Martín Pescador, el rey de la pesca.

Tras el salto, compartimos una fabulosa secuencia fotográfica que muestra en todos su esplendor, la depurada técnica que utiliza este pájaro para pescar. 
Desde la perfección con la que entra al agua, hasta la magnífica precisión para capturar un pez (o mas) con su pico, en la profundidad, y luego volver a alzarse en vuelo perfecto.
Dicho, esto parece una secuencia larga, pero en la práctica, no demora mas de unos pocos segundos, en completar esta proeza que lo convierte sin ninguna duda en el Rey de la Pesca. 

El dorso del cuerpo, cabeza y alas es azul-turquesa con destellos verdoso-metálicos. El vientre y un par de zonas bajo los ojos son de color naranja, mientras que las zonas de la garganta, orejas y orificios nasales son blancas. A pesar de éstas generalidades, es complicado dar un patrón exacto del color de su plumaje, ya que éste varía según la incidencia de la luz. En cualquier caso, es un ave inconfundible.

El pico es largo, constituyendo una parte nada despreciable de la longitud total del cuerpo (15,5-19 cm), de color negro con transición a naranja en la zona más cercana a la cabeza de la mandíbula inferior. La envergadura alar ronda los 7,5 cm y el peso medio los 35 gramos. Las patas son muy cortas, y al igual que los pies son de color rojo vivo. El dimorfismo sexual en esta especie es poco acusado: en las hembras, la zona de color anaranjado de la mandíbula inferior es más amplia.

Sorprendentemente, a pesar de su espectacular plumaje, su mimetismo con el entorno es grande. El plumaje castaño del pecho hace que sea difícil de ver desde la otra orilla, y su espalda y alas azul se confunden con el agua del río si se le ve de espaldas.
















Comentarios