidelidades, faltas de respeto o compromiso en función de quien los interprete. Besos, caricias, ciber-sexo, sexo con otras personas, coqueteo, piropos, mensajes, chats o líneas telefónicas eróticas…».

Esta sexóloga apunta que en lo académico, aunque existen ligeras discrepancias, los autores coinciden en que hay que diferenciar la infidelidad sexual de la emocional. «La infidelidad sexual se refiere a la actividad sexual con alguien más fuera de la pareja estable, mientras que la emocional ocurre cuando uno de los miembros de la pareja centra sus fuentes de amor romántico, tales como tiempo y atención en alguien más».

Por eso recomienda que una de las primeras preguntas que hay que hacerse en una relación de pareja es un pacto o acuerdo sobre «qué entendemos por infidelidad, ya que es necesario para poder ajustar nuestras expectativas en una relación».

¿La infidelidad se confiesa?
Parece que queremos, necesitamos y estamos dispuestos a confesar a la pareja que hemos tenido «un desliz». Frente a la pregunta sobre si la infidelidad, en cualquiera de sus variantes, se debe confesar o no, la respuesta es mayoritariamente afirmativa: 9.322 personas «cantarían» su pecado, frente a los 4.232 que prefieren «permanecer calladitos».

Ante esto Hernando asegura que «lo que está claro es que el ser humano tiene la capacidad –aunque no todos la necesidad o el deseo– de establecer vínculos afectivo-sexuales con una o más personas a lo largo de la vida. Es igual de lógico y lícito la elección de tener una o varias parejas a la vez. Lo importante es siempre consensuar un modelo de relación que cumpla los estándares de felicidad y satisfacción, teniendo en cuenta cual es nuestro concepto de sexualidad y valores».

¿La infidelidad se perdona?
El 67% de los encuestados (10.315 personas) sostiene que no perdonarían jamás la falta al compromiso de su pareja, frente a 5.028 que sí lo harían. Con toda información, la experta recomienda lo siguiente: «No podemos dar por sentado que nuestro compañero o compañera va a sentirse traicionado por lo mismo que nosotros. Por eso es importante la comunicación con la pareja para determinar qué prácticas o conductas concretas nos harán desconfiar o sentirnos engañados», concluye.





Todos los humanos podemos ser como los murciélagos

En el año 1974 el filósofo Thomas Nagel publicó su célebre artículo titulado «¿Qué se siente al ser murciélago?». La pregunta no era baladí, ya que estos mamíferos están más próximos a nosotros que las arañas o las abejas, y además perciben el mundo de una forma muy diferente a la nuestra.


A través de un sistema conocido como ecolocalización o biosonar, los murciélagos obtienen una información detallada de su entorno, obteniendo un mapa cartográfico exacto gracias al cual pueden capturar a sus presas y eludir a los depredadores.

El biosonar consiste, básicamente, en emitir pulsaciones acústicas que al chocar con los objetos provocan una reverberación que es recogida por la fuente emisora. En función del tiempo transcurrido, la distancia al objeto será mayor o menor.

Los humanos también tenemos un biosonar
El biosonar no es patrimonio biológico exclusivo de los murciélagos, también lo utilizan los cetáceos, algunas aves, como los vencejos e, incluso, los seres humanos. El filósofo francés Denis Diderot (1713-1784) fue el primero en describir que las personas invidentes podían utilizar un sistema similar al de los murciélagos para conocer el entorno.

A pesar de que la evolución biológica en cada uno de estos animales ha sido independiente, compartimos un mecanismo molecular parecido. Así, se ha demostrado que la mayoría de los animales que utilizan la ecolocalización tienen una proteína llamada prestina, cuya función es amplificar determinadas frecuencias de sonidos.

Los Homo sapiens tenemos una ventaja añadida: nuestro cerebro es enormemente plástico, y es capaz de adaptar sus funciones según los requerimientos individuales. Es precisamente esta adaptación la que constataron científicos de la Universidad de Western Ontario al observar que la ecolocalización en personas invidentes se aloja en la parte del cerebro que se utiliza para la visión y que, por tanto, en ellas estaba inactiva.

No deja de ser curioso que cuando este estudio se repitió en personas videntes, la información era procesada en una zona cerebral diferente, concretamente en la corteza motora, la encargada de analizar el movimiento.

De alguna forma, el estudio nos viene a indicar que el cerebro es capaz de dar una utilidad a una zona cerebral que está en desuso, en este caso la corteza visual en las personas ciegas.

Una habilidad poco explorada
La ecolocalización en los seres humanos puede ser de dos tipos: pasiva -aprovechando los ecos del ruido externo- o activa, generado un sonido. Las personas ciegas suelen ejercitar la forma activa mediante el llamado «clic palatal», más conocido como «chasquido de lengua». Se origina al golpear la lengua contra el techo del paladar, justo detrás de los dientes, realizando un movimiento rápido y hacia atrás.

El «clic palatal» es similar al que emiten los delfines, la gran ventaja de estos animales sobre nosotros es que tienen órganos especialmente adaptados para ejecutarlo, gracias a lo cual consiguen emitir hasta doscientos clics por segundo, mientras que el ser humano está limitado a la emisión de tres o cuatro.

En definitiva, la ecolocalización en los seres humanos no es una técnica fácil, pero a través de un entrenamiento se puede llegar a dominar la ejecución y la interpretación de las pulsaciones acústicas, de forma que pueda ser utilizada para distinguir objetos según su geometría.





La monja medieval que fingió su muerte para llevar una vida de sexo y pecado

Un equipo de historiadores medievales que investiga los archivos de la Universidad de York (en el Reino Unido) ha descubierto, casi por casualidad, la curiosa historia de Juana de Leeds: una monja del siglo XIV que fingió su propia muerte para escapar de su convento y poder disfrutar de una vida de «lujuria carnal». Así lo han afirmado varios medios internacionales como el «The Times» o el también popular « The Washington Post».


La historia ha sido desvelada gracias a una pequeña nota escrita en latín ubicada dentro de dieciséis grandes tomos de la época en los que se registraban los negocios de los religiosos de York entre 1304 y 1405.

El mensaje, concretamente, fue escrito por el arzobispo William Melton allá por 1318, e instaba a la religiosa a regresar al convento de St. Clement. «Adviertan a Juana de Leeds, monja de San Clement de York, que debe regresar a su casa», explica el mencionado texto.

A su vez, el mensaje también incidía en que, según los rumores, la monja benedictina había caído en «el camino de la lujuria carnal» y había obviado su compromiso religioso con «imprudencia».

Lo más curioso es que, siempre según los investigadores, la religiosa lo logró orquestando un plan digno de una película de Hollywood. En el mensaje escrito por el obispo se explica que, «con la ayuda de muchos cómplices y malhechores, creó con malicia un maniquí a la semejanza de su cuerpo» para «engañar a los fieles devotos».

«Ella tuvo la desvergüenza de procurar su falso entierro en un espacio sagrado para los religiosos del lugar», añadió el religioso.

En palabras del mismo religioso, «de una manera astuta e infeliz, dándole la espalda a la decencia y al bien de la religión», la monja «pervirtió su camino de forma arrogante» y lo cambió por el de «la lujuria carnal, lejos de la pobreza y la obediencia». Y todo ello, tras «haber roto sus votos y descartando el hábito religioso». «Ahora deambula fuera a pesar del peligro que supone para su alma y del escándalo que existe en toda la orden», se puede leer en la nota.

Al parecer, hubo un gran revuelo cuando se descubrió que la monja no había fallecido y que había abandonado el monasterio a cambio de una «vida de indecencia» en Beverley, a 30 millas de su convento. En ese momento, el arzobispo le exigió que regresara, indignado porque una mujer cristiana hubiera actuado de una forma tan «astuta y perversa».

Con todo, los investigadores todavía no han logrado averiguar si esta monja descarriada fue devuelta al convento o no. Un dato que, según afirma la profesora Sarah Rees Jones (una de las principales investigadoras del proyecto) será casi imposible de averiguar.

«Desafortunadamente, y aunque es muy frustrante, no sabemos qué pudo suceder con ella. Hay bastantes casos de monjes y monjas que abandonaron su monasterio y de los que no sabemos nada», ha explicado la experta en declaraciones a «The Times».

Este curioso escándalo de la época ha sido encontrado durante el proyecto de digitalización de los registros guardados por William Melton, arzobispo de York desde 1317 hasta 1340. Documentos que arrojan luz sobre la vida de múltiples monjas benedictinas. Trabajo para que le que cuentan con más de un millón de libras esterlinas.





Murió Bruno Ganz el popular Hitler del cine (y los memes)

El actor suizo Bruno Ganz, famoso por papeles como el de Adolf Hitler en la controvertida película alemana «El Hundimiento», ha fallecido hoy a los 77 años en su Zúrich natal, informó hoy su agente.


Nacido el 22 de marzo de 1941, de padre suizo que trabajaba como mecánico y una italiana, Ganz desarrolló su carrera artística en el cine, la televisión y el teatro en lengua alemana durante más de medio siglo.

Junto a su papel protagonista en «El Hundimiento», donde encarnó un «Führer» derrotado en sus últimos días en el búnker de Berlín, Ganz destacó por sus papeles en filmes de Wim Wenders como «El amigo americano», «Tan lejos, tan cerca» o «El cielo sobre Berlín».

Fuera del cine en alemán, Ganz estuvo a las órdenes de maestros como Francis Ford Coppola o Ridley Scott, participó en celebres películas como «El candidato manchú», «The Reader» o «Unknown» y también trabajó en producciones del cine francés o italiano.

Ganz era portador del Anillo de Iffland, que tradicionalmente lleva el que haya sido considerado mejor actor en lengua alemana del momento, y que a su muerte debe heredar otro intérprete, por lo que deberá buscarse un sucesor.

El pasado año, los médicos diagnosticaron que el actor padecía un cáncer intestinal, por lo que comenzó un tratamiento con quimioterapia que le obligó a dejar los escenarios, siendo su último trabajo el de narrador en la ópera de Mozart «La flauta mágica» durante el Festival de Salzburgo (Austria).





La leche cruda te puede matar

La leche sin pasteurizar contiene bacterias potencialmente letales. Los funcionarios estadounidenses lo están advirtiendo una y otra vez, pero los brotes de enfermedades causados por este alimento crudo no sólo van en aumento, sino que han puesto ahora en alerta máxima a 19 estados. El caso más reciente se observó, a finales de 2018, en un paciente neoyorkino diagnosticado con una enfermedad infecciosa llamada brucelosis después de tomar leche cruda de la granja de Biodiversidad de Miller, en Pensilvania.

La leche contenía una cepa rara de la bacteria Brucella RB51, resistente a los antibióticos de primera línea. La enfermedad es muy difícil de diagnosticar, debido a que sus síntomas gripales son confusos. Según advierten los investigadores, el producto está a la venta en más de un tercio de los estados de EEUU, incluidos California, Florida, Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia, lo que indica que el riesgo de infección es muy alto.

Éste es el tercer caso conocido de brucelosis originada por leche cruda desde 2017. Desde entonces, las autoridades sanitarias no dejan de recordar que, al calentar la leche a temperatura suficientemente alta, la bacteria Brucella se elimina, igual que otros gérmenes que se esconden en ella, causantes de tuberculosis bovina y la fiebre tifoidea, responsables de miles de muertes en el pasado.

Creencias absurdas
Hoy en día, la leche que normalmente se encuentra en el supermercado está pasteurizada y, por tanto, a salvo del crecimiento de bacterias peligrosas. Lo peor es que hay una corriente defensora de la leche cruda con argumentos como que los productos pasteurizados causan alergias y contienen menos enzimas y nutrientes saludables que los crudos. No hay evidencia científica que respalde sus hipótesis. “La leche pasteurizada no causa intolerancia a la lactosa ni reacciones alérgicas”, se lee en la web de la FDA y añade que tampoco reduce el valor nutricional. “Tanto la leche cruda como la leche pasteurizada pueden causar reacciones alérgicas en personas sensibles a las proteínas de la leche”.

Los productos lácteos sin pasteurizar causan 840 veces más enfermedades y multiplican por 45 los ingresos hospitalarios. A veces, son enfermedades raras que, si no se tratan adecuadamente, pueden conducir a la parálisis, apoplejía, insuficiencia renal e incluso la muerte. La venta de leche cruda está prohibida en buena parte de EEUU, pero mientras haya estados que la permitan el número de brotes irá aumentando, constituyendo una seria amenaza para la salud pública.





La cárcel vigilada por robots

Mantener a salvo a las personas que cumplen condena en una cárcel no es tarea fácil, ya que pueden sufrir una sobredosis de drogas de contrabando, pelear con otros reclusos o incluso hacerse daño.


Recientemente Hong Kong ha anunciado un plan para utilizar robots, dispositivos portátiles y otras tecnologías de Internet de las cosas, para mejorar la forma en que administra a los 8.300 internos alojados en sus instituciones correccionales. Algo que en muchos sentidos suena como un giro oscuro en aquella idea de la casa inteligente.

Este jueves, el Departamento de Servicios Correccionales (CSD) de Hong Kong anunció su plan para desarrollar un "sistema inteligente de prisiones". El primer paso será probar varias tecnologías a pequeña escala y luego implementarlas más ampliamente si tienen el impacto deseado.

Una de esas tecnologías es un brazo robótico que analizará las heces de los reclusos recién ingresados ​​en busca de artículos de contrabando, como drogas, una tarea previamente emprendida por los oficiales penitenciarios.

Otra tecnología es una pulsera de seguimiento, descrita en el comunicado como “similar a los productos de acondicionamiento físico que se venden en el mercado”. Este dispositivo portátil hará un seguimiento de los signos vitales y la ubicación de los reclusos, y alertará a los funcionarios si advierte algún problema, ya sea daños físicos, intentos de fuga o problemas de salud.

Una instalación, la prisión de Pik Uk, ya está probando un sistema de videovigilancia "inteligente". Sus 12 cámaras incluyen “funciones de monitoreo analítico de video” que pueden detectar comportamientos inusuales, como que un preso se lastime o se derrumbe, y alerta a los funcionarios de forma inmediata.

Pero dos de las cámaras en uso en esta prisión están ubicadas en los baños y si bien las autoridades aseguran que la imagen se oscurece para preservar la privacidad de los reclusos, no se sabe si el proceso de oscurecimiento ocurre durante la grabación o retroactivamente.

También se desconoce qué se hará con los datos biométricos obtenidos con las pulseras.

"La forma en que el CSD usará y almacenará la información y si se puede abusar de ella, es un tema delicado – asegura en una entrevista el legislador del sector de bienestar social Shiu Ka-chun –. Necesitan indicar con precisión qué datos registra la pulsera”.

El el otro extremo del uso de la tecnología en las cárceles se encuentra Singapur, que ha desarrollado un sistema de e-learning específico para su población reclusa al ver que quienes tienen más posibilidades de reincidir en delitos son aquellos que salen de prisión sin un título.




¿Qué comeremos dentro de 25 años?

Si nos hubieran preguntado hace 25 años cómo comeríamos a día de hoy, quizás muchos habrían respondido algo así como “con píldoras, como los astronautas”. Pues no, las cosas evidentemente han cambiado, no conocíamos la quinoa ni los nitrógenos líquidos, pero seguimos haciendo fabadas y apretándonos un Big Mac cuando la ocasión así lo requiere.

Hemos querido plantearnos la misma cuestión: ¿qué comeremos dentro de un cuarto de siglo? Pero esta vez, puestos a no caer en el mismo error, le preguntamos a Gregorio Varela, Presidente de la Fundación Española de Nutrición. Estuvimos con él celebrando el 25 aniversario de Fnac, donde además tuvimos la ocasión de asistir a un showcooking donde nos elaboraron el que podría ser un menú factible de una comida del futuro, preparado con los electrodomésticos de Fnac Home. Aquí dejamos un resumen de nuestra charla con esta eminencia en alimentación, que esperamos no nos ponga colorados cuando alguien decida recuperarla allá por el año 2043. Si es que sigue existiendo internet…

Antes de plantearnos cómo comeremos en el futuro, resumamos el presente 
Estamos en un momento de cierta confusión, de transición. Venimos del legado de la famosa dieta mediterránea que no nos la hemos cargado todavía, pero sí la hemos hecho pupa. Nos estamos olvidando de alimentos como las legumbres, el aceite de oliva, el pan, lo verde… y es grave. Además, los aspectos sociales de la alimentación también están cambiando a peor. Antes era una alimentación compartida, ahora muchos jóvenes prefieren comer en el sofá, delante de una pantalla. Es la nutrición silenciosa y no es buena.

¿Nuestras abuelas comían mejor?
Para que te hagas una idea, nosotros manejamos habitualmente unos 70 alimentos de media. Nuestras abuelas utilizaban 110. Además, de la proteína que consumimos un 67% es animal mientras que la que consumían ellas era el 50% animal y el 50% vegetal.

¿Y cómo comeremos dentro de 25 años?
Es difícil de predecir. Una de las tendencias es volver al pasado, a nuestra dieta mediterránea y a no comer tantas cosas que vienen de tan lejos ¿por qué comer quinoa con las legumbres que tenemos aquí? También en el futuro exigiremos mucha más información, querremos asegurarnos de que lo que nos llevamos a la boca sea saludable y sostenible, que cuando compremos un vino o una leche sepamos casi el nombre de la vaca, que no haya habido maltrato animal, que el productor trate bien a sus trabajadores… Con tecnologías como el blockchain se puede saber. Además, a día de hoy desperdiciamos el 30% de la comida, y esto es también una asignatura pendiente para el futuro.

Y en cuanto a ingredientes, ¿qué vamos a comer que no comamos ahora?
Más productos de origen vegetal, seguro. Y además, muchos serán nuevos para nosotros. Se desarrollará mucho el tema de las algas, que ya está despuntando. Los alimentos de origen vegetal son los que siguen guardando los grandes secretos nutricionales, vamos encontrando que tal alga o tal legumbre tienen unas propiedades nutricionales que no conocíamos.

En lo referente a la carne, ¿qué cambios habrá?

Tendremos que acostumbrarnos a tomar menos, fundamentalmente de vacuno. Porque no es sostenible, la huella hídrica que deja no nos la podemos permitir. Para que te comas un kilo de carne de ternera se gastan 13.000 litros de agua. Para un kilo de hortaliza no llega a 40. Tendremos que optar por buscar las proteínas de origen animal en nuevas especies, como los insectos, que van llegando poco a poco. O en las carnes hechas en laboratorio.