Fósforos con cabezas humanas.

Wolfgang Stiller es un artista alemán que está ganando terreno en la escena artística internacional que lleva una de sus últimas obras: Los impostores.

Para poder hacer estas cerillas gigantes que utiliza grandes trozos de madera con las puntas carbonizadascarbonizada.
Las cabezas las tenía en su estudio y decidió utilizarlas en su obra.

El artista dice: "Las piezas pueden parecer tanto un campo de batalla como un parque infantil en el que alguien jugó y las dejó caer. Todas las cabezas  que he usado hasta ahora son chinas, lo que lleva a la gente a asumir que es una crítica al gobierno chino. Puede que se entienda así, pero creo que esta metáfora puede ser utilizada para cualquier sistema occidental también. (...) En realidad, me gusta mantener abierto el sentido de que cada uno lo interprete a su manera".














Comentarios