Los vampiros, provienen del maíz...(WTF!)

Efectivamente, la alimentación hace al vampiro. No es la sangre, sino el maíz que da origen a esta terrible criatura. Una dieta basada casi exclusivamente en maíz puede ocasionar Pelagra, una condición cuyos síntomas suscitaron las leyendas de vampiros en los Estados Unidos de principios del siglo XX.

Los hermanos Jeffrey y William Hampl, de la Universidad de Massachusetts y la Universidad de Rhode Island respectivamente, publican en su artículo en el Journal of the Royal Society of Medicine en el que explican cómo la ciencia y la ficción se asociaron para engendrar un demonio en el imaginario colectivo.

El consumo ocasional de maíz no es malo. Actualmente, es el cereal con mayor volumen de producción en el mundo. Ha sido apreciado por su gran utilidad, tanto nutricional como industrial. Originario de América, el elote o choclo ha acompañado a los indígenas durante miles de años. Restos arqueológicos de la planta datan del 7 mil AC, siendo clave en la cultura prehispánica.

A diferencia de los colonizadores, quienes introdujeron al maíz en Europa en el siglo XVII, los originarios del continente americano no consumían directamente el grano sino que contaban con un proceso previo de nixtamalización. Concientes de lo indigesto que podía ser, lo hervían con cal para eliminar la cáscara y preparar la harina de maíz.

El cuerpo humano no puede digerir la niacina (vitamina B3) que contiene el elote, por lo que aquellas personas que únicamente se alimentan del cereal sufren de una falta crónica de esta vitamina llamada pelagra. Las víctimas de la enfermedad estallan en póstulas bajo el sol a causa de una dermatitis severa, pierden la capacidad de digerir otros alimentos, adquieren una lengua del color de la sangre y desarrollan demencia.

Con la pérdida de sus facultades mentales, los afectados adquieren comportamientos inusuales como el insomnio y la agresión. Además, sufren de una terrible diarrea, la única manifestación del mal que no está directamente asociado con las características del vampiro.

La pelagra se difundió entre los pobres y quienes habitaban asilos, orfanatos y cárceles, ya que era un alimento barato comúnmente distribuido en instituciones gubernamentales. Aproximadamente 100 mil norteamericanos contrajeron la enfermedad.

Si bien los míticos vampiros han sido parte de las creencias populares en Europa desde el siglo XVIII, teniendo antecedentes en demonios y creaturas de la antigua Mesopotamia, la pelagra inspiró nuevas fábulas y consolidó al aterrador personaje en la mente de los estadounidenses a vuelta del siglo pasado.


Comentarios