El espectacular eclipse anular de sol

Este lunes, miles de personas de Asia y América del Norte disfrutan de un fascinante fenómeno astronómico: un eclipse parcial del Sol. 


En este llamado eclipse anular, la Luna oscurece el 90% del Sol, convirtiéndolo en un resplandeciente "anillo de fuego" durante unos minutos.


Siempre con el permiso de las nubes, los habitantes del este de Asia y la costa occidental de América del Norte son los afortunados testigos de este evento. 


Cada año se producen eclipses de varias clases, pero este tipo de eclipse puede ser que no se vuelva a ver en décadas. 


Los primeros observadores del eclipse fueron los residentes en la costa este de China. 


Los expertos advierten que el espectáculo sólo se puede ver con la protección visual adecuada. 


El eclipse trazó su ruta sobre Japón antes de cruzar el Pacífico. 


Durante tres horas y media, el eclipse sigue un recorrido de 13.679 kilómetros (8.500 millas). 


Un eclipse anular, cuando se forma un aro, no tiene efectos luminosos tan notables como un eclipse total, cuando la Luna tapa por completo al Sol. 


Han pasado casi dos décadas desde la última vez que un “anillo de fuego” fue visible en territorio estadounidense


Visto de principio a fin, el fenómeno dura unas dos horas, aunque el efecto del aro sólo se verá por cinco minutos, dependiendo de la ubicación. 

A diferencia del eclipse total, en el eclipse anular la Luna pasa frente al Sol, pero el satélite está demasiado alejado de la Tierra y no cubre al Sol completamente, dejando por ello sólo un anillo de luz. 

En esta imagen vemos cómo se vivió el eclipse de marzo de 2012 desde Monterrey, México. 



Comentarios