Páginas

domingo, 25 de diciembre de 2011

La Mujer Maravilla cumple 70 años. Curiosidades de su "vida"


Así es, la mujer del bombachón con estrellitas va por los 70. Parece más joven; tiene poco de abuelita, Wonder Woman, más aún tras el reinicio que DC le dio a todas sus historietas a mediados de este año.
Hay que reconocer que no fue la heroína de DC con más suerte; sus comics no gozan de gran fama entre los seguidores del género -salvo los de George Perez-; no ha encontrado buen correlato en el cine; y a pesar de que la serie de TV de los 70 fue un gran éxito (mérito exclusivo de Lynda Carter) todos los remakes imaginados desde entonces fueron a parar a la papelera de reciclaje.
Empecemos por el principio:
  • Un lanzamiento a pedido… de la Guerra
    En 1941 Estados Unidos había notado como la Segunda Guerra Mundial golpeaba su puerta (el 7 de diciembre sucedió el ataque a Pearl Harbor). Dice la mitología comiquera que el entonces hombre fuerte de DC Comic pensó en lanzar una historieta que tuviera un personaje femenino, bien sexuado, al frente para darle ánimo a las tropas americanas y a toda la población masculina. Es decir, crear una heroína que atrajera al grueso de los consumidores de comics. Fue creada, a pedido de Max Gaines (el dueño de DC), por William Moulton Marston, y su primera aparición fue en la revista All Star Comics N° 8 (diciembre de 1941).

  • William Moulton Marston
    Se iba a llamar Suprema. Marston se encontraba un tanto confundido ante el pedido de Gaines: había que conseguir un nuevo súper-héroe, pero mujer. Y como solemos hacer todos los hombres confundidos, nada mejor que charlar con la esposa (aunque esto termine en mayor confusión, pero ese es otro tema). Así que junto a Elizabeth Marston, William empezó a hacer los primeros trazos de esta mujer de lazos tomar. Se iba a llamar “Suprema”, y se presentaba como una tía “tierna, sumisa, amante de la paz, buena y hermosa, pero con la fuerza de un Superman, aprovechando diferentes poderes como su fuerza sobrehumana, una increíble agilidad y su capacidad para obligar a los villanos a decir la verdad con solo atraparlos con su lazo mágico.
  • El Lazo de la verdad
    No se trató de un accesorio caprichoso. Marston sabía muy bien qué quería decir con el lazo de la verdad. Es que además de creador de historietas, este curioso personaje era egresado de la Universidad de Harvard, con sólidos conocimientos de Psicología. Y fue, además, un inquieto inventor. Apasionado por el funcionamiento de la razón humana, Marston es acreditado como el creador del primer aparato funcional para detectar mentiras, gracias a su adaptación de instrumentos para medir la presión sanguínea en el cuerpo y otros cambios corporales. Su invención es la base del polígrafo moderno.
  • La bandera allí abajo. Para que no quedaran dudas de los fines patrióticos del nacimiento, el traje iba a tener los colores de la bandera de los Estados Unidos de Norteamérica. Cuando cayó la primera bomba japonesa sobre los islotes hawaianos, la pareja ya tenía listo el personaje que formaría la trinidad DC, junto a Batman y Superman. Y DC ya tenía una mujer para presentarle a sus soldados.
  • ¿El argumento? 
    Si has vivido en una lamparita de 60 watts en los últimos años quizá no sepas que el origen de la Mujer Maravilla se sitúa en una pacífica isla llamada Paraíso, habitada exclusivamente por amazonas. En plena Segunda Guerra Mundial, un aviador estadounidense, Steve Trevor, se accidenta con su avión y cae en aquel secreto lugar. El piloto será socorrido por las amazonas. Finalmente deciden que una de ellas partirá con el militar estadounidense para pelear a favor de los Aliados y en contra de los nazis. En una dura competencia de poder, la elegida para esta misión será Diana, quien se impone con su fuerza ante las demás y partirá con el piloto a luchar contra los nazis, no sin antes vivir un apasionado romance. La mezcla de historia amorosa con acción no era una novedad en la época, pero Marston supo sumarle condimentos sexuales a la obra. Aún hoy se asocia a la Mujer Maravilla con unos cuantos fetiches; desde las muñequeras hasta el propio lazo. Para la época esta imagen fue fuerte.
  • Misión cumplida.
     Fue ilustrada por George Peter (1880-1958), quien tenía un trazo clásico, con dibujos que indefectiblemente nos llevan a 1941. La cuestión es que la historieta impactó al público tanto masculino como femenino. En 1942, la Mujer Maravilla ya tenía su propia revista. Los comics de la princesa Diana circularon por Europa durante toda la guerra. Fue la favorita entre los soldados aliados.
  • ¿Y el Hombre Maravilla?. Como ustedes saben, existe la Bati Chica, Super Girl y hasta la Mujer Halcón, por citar algunas. Wonder Woman es una de las pocas heroínas que no tiene una contraparte de otro sexo.
  • George Pérez, el mejor de todos
    El dibujante de “Crisis en Tierras infinitas” es uno de los mejores artistas comics del mundo. Y una persona que dejó horas de su vida y algunas de sus mejores páginas en la historia de la princesa Diana. Incluso, el tío se jugó su puesto en DC Comics porque creyó que la editorial no estaba celebrando los 50 años del personaje cómo se debía. Y se fue. 
    Pérez sentía que DC Comics no estaba haciendo lo suficiente por celebrar los 50 años del personaje femenino y, lo que era peor, DC no colocó el cómic para distribución en puestos de diarios y revistas, lo que significaba que el único lugar donde podría comprárselo sería en comiquerías especializadas. Además George Pérez había construido el argumento para casar a los personajes de Steve Trevor y Etta Candy en el último número; cuando descubrió que los editores de DC no sólo habían decidido contratar como guionista de Wonder Woman a William Messner-Loebs sino que también le habían asignado escribir la escena final con el casamiento, Pérez renunció al cómic y se distanció de DC Comics por muchos años.
    • La carta de un dibujante a su personaje favorito. No quedan dudas de que Pérez realmente amaba a su personaje. Antes de despedirse de la tira y de la editorial por los problemas ya descriptos, el autor decidió escribirle una carta a la Mujer Maravilla. Apareció en la última página del número 62 de la heroína:
    Querida princesa Diana, yo sólo quería que usted supiera lo agradecido que estoy de que me haya permitido documentar sus aventuras, y es una gran tristeza que ahora deba anunciar mi retiro de la serie Mujer Maravilla. […] Como ocurre a menudo en la vida, es tiempo de seguir adelante para empezar a trabajar en lo nuevo […]. Os dejo en las capaces manos de William Messner-Loeb. […] Tenga cuidado, princesa Diana. La gloria de Gaia sea con vosotros.
    fuente 

No hay comentarios.: