Virus mortal causa alarma en un crucero brasileño

Una tripulante murió tras padecer un cuadro gripal que también afecto a otros 10 pasajeros. El MSC Armonia, con 2.800 personas a bordo, se dirige haciaMontevideo y Buenos Aires, donde será inspeccionado.



A bordo del buque viajan unos 2.000 pasajeros y 720 tripulantes, y ni bien amarre el miércoles en la capital argentina será sometido a una inspección sanitaria.

Tras permanecer dos días internada, una camarera brasileña de 30 años, que trabajaba en el crucero MSC Armonia, que pertenece a Mediterranean Shipping Company, falleció a causa de un cuadro de influenza tipo B.

Con síntomas respiratorios agudos, que incluyeron tos y fiebre, la mujer había sido internada el 15 de febrero en el Hospital Ana Costa de la localidad de Santos, en Brasil.

Los médicos que la atendieron en esa ciudad, ubicada a 70 kilómetros de San Pablo,indicaron, además, que otras 10 personas que estaban en la embarcación fueron atendidas por presentar síntomas gripales.

A su vez, también se supo que el capitán del barco pidió que en Montevideo, adonde este martes llegará el crucero, haya un neumonólogo listo para asistir a algunos turistas que presentan síntomas de gripe, según publica el diario argentino Clarín en su edición de este martes.

Frente a esta situación, las autoridades sanitarias argentinas realizarán controles de prevención para cuando el barco llegue el miércoles a las 9 a la terminal de Buenos Aires.

Por su parte, voceros del Ministerio de Salud argentino aclararon que en casos de cruceros con pacientes enfermos "la autoridad sanitaria del país de origen (en este caso, Brasil) debe avisarle a los demás países, según lo estipula el reglamento sanitario internacional. Pero hasta el momento no hubo ningún aviso".

No obstante, "frente al rumor, igual las autoridades de la Dirección Nacional de Sanidad de Fronteras harán una inspección de rutina cuando el barco amarre en Buenos Aires. Y si se detectan personas con síntomas, se las llevará al hospital".

Por su parte, a través de un comunicado, la compañía dueña del crucero aseguró que la situación de la embarcación, donde viajan unas 2 mil personas y 720 tripulantes, es normal. La travesía terminará en seis días en Santos, con paradas en Punta del Este y la localidad brasileña de Sao Francisco do Sul.



Comentarios