La evolución del rostro de superman en 75 años

Los aspectos clave del rostro de Superman, no han cambiado en absoluto: la fuerte mandíbula, los pómulos definidos, el mentón partido. El pelo, tan imposiblemente negro, en sus principios los coloristas tuvieron que poner reflejos azules para evitar que en los procesos de impresión se vieran como manchas de tinta. Más corto, más largo o doblado, una cosa sobre su peinado se mantiene constante... ¡el ''rizo'' en forma de S que desciende de su cuero cabelludo!

La cara debajo de ese rizo tan característico es un lienzo en blanco usado por diferentes artistas, a lo largo de casi 75 años, donde cada uno de ellos puso su personalidad (y una gran parte de la sensibilidad cultural dominante) en su trabajo.

1939
JOE SHUSTER
El primer artista de Superman fue su co-creador, Joe Shuster, que realizó páginas a un ritmo acelerado para satisfacer la increíble demanda a pesar de que su visión estaba cada vez peor.
La primera imagen del personaje era el de un sabelotodo que hablaba mucho, por lo que Shuster le puso una sonrisa sardónica y aberturas en los ojos. El mensaje... se trataba de un héroe que, literalmente, se reía del peligro.

1942
MAX FLEISCHER
En una serie de 17 cortos de dibujos animados en Technicolor producida entre 1941 y 1943 por los estudios Fleischer, ¡el Hombre de Acero llegó a la pantalla grande por 1ª vez! La animación de Superman significó racionalizar algunos de sus elementos visuales, cómo su rizo en forma de S convertido en una media luna simple.
Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, el tiempo de formación había terminado, era hora de ponerse serios. Las películas de animación más tarde dieron un Superman más noble, más sobrio y más patriótico.

1958
AL PLASTINO
Después de la guerra, DC Comics llamó a varios artistas (Al Plastino, Wayne Boring y Curt Swan, el principal de ellos) para que dibujaran a Superman con regularidad. Al Plastino fue uno de los más prolíficos e influyentes, su corte limpio del Hombre de Acero se parecía mucho a los soldados que habían regresado a casa para formar una familia.
Atrás quedaban los ojos risueños, reemplazados por un par de ojos azules penetrantes, capaces de transmitir la preocupación por todos nosotros, sus cargas. Su Superman fue ''el papá'' de los Estados Unidos, aunque era uno que optaba por las botas y una capa en vez de las zapatillas y una pipa.

1960
WAYNE BORING
A finales de los 50 y principios de los 60, un decreto editorial vino a ampliar el universo de Superman, más allá de los ladrones de bancos y los científicos locos. Así comenzó la era de la aventura del espacio-tiempo, transformaciones grotescas y extrañeza profunda y duradera (llegó Beppo el Super Mono). En la historia de un hito, Superman viajó en el tiempo a un Krypton antes de que explotara, donde conoció a sus padres condenados, se enamoró de una actriz y trabajó febrilmente e inútilmente, para evitar la tragedia que lo creó. Douglas Sirk podría haber dirigido la película.
Esta fue una época en la que los globos de los pensamientos de Superman se llenaban de atragantamientos, sollozos y diversas pasiones ¡que no se atrevía a expresar! El artista Wayne Boring, que había estado trabajando en Superman por años (y, de hecho, ayudó a establecer la imagen del Hombre de Acero en la posguerra) disfrutó de la tarea de agregar alguna miel a la espectacularidad y profundizó en la frente de Superman, le redujo la barbilla alargada y sus características, así que todas aquellas expresiones super-melancólicas les llegó a los lectores.

1962
CURT SWAN
El Superman del artista Curt Swan no era tan expresivo como el de Wayne Boring, ni como el del republicano Eisenhower de Al Plastino. Curt Swan dividió la diferencia, creando un Superman con una apariencia más ilustrada y con menos estilo de dibujo animado. Quizás algo más hermoso de un modo vago, pero no amenazante.
Tengamos en cuenta que el cabello de el Hombre de Acero parece haber retrocedido un poco, desde sus primeros días. Aquí tenemos a un Superman más parecido a su tío preferido.

1962
KURT SCHAFFENBERGER
En las páginas de la novia de Superman, Lois Lane, el Hombre de Acero ha pasado más tiempo defendiéndose de su hambre por Lois (por los avances del hombre) y los planes para exponer su identidad secreta, que de las amenazas alienígenas o robots gigantes. Esto, exigía un Superman romántico.
Kurt Schaffenberger sacó a Superman de ser sólo eso, con líneas limpias y gruesas que le dan una apariencia fuerte, sencilla y segura que nos recuerda a Cary Grant. La versión de Kurt Schaffenberger posiblemente sea una de las más hermosas.

1972
CURT SAWN
En el momento en que los años 70 estaban en pleno auge, Curt Swan seguía dibujando a Superman, y había empezado a dejar algunas de las turbulencias de la época en la cara del Hombre de Acero. Su pelo negro azulado creció, siendo un poquito más largo, pero sólo un poquito, ¡el Último Hijo de Krypton no era hippie! Sus patillas comenzaron a deslizarse más y más abajo en sus pómulos de granito, y el enfoque más realista en los comics de la época significaba que los lectores comenzaron a ver más líneas en su cara.
De pronto, Superman parecía más viejo, más agobiado por las preocupaciones, ¡las que nunca tuvo! Las líneas culturales fueron dibujadas y el nuevo Superman de Curt Swan estaba claramente del lado de los padres, preocupados de la juventud ''rebelde'' de los Estados Unidos.

