¿Qué James Bond ha bebido más martinis en sus películas?

El pasado 5 de octubre el James Bond de película cumplía 50 años más lozano que nunca. Pero no va a celebrarlo con su famoso martini “mezclado, no agitado”, ya que en la próxima película se pasa al mundo de Heineken.

Posiblemente sea por la espirituosa imagen que ha dado su último protagonista, Daniel Craig, que en apenas 6 años de personaje se ha bebido de media por film más martinis que todos los otros actores que han hecho de 007 juntos.

Así lo muestra este gráfico elaborado por The Economist, donde se manifiesta la fiebre bebedora del británico (o de los guionistas) en tan escaso periodo de tiempo. En los datos recopilados también muestran que de los seis Bonds, Pierce Brosnan fue el más sanguinario, luchando con un promedio de 19 malos por película.

El efímero George Lazenby (al servicio de su majestad) resulta que fue el que más triunfó con las chicas, quizá también porque apenas le dio tiempo a fracasar. Como le pasa a Daniel Craig, que tiene notablemente menos éxitos con las damas, tal vez porque está todo el día bebiendo martinis.

El pobre Timothy Dalton, por su parte, nada en el brumoso océano de la mediocridad en todos los aspectos.


Que 007 se haya mantenido sin una cirrosis durante este medio siglo es un logro único en el cine de espías, que nos hace preguntarnos cuál es el secreto de su éxito.

De acuerdo con un nuevo documental, “Everything or Nothing: The Untold Story of 007”, un factor clave es el equilibrio entre la continuidad y el cambio, entre quedarse con la fiabilidad de lo antiguo y la frescura de lo nuevo. Y como ciertos elementos de todas las películas de Bond son firmes como rocas sentimos una familiaridad afectuosa con ellos, mientras que como otros son nuevos cada vez, así no nos sentimos como si estuviéramos viendo la misma película una y otra vez.

Todos podemos enumerar las características que permanecen iguales en las pelis de James Bond. Existe la secuencia de acción pre-créditos, la balada grandilocuente, la sesión informativa con M, la visita a una fiesta elegante. Hay gadgets y persecuciones de coches, mujeres seductoras, una de las cuales siempre acaba en villana.

Y, sobre todo, está el propio James Bond con su martini en la mano, un cóctel de estabilidad que no se puede encontrar en otras franquicias, aunque ahora quieran vaciarle el vaso para llenárselo de cerveza por una simple maniobra comercial.



Comentarios

  1. ¿En el título, no será "ha bebido más"?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario