El inminente peligro de extinción de los osos polares.

Una adaptación notable les permite a los osos polares vivir en el Ártico, pero el calentamiento global está destruyendo su hábitat y los deja en serio peligro de extinción.

El fotógrafo y ecologista estadounidense Jenny E Ross y el profesor de ciencias biológicas en la Universidad de Alberta Andrew Derocher han estado estudiando cómo el cambio climático está afectando la vida de los osos polares.

Los osos polares y las focas son ahora los principales habitantes del casquete polar ártico, la capa de hielo que cubre el Ártico. Los osos están sobre ella, mientras que las focas debajo. Ambos se encuentran en los agujeros de respiración de las focas.

Con su increíble sentido del olfato para rastrear a su presa, los osos polares adultos pasan la mayor parte de su vida vagando por las vastas extensiones de hielo en busca de grasa como aquella de las focas, morsas y ballenas.

"Si se quita el hielo del mar, simplemente no tienen el mismo ecosistema", dice el profesor Derocher. "Hemos visto evidencia de que comen en las colonias de aves, comen algas y carroñeros en casi todo lo que pueden encontrar".

"He observado cómo este joven macho se sube en una pared del acantilado tratando de comer huevos de aves marinas", dice Ross. "El oso fue privado de alimentos y lamentablemente no tuvo éxito y ha gastado muchas más calorías tratando de conseguir los huevos de lo que hubiera