Páginas

martes, 6 de marzo de 2012

Una picadura de abeja, lo transformó de hombre a mujer

La disminución de testosterona que le provocó la picadura del insecto movilizó a un estadounidense a someterse a una operación de cambio de género.

Le empezó a cambiar la piel, la musculatura, la masa corporal, a crecer los pechos, y lo que para muchos se hubiese transformado en un trauma, para él fue una grata sorpresa.


De hombre a mujer por una picadura de abeja. Parece una historia sacada de un cuento de hechizos y magos, pero no es así. Es la simple historia de un hombre que nació varón, que se casó y tuvo dos hijos, y que ha decidido convertirse en mujer.



Así fue, por irreal que parezca, la historia de Chloe Prince, y su ex mujer lo corrobora. A este estadounidense una picadura de abeja le ha cambiado la vida. Desde hace un mes, y tras su aparición en el programa televisivo Anderson Cooper, Chloe se define como mujer heterosexual.

Para Chloe, de 40 años y casado con Renee, los cambios que se produjeron en su cuerpo, a raíz de la picadura de abeja, fueron el impulso que necesitaba para dar el paso hacia la transexualidad. Según confió en el mismo programa, siempre había sentido cierta tendencia a sentirse como una mujer, y la disminución de testosterona que le provocó la picadura le decidió a someterse a una operación de cambio de sexo.
Cuenta que le empezó a cambiar la piel, la musculatura, la masa corporal, a crecer los pechos, y lo que para muchos se hubiese transformado en un trauma, para él fue una grata sorpresa. “Me gustaban los cambios”, admitió.

Según confesó, desde que era niño ya le apasionaba vestirse como una mujer, pero probablemente no se atrevió a mostrarse tal cual era antes por miedo a no ser el hombre que sus padres esperaban que fuese, con la esperanza de que ese sentimiento desapareciera, aquello que consideraba un “fetiche sexual”.

A todo esto, la ex esposa, de 48 años, tuvo su parte que decir en el programa. Aseguró que sigue apoyando al que es ahora su ex marido por muy difícil que le resultase al principio asumir el cambio de sexo. Según apuntó, decidieron seguir adelante juntos por todo el compromiso adquirido durante los años de matrimonio y permanecer unidos por los hijos, eso sí divorciados pero viviendo juntos.

Mientras, Chloe lo tiene claro: “Me atraen los hombres y me identifico como una mujer heterosexual”.







No hay comentarios.: