sábado, 5 de agosto de 2017

Planta come ratas, bacteria albañil y la película Los pajaros

La planta que come ratas
Una planta encontrada en Borneo es uno de los vegetales carnívoros más grandes del mundo, conflores que miden 2,5 metros. Se llama Nepenthes Robcantleyt, cuenta con una especie de boca o cántaro y fue hallada a finales de los ochenta, aunque hasta ahora no había sido reconocida como una nueva especie.
Además de comer insectos -a los que atrae con su original cubierta interior con manchas dispuestas en forma de tablero de ajedrez-, también resultan bocados apetitosos para esta “Reina de corazones” (su nombre común), los ratones, las ratas y las ranas. Según sus descubridores, la planta digiere a sus presas con ácido clorhídrico y enzimas similares a las del estómago humano.


La bacteria con dotes de Albañil

La bacteria Legionella pneumophila, causante de la enfermedad que lleva su nombre, utiliza proteínas de las células infectadas para construirse una "casita" que le permite reproducirse a sus anchas sin que el organismo hospedador se entere de nada.
Estos son los sorprendentes resultados que publica la revistaProceedings of National Academy of Sciences. Dos proteínas bacterianas, llamadas Ank3 y Lem3, serían las encargadas de modificar a las proteínas del hospedador para convertirlas en materias primas. Estos singulares ladrillos son empleados para la construcción de vacuolas en las que la bacteria se aloja durante la infección. Al tratarse de materiales naturales de la célula, esta no los reconoce como un organismo intruso, por lo que la bacteria puede replicarse dentro sin ser detectada por su hospedadora.
Este descubrimiento puede abrir nuevas vías para la síntesis de antibióticos más efectivos, ya que al conocer exactamente como actúan estas proteínas se pueden buscar formas más eficaces de bloquearlas.

La película "Los pájaros" es una historia real?

El 18 de agosto de 1961, un periódico californiano relató como cientos de gaviotas que parecían haberse vuelto “locas” se precipitaron volando en una actitud “kamikaze” sobre las viviendas de la costa de la Bahía de Moterrey. El episodio inspiró a Alfred Hitchcok para producir el thriller Los pájaros.
Ahora, casi cincuenta años después de que el cineasta estrenara su popular película de terror, científicos estadounidenses han demostrado que el suceso se debió a un envenenamiento. Según publican Sibel Bargu y sus colegas de la Universidad de Luisiana en Nature Geoscience, tras realizar una autopsia y examinar el contenido del estómago de gaviotas y tortugas recolectadas durante 1961, tras el incidente, han encontrado en el plancton ingerido grandes cantidades de la diatomea Pseudo-nitzschia, que produce una toxina llamada ácido domoico. Cuando se ingiere en grandes cantidades, esta toxina daña directamente los nervios y podría explicar el comportamiento inusual de las gaviotas. En concreto, el ácido domoico fue encontrado en el 79% del plancton ingerido, directamente o a través de peces y calamares.


Publicar un comentario