jueves, 22 de junio de 2017

La vida secreta de los animales

Un estudio pionero dirigido por un experto colombiano documentó con más de 400 cámaras trampa el impacto de la pérdida de hábitat en tres continentes.

El primer estudio global con cámaras trampa documentó 105 especies en siete áreas protegidas de América, África y Asia. El registro pionero fue realizado por la Red de Evualuación y Monitoreo Ecológico Tropical, Tropical Ecology Asessment and Monitoring Network, TEAM, de la ONG Conservación Internacional. En la imagen vemos al elusivo jaguar en Costa Rica. (Click en las imágenes para ampliarlas)


Se colocaron 420 cámaras en los tres continentes. Durante cuatro años se recogieron cerca de 52.000 imágenes, que revelan una asombrosa variedad, desde un diminuto ratón hasta el gran elefante africano.


El mamífero de mayor tamaño registrado fue este elefante en la reserva Udzungwa, en Tanzania, que pesa cerca de cuatro toneladas. El más pequeño fue un ratón en Surinam que tiene un peso de 26 gramos.


El estudio confirmó lo que se manejaba hasta ahora mediante estudios locales. La pérdida de hábitat tiene un impacto directo y perjudicial sobre la diversidad y supervivencia de mamíferos como estos gorilas en Uganda.


Los efectos se ven en la menor diversidad de especies y menor tamaño corporal y variedad de dieta. En la foto vemos macacos que se alimentan de frutas en Indonesia.


Especies insectívoras grandes como este oso hormiguero en Brasil son las más vulnerables a la pérdida de hábitat.


Una de las amenazas que enfrenta esté chimpancé en Uganda es la de los cazadores furtivos, que también fueron captados en el estudio.


Cazador furtivo en Uganda. Un cuarto de los mamíferos del mundo están amenazados por la caza, la pérdida de hábitat por expansión de zonas agrícolas y el cambio climático.


Los autores del estudio aseguran que será crucial para proteger especies amenazadas como este tapir sudamericano.


"Hemos creado por primera vez información coherente y comparable de los mamíferos a escala global y establecemos así una línea de referencia eficaz para monitorear el cambio", señaló el experto colombiano Jorge Ahumada, director del estudio.



Ocelote en Brasil. Se investigaron áreas protegidas de Brasil, Costa Rica, Indonesia, Laos, Surinam, Tanzania y Uganda.


"Rescatamos dos hallazgos fundamentales. Primero, cuanto mayores sean las áreas selváticas en que viven, mayores son la cantidad y diversidad de especies, tamaños corporales y tipos de dietas", explicó el Dr. Ahumada.


"En segundo lugar, los insectívoros, como osos hormigueros, armadillos y algunos primates, son los primeros en desaparecer. Los herbívoros parecen ser menos sensibles. Esperamos que estos datos contribuyan a una mejor gestión de áreas protegidas y a la conservación de mamíferos en todo el mundo". En la foto se ve un ocelote en Costa Rica.
Publicar un comentario