Lo que no vemos, cuando comemos.

Estas imágenes fueron tomadas con un microscopio electrónico, como parte de una investigación sobre la constitución de nuestros alimentos diarios. La posición de los cogollos alrededor de la cabeza de la coliflor corresponde a una serie Fibonacci, una serie numérica en la que cada número es la suma de los dos números precedentes.

La col silvestre (Brassica oleracea italica), es un vegetal rico en hierro y vitaminas A y C. Su cabeza está compuesta por cientos de estos cogollos. Cada uno es una flor completa.

Esta curiosa imagen muestra en detalle al químico aspartame. Es casi 200 veces más dulce que el azúcar, pero su valor calorífico es muy bajo.

La estructura ampliada del azúcar se asemeja a una composición de bloques de cristal. El azúcar blanco refinado tiene granos de un tamaño medio de 0,5 mm.

El azafrán es una especia derivada de los estigmas secos de la flor de Crocus sativus. En la imagen también se ven los granos de polen (las pequeñas manchas amarillas). Los tres estigmas de cada flor se recolectan durante el otoño y después se secan para usarse en la cocina.

Los microscopios electrónicos utilizan electrones en vez de luz óptica para iluminar las muestras, resultando en imágenes magnificadas que muestran a las estructuras más pequeñas con gran detalle, como el interior de este arándano.

La semilla de la fresa es bastante compleja. Las fresas están llenas de flavonoides, que forman parte de su color rojo. Son conocidos porque ayudan a reducir el colesterol e impiden que obstruya las arterias del corazón.

Con un aumento de x8, esta imagen muestra las semillas de un chile, desde una perspectiva que se asemeja a lo que vería un pájaro.

El aspecto liso de la harina de maíz que observamos a simple vista es engañoso. Esta foto revela la verdadera estructura del almidón en polvo del grano de maíz.


Esta estructura -que se asemeja a una colmena- es la anatomía interna de un tomate.


Comentarios