¿Por qué duelen las muelas antes de sufrir un infarto? y otras preguntas de salud.

¿Por qué es malo soplarse las heridas si alivia el escozor?
Porque puede ayudar a infectarlas. En el aire que exhalamos, en el que se encuentra “en el camino” y en las propias inmediaciones de la herida hay bacterias, así que puede ser que estemos introduciéndolas en el cuerpo mediante el torrente sanguíneo. Para algunos fisiólogos, el picor es simplemente una forma de dolor atenuada para avisar al cuerpo de que hay un daño que debe atenderse y repararse. De hecho, hay dolores por traumatismo que, al mejorar en su curación, acaban convirtiéndose en picores que sustituyen el dolor inicial del golpe.

¿Hacer pesas al final engorda?
Sí, y eso es sencillamente porque la masa muscular pesa más que la masa grasa de nuestro cuerpo. Así que no ocurre solamente al realizar ejercicios con pesas; cualquier persona que lleve una vida sedentaria y comience a hacer deporte gana peso en primera instancia, porque aumenta su musculación, aunque no sea de forma visible. Lo que sí se suele perder es volumen, aunque también tarda en notarse. Y si se continúa con el ejercicio, se acaba perdiendo peso y ganando tono muscular (y estilizando la figura). A menudo, los muy aficionados realizan el proceso al revés porque es más rápido, aunque no siempre más sano: engordar para luego “convertir” ese nuevo peso en masa muscular y, por tanto, volumen.

¿Las pesadillas son síntoma de enfermedades mentales?
No tienen por qué. El sueño es un proceso relativamente poco conocido, y lo que pasa por nuestra mente puede tener que ver con experiencias psicológicas del día, con nuestra salud física e incluso con nuestra digestión. Sí es cierto que ciertas pesadillas en las que el individuo se siente atacado, perseguido o en lucha en la fase REM del sueño pueden ser síntoma de enfermedades neurodegenerativas. Hace ahora un año, un estudio coordinado por el Hospital Clínic de Barcelona concluyó que el 45% de los pacientes que sufren esos pasajes desarrollan luego la enfermedad de Parkinson.

¿Por qué duelen las muelas antes de sufrir un infarto?
Bueno, no es exactamente que duelan las muelas, sino que eso es lo que parece porque el llamado “dolor anginoso” que produce un infarto se refleja, entre otros, en el maxilar inferior. Evidentemente, esto no quiere decir que cuando nos duelan las muelas de abajo vayamos a sufrir un infarto. Habitualmente, este falso dolor de dientes aparece acompañado de otros “reflejos”, como dificultad al respirar (disnea), sensación de “atadura” en codos o muñecas y, a veces, desmayo o síncope. La intensidad de estos síntomas depende del grado de daño del miocardio, que es un tejido que recubre el corazón y que ayuda a la contracción del músculo cardíaco para que bombee sangre. Cuando el miocardio deja de recibir oxígeno brevemente, se habla de angina de pecho; pero si ocurre más tiempo y parte del tejido se necrosa (“muere”), se habla de un infarto.

¿Por qué es tan frecuente soñar que nos caemos de la cama?
El sistema vestibular nos permite mantener el equilibrio, y el sistema cinestésico regula la posición del cuerpo. Ambos aportan información mediante el envío de sustancias o impulsos conocido como aferencia. “La sensación de ligereza corporal, de volar o de estar cayendo puede explicarse por la disminución de las aferencias vestibulares y cinestésicas que se da al comienzo del sueño, cuando hay un estado disociado de la consciencia”, según la responsable de la Unidad del Sueño del Hospital de Madrid Sanchinarro, Rybel Wix. El recuerdo de acostarnos hace el resto.




Comentarios