Las "esculturas suicida"

Mark Jenkins, artista estadounidense, usa la calle como escenario como forma de contrarrestar la indiferencia de la actual generación de personas adictas a la tecnología, para que levanten la mirada de los móviles en la palma de sus manos y se den cuenta del ambiente que los rodea. Para lograrlo, o por lo menos para intentarlo, el artista crea esculturas de un tipo completamente diferente con cinta adhesiva de embalaje, muchas de ellas vestidas con ropa "para que se vean como personas reales", y los coloca en los espacios públicos en lugares estratéticos,  lo que ha originado que algunas veces la gente haya llamado a los servicios de emergencia, creyendo que son personas que están a punto de suicidarse, o en situaciones muy comprometidas para su seguridad.

Él ve la calle como un escenario donde los transeúntes son los actores-o en este caso "co-actores" - en respuesta a su arte. 

En una entrevista con Reuters, Jenkins expresó:
Me gusta hacer que la gente cuestione su entorno, lo que es real y lo que no lo es. En estos días, la gente está tan enterrada en sus teléfonos móviles, que yo me contentaría en solo lograr que miren hacia arriba.

Indudablemente lo logra, como se puede contatar en las siguientes imágenes de sus sorprendentemente reales esculturas de cinta adhesiva.




















Comentarios