Páginas

viernes, 8 de febrero de 2013

Stephen King: "Doctor Sleep" (o El Resplandor II)

Danny tenía 5 años cuando logró sobrevivir, junto a su madre, a la ira del padre: el escritor desquiciado y alcohólico Jack Torrance. El caos y los sucesos paranormales se habían tomado el hotel Overlook, que la familia había llegado a cuidar un día de invierno. Por entonces, el pequeño Danny supo que tenía un don: veía lo que estaba más allá de lo real.

La historia la detalla al calor del miedo Stephen King en su novela El resplandor (1977), llevada al cine por Stanley Kubrick en 1980. En la cinta, Jack Nicholson interpreta al padre de familia, que pierde el control.

“No sólo el alcoholismo puede ser una enfermedad familiar, sino también la ira”, señaló la semana pasada Stephen King a la revista Entertainment Weekly. El escritor estadounidense se refería a Danny y su padre.

La extensa entrevista a King era a propósito de Doctor Sleep: la esperada secuela de El resplandor, que se publicará el próximo 24 de septiembre, donde Danny Torrance es el protagonista. El libro, que King anunció en 2009, retoma la historia de ese niño que ahora bordea los 40 años, y que estuvo a la deriva por décadas, “ansioso por despojarse del legado de su padre de desesperación, alcoholismo y violencia”, adelanta el sello de King en el Reino Unido, Hodder and Stoughton.

Una advertencia del autor: “Doctor Sleep es una secuela de la novela, no de la película de Kubrick”.

En el libro, Danny vive en un pueblo de New Hampshire cuidando ancianos en un asilo, donde sus poderes síquicos le permiten darles un final más apacible a los moribundos. De ahí el apodo: “Doctor Sueño”. Danny no está solo, un gato que predice el futuro lo ayuda en su labor.


La rutina del asilo se rompe cuando conoce a Abra Stone, de 12 años: “El resplandor más brillante jamás visto”. La niña es perseguida por la banda El Nudo Verdadero. Son caníbales, que se alimentan de niños con poderes sobrenaturales, a los que torturan hasta la muerte. La historia dará paso a una guerra sangrienta entre el bien y el mal.

“Básicamente, la idea es asustar a todo el mundo”, dice King. “En 22/11/63 (2011) y La cúpula (2009) lo pasé bien, pero quería volver al miedo realmente espeluznante”, afirma.

El escritor sabe que las segundas partes suelen no ser buenas: “Me dije ‘¿Realmente quieres hacer esto?’ Porque la mayoría de las secuelas apestan, con la excepción de Huckleberry Finn, secuela de Tom Sawyer y El Padrino II”, afirma. “Me gusta el libro, si no, no habría querido publicarlo”.

El control de las armas
Alguna vez, Stephen King confesó que tenía tres armas cortas, pero es posible que el rey del terror hoy ya no las tenga. King acaba de publicar el ensayo Guns (Armas), que sólo se vende en Kindle (Amazon). Allí propone normas más estrictas que faciliten el control de las armas. Esto, luego de la matanza en una escuela de Newton, donde murieron 20 niños. King cree indispensable una reforma que prohíba las armas automáticas y semiautomáticas, que considera de “destrucción masiva”. Y aclara: “No tengo nada en contra de los propietarios de armas, los tiradores deportivos o los cazadores, ¿pero cuántos tienen que morir antes de que renunciemos a estos peligrosos juguetes?”. El autor entrega una cifra: 80 personas mueren al día en EE.UU. por heridas de bala.



1 comentario:

Dulce Gomez dijo...

Es cierto que por lo regular las segundas partes no son buenas, pero la verdad es que él siempre hace cosas interesantes con sus historias, no creo que haya hecho nada malo, debe ser un buen libro; yo vi en hbo go la de El Resplandor y creo que es la mejor película que se haya hecho de un libro de King, aunque no es tan igual al libro, pero la historia le da una base estupenda.