Páginas

lunes, 18 de junio de 2012

La importancia de besar.

Beso - adictamente.blogspot.com
Los labios son una de las zonas más sensibles del cuerpo, en ellos se concentran la mayor cantidad de células receptoras y nervios sensoriales. Debido a esas terminaciones adquieren ese color rojo que los hace, además, apetecibles.

Para Sheril Kirshenbaum, investigadora de la Universidad de Texas y autora del libro La ciencia de besar, "en un beso hay señales ocultas de gran utilidad".

Por ejemplo, esta científica considera que a las mujeres que tienen un sentido del olfato y del gusto más potente, las ayuda a decidir si merece la pena profundizar en la relación.

"Al besar a otra persona y acercarnos tanto, recibimos su olor corporal, y los expertos han demostrado que las mujeres se sienten atraídas por el aroma de un hombre con unos genes muy diferentes a los suyos".

Kirshenbaum considera que no somos conscientes de esa situación, pero se ha comprobado que una pareja con mayor diversidad genética tendrá hijos más fuertes y sanos.

"En este sentido, un beso ayuda a las mujeres a encontrar su pareja ideal, evolutivamente hablando". Además durante el beso, el hombre deposita feromonas en la boca de la mujer y ésta invade la suya de estrógenos. "Así se informan mutuamente de su compatibilidad reproductora".

Pero ¿por qué besarse en los labios?
Según el antropólogo Desmond Morris, se lo debemos a las madres primates, que masticaban el alimento y se lo pasaban a sus hijos a través de la boca.

"Hay muchas teorías sobre por qué usamos los labios y no otra parte del cuerpo para besar, pero antropólogos y neurocientíficos reconocen que el color rojo se ha convertido en algo atractivo y una señal, al menos, llamativa", explica Kirshenbaum.

Entre tanto los músculos que participan en el acto de besar son los siguientes:

1. Elevador del labio superior: se encuentra justo en el espacio entre tu labio superior y la nariz; es el responsable de fruncir la nariz y elevar el labio superior.

2. Cigomático menor: corre por debajo de tu cara junto a la nariz, es el encargado de tirar hacia arriba y atrás la parte media del labio

3. Cigomático mayor: También sube desde tu labio superior hacia tu ojo y te ayuda a estirar las comisuras de los labios hacia atrás y arriba, un movimiento fundamental para sonreír.

4. 
Masetero: Está en la cara externa del maxilar inferior, tiene su origen en el arco cigomático y es el más fuerte del cuerpo.

5. Bucinador: Se encuentra en la mejilla, delante del masetero; su función es retraer los labios y estrecha las comisuras.

6. Músculo risorio: Se conoce popularmente como el músculo de la risa. Retrae la comisura labial; es el que inicia la sonrisa.

7. Orbicular de los labios: Sí son tus labios y es el que te permite “parar la trompita”. Cierra y proyecta hacia fuera los labios. Pone los labios en posición de embudo o de “quiere beso”.

8. Depresor del labio inferior: Gracias a él podemos bajar los labios e inclinarlos hacia un lado, ligeramente, parte del labio inferior hacia la barbilla.


No hay comentarios.: