Páginas

viernes, 7 de septiembre de 2012

La invasión de los marcianos, y otros notables casos de histeria colectiva

La histeria colectiva también conocida como en psicosis o comportamiento obsesivo colectivo, es un fenómeno sociopsicológico que comprende la manifestación de los mismos o síntomas histéricos.

En la historia, hubo casos notables de este pánico generalizado, de los cuales repasamos 5 casos significativos:


Histeria por la invasión marciana de “La Guerra de los Mundos” 1938.

El actor y director Orson Walles realizó una transmisión radial en la cadena CBS sobre la novela de ciencia ficción de La Guerra de los Mundos la noche del 30 de octubre de 1938. Aquella dramatización produjo por su realismo una histeria general en la costa este de Estados Unidos, la zona en donde según la adaptación de Welles estaban aterrizado naves marcianas que a punto de rayos mortíferos y gases venenosos habían iniciado una invasión a gran escala de la Tierra.
El impacto que causó en la sociedad le valió un contrato en Hollywood para hacer una serie de películas.

Locura de verano

Cuando el cristianismo se extendió por Europa, las antiguas costumbres paganas se trasladaron a la fiesta de San Juan Bautista; sin embargo, las desenfrenadas celebraciones tradicionales poco a poco adquirieron un significado especial y los piadosos llegaban a Aquisfrán, Alemania, generando histéricos bailes alocados que se conocieron como la Danza de San Juan.
Los participantes saltaban durante horas en un delirio salvaje, olvidándose de todo. A menudo empezaban con una convulsión epiléptica y caían desvanecidos y echando espuma por la boca. Los danzantes invadieron las iglesias en Maasstricht, Utrecht, Lieja y otras ciudades, por lo que los sacerdotes comenzaron a practicar exorcismos poco a poco para controlar la histeria y el pánico.

El pueblo que ladró

Pierre de Rousteguy, señor de Lancre, era uno de los magistrados cazadores de brujas más implacables de Francia y alardeaba de ser responsable de la que quema de 600 brujas. De todos sus casos, ninguno fue más extraño que el arrebato de ladridos y aullidos aullidos humanos en Amou, un pueblo del sureste de Francia, en 1613.
El hecho de que la gente de la localidad tuviera un nombre para la enfermedad -mal de Layra- demuestra que no era la primera vez que ocurría. Pero nunca antes había atacado a toda una comunidad: no menos de 120 mujeres se contagiaron al mismo tiempo.

Histeria en la fábrica de algodón

El 15 de febrero de 1787, uno de los trabajadores de la fábrica de algodón de Hooder Bridge en Lancashire, Inglaterra, dejó caer un ratón vivo en el vestido de una compañera de trabajo, quien de inmediato sufrió un ataque convulsivo que duró 24 horas.
Al día siguiente otras tres jóvenes tuvieron ataques similares. El pánico se extendió y todo el trabajo en la fábrica se detuvo. El lunes por la mañana, por lo menos 24 personas estaban afectadas: 21 mujeres, dos niñas y un hombre.

Pánico en Trinidad y Tobago

En 2010, los estudiantes de una secundaria de Trinidad y Tobado empezaron a gritar y desmayarse. El pánico se le atribuyó a una posesión demoniaca según el periódico local Trinidad Express. Este ataque de histeria surgió de un pequeño grupo de estudiantes y se propagó extrañamente.



No hay comentarios.: