Páginas

martes, 17 de julio de 2012

La cueva de cristal

El fotógrafo Oleg Grigorev se unió a un equipo de exploradores para tomar imágenes impresionantes del interior de una cueva remota de Ucrania conocida por sus cristales de colores.

El equipo de exploradores Mlynki se internó 12 metros bajo tierra solamente con una bolsa de provisiones y la cámara del fotógrafo.

La cueva está en la región de Ternopil y es conocida porque sus paredes están cubiertas de cristales de yeso de diferentes colores que brillan con la luz. 

El equipo tenía especial cuidado de no tocar los cristales de yeso porque en el contacto se puede transmitir un hongo que destruye las centenarias formaciones. 

El fotógrafo descendió por la cueva a través de estrechos paisajes con la ayuda de cuerdas. Tanto él como el resto del equipo dedicaron horas a explorar los laberintos que hay en el fondo de la caverna. 

Después de arrastrarse durante horas, el fotógrafo comentó: "valió la pena. Es muy difícil describir mis primeras impresiones de la cueva y es imposible traducir su belleza en palabras". 

En la exploración, el equipo tuvo que atravesar agujeros profundos, amplias galerías llenas de murciélagos y salones repletos de cristales de yeso. "Fue largo y difícil y además teníamos mucha sed", detalló el fotógrafo. 

Las luces del equipo de exploradores crearon un efecto de cuento de hadas cuando se reflejaban en los cristales de yeso. 

Oleg comentó que la sensación dentro de la cueva es como estar en otro planeta. 

A la luz de las velas, los cristales de yeso creaban el efecto de un arcoíris subterráneo. "Parecía que estábamos viendo la salida del sol en Marte", relató el fotógrafo.



No hay comentarios.: