Estuvo 26 horas a la deriva en el gélido mar de Alaska, y sobrevivió.


Sobrevivió gracias a uno de los contenedores donde se guardan los pescados.

Un pescador estuvo más de 26 horas flotando a la deriva dentro de una caja de plástico en el gélido mar de Alaska.

Ryan Harris, de 19 años, se arrojó el Océano Pacífico cerca de Sitka, cuando su barco volcó en medio de unas aguas agitadas.

Harris pasó toda la noche y parte del día dentro de una caja que utilizan los pescadores para guardar sus presas hasta que fue rescatado por un helicóptero guardacostas.

"Es realmente un milagro que haya sobrevivido", dijo el director de rescate de Sitka, Don Kluting, quien ayudó en la búsqueda.

Los tripulantes del barco cayeron al agua antes de que pudiera enviar un mensaje de auxilio.

Los hombres habían estado pescando salmón coho a unos cuatro kilómetros de Cabo Edgecumbe cuando el sistema hidráulico de la nave falló. Debido al desperfecto, decidieron regresar a puerto y justo en ese momento una enorme ola le dio de costado al barco y lo tumbó.


Comentarios