1986
JOHN BYRNE
En 1986, DC Comics hizo el relanzamiento de su universo, y reinició al Hombre de Acero con él.
El artista/escritor John Byrne creó un Superman más joven y más dinámico, cuya inmensa línea en la mandíbula podría cortar queso.
Tengamos en cuenta que el super-peinado no es muy largo, pero si más alto, parece ligeramente engominado.
Damas y caballeros... ¡son los 80!

1996
TOM GRUMMETT
Bueno, sí, vamos a seguir adelante dándole al Hombre de Acero un respiro. Primero: era la década de los 90. Segundo: el hombre acababa de morir y volver a la vida, lo cual parece justificar la barba en él, ¿o no?
De todos modos, hemos de reconocer que no es algo de lo que alguien esté orgulloso. Sin embargo, lo reconocemos y vamos a continuar.

1996 - 2000
BRUCE TIMM
Para Superman: The Animated Series (que se desarrolló entre 1996-2000) el artista Bruce Timm diseñó un héroe muy estilizado y angular que rindió homenaje a los cortos Fleischer y al Hombre del Mañana con amplia barbilla de John Byrne.
El rizo en forma de S se ha convertido en un garabato, los ojos una vez más reducidos a simples puntos negros. Él no necesita de ojos expresivos, este Superman está más cerca de la acción, sin palabras. O, peor aún... ¡sin sentimientos!

2002
ED MCGUINNESS
En la década del 2000, el artista Ed McGuinness rechazó el pseudo-realismo fotográfico de los comics y adoptó un enfoque hiperestilizado de dibujos animados en la elaboración de Superman. La musculatura del personaje se disparó de la que conociamos por defecto, meramente esteroides que lo llevaban a lo anatómicamente imposible. Su cuello se hizo tan espeso que amenazaba con consumir la cabeza. ¿Y qué más podría tener que no tuviera? Ed McGuinness también le infló la línea de la mandíbula para que actuase como un baluarte.
Los ojos se redujeron a ranuras, para compensarlo, convirtió las cejas en un par de gruesas y enojadas ''emes'', la boca en una línea plana, un espacio en blanco... ¡el icono se había convertido en la iconografía!

2009
GARY FRANK
Como si fuera una reacción al Hombre de Acero mega-mandibular de Ed McGuinness, el artista Gary Frank regresó al fotorrealismo de su carrera a finales del 2000 al ejecutar Action Comics y la mini-serie Superman: Secret Origin. Fue más allá de eso, de hecho, se basó en buscar conscientemente su versión sobre el fallecido Christopher Reeve.
Otros artístas de Superman parecen haber hecho brillar las páginas con el poder puro y duro de otro mundo, mientras que el Superman de Gary Frank en vez de eso irradia calor humano y compasión por completo.

2011
JIM LEE
''Superman es el personaje más difícil de dibujar. Hay un par de cosas que lo hacen difícil. Tiene un traje muy simple y no tiene una larga capa como Batman. No es un personaje que está siempre en las sombras, y no lleva una máscara. Él debe ser Superman. Debe ser la forma más idealizada de todos los tiempos, así que debe lucir poderoso, pero no puede parecer demasiado musculoso. Su rostro debe parecer noble, atractivo y vigoroso. Es una guerra de sutilezas. Cada pequeño cambio en el personaje hace una gran diferencia en como se ve finalmente.
Creo que lo borro más que lo dibujo para ser honesto. Es un personaje que no lleva guantes y no tiene grandes botas, así que debes dibujar un humano idealizado en un traje simple. Debe estar en una pose que sugiera nobleza. Debe ser una pose que sugiera una forma idealizada, es difícil de hacer. Batman está más agachado, está en las sombras y tiene poses más dinámicas. Superman tiende a estar muy derecho y es muy simétrico, y eso lo hace más difícil de dibujar''.
La 1ª mirada del lector al Hombre de Acero de Jim Lee se adapta perfectamente a nuestra edad moderna. Es más joven, más furioso y más introspectivo. Este abandona las mallas por una especie de armadura. Ha perdido sus calzoncillos
 de color rojo.
Pero ahí, en ese rostro blanco, está la sonrisa icónica e irónica del creado por Joe Shuster. No la hemos visto desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se alisaron los bordes ásperos, en un esfuerzo por transformarlo de un viajero irónico a un símbolo patriótico... ¡pero ahí está, de nuevo en vigor!
Es muy pronto para decir qué significa exactamente la sonrisa. ¿Es simplemente reírse de los malhechores? ¿Burlándose del peligro?
¿O es tan sólo posible, que seamos nosotros a los que él encuentra tan divertidos (los humanos humildes e ineficaces) con los cuales él ha cargado durante casi 75 años?



Comentarios

  1. Anónimo3/6/12 02:06

    Te olvidaste dos grandes : Neal Adams y Alex Ross

    ResponderEliminar

Publicar un comentario