Rojo/verde y Azul/amarillo, los colores que el ojo humano no ve

La estructura celular del ojo hace imposible que el ser humano conozca las combinaciones cromáticas rojo-verde y azul-amarillo, impedimento que nos hace pensar en la naturaleza de los colores.

Un verde carmesí —pero no marrón— es uno de los colores que el ojo humano es incapaz de ver, así como un azul amarillento —pero no verde. Imaginarlos es también imposible, pues son una experiencia irrevocablemente inédita para el cerebro humano, una especie de “colores prohibidos” cuyas frecuencias se cancelan recíprocamente en nuestra estructura ocular.
En primer lugar ciertas células en la retina conocidas como “neuronas opuestas” se activan con los estímulos luminosos del color rojo y es su actividad la que dice al cerebro que está viendo algo rojo; estas, sin embargo, se inhiben con la luz verde, por lo cual su pasividad indica al cerebro que ve algo verde. Algo similar pasa con la luz amarilla y otro grupo de estas neuronas diseñadas para percibirla, mientras que ante la luz azul no manifiestan ninguna reacción. Curiosamente este efecto de cancelación mutua se cumple solo con estos cuatro colores (con los otros el efecto es mixto), de ahí la imposibilidad de ver su combinación simultánea.
Y es que esta es parte de la magia de los colores: que, en cierto sentido, existen solo en nuestros ojos y los procesos neuronales que nos permiten verlos.

Comentarios