Páginas

miércoles, 29 de junio de 2011

El arte de los presos de Guantánamo



Estados Unidos abrió la cárcel de Guantánamo en enero de 2002. 
En la actualidad tiene 171 prisioneros, pero en los cuatro primeros años de funcionamiento, Guantánamo llegó a tener cerca de 800. Tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, los responsables del centro empezaron a ofrecer clases de inglés, geología y de dibujo a los reclusos. 
Hace unos meses se decidió mostrar algunos de los cuadros pintados por los prisioneros; pero sin sus firmas.






Las pinturas están expuestas en el pasillo de la "biblioteca" de la cárcel. Los presos no tienen acceso a esa instalación, que es el lugar donde se guardan 16.000 libros en 18 idiomas. En cambio, los libros se eligen de una lista y una vez por semana los guardas los reparten entre los internos. Los más populares son Harry Potter y las novelas de Agatha Christie.







El objetivo de las clases de dibujo es mantener a los reclusos tan ocupados como sea posible.
Aunque las cifras varían de una semana a otra, las autoridades carcelarias indican que cerca de 40 presos están tomando clases de pintura. Un profesor acude semanalmente para impartir las lecciones.
Los cuadros que ahora se exhiben son sólo una pequeña muestra. Otras obras fueron censuradas por contener información sobre la identidad de los presos o porque estos pintaron cuadros "agresivos", según los responsables de la cárcel.
Aunque los prisioneros no ven desde el centro el mar, que está situado a pocos metros de distancia, ni la vegetación caribeña que los rodea, muchos pintan islas con palmeras. Otros recuerdan sus pueblos o evocan comidas con teteras doradas y manteles (la comida de los prisioneros se sirve dentro de una caja de plástico y no se les permite tener cubiertos con los que puedan intentar suicidarse o atacar a un guarda).






Las pinturas están realizadas con materiales muy básicos (tizas de colores) para evitar que puedan lesionar a alguien o autolesionarse.
Esta no es la primera iniciativa artística de los prisioneros de Guantánamo. En agosto de 2007 se publicó un libro con poemas inspirados en su experiencia en la base militar. "Poems from Guantanamo: The Detainees Speak" (Poemas desde Guantánamo, los detenidos hablan), que fue editado por University Of Iowa Press. Los abogados de los prisioneros y los grupos de derechos humanos afirman que este tipo de iniciativas sirven para mostrar la cara humana de los presos.






La prisión dispone de un “asesor cultural” que prefiere no dar a conocer su apellido y que se presenta ante los medios de comunicación con el nombre de “Zak”. “Algunos de los prisioneros han demostrado tener talento artístico y las clases de arte hace que estén más relajados”, indica Zak, quien nació en Jordania pero ha vivido los últimos treinta años de su vida en Estados Unidos.
En ningún cuadro expuesto se han representado personas.
















FUENTE

No hay comentarios.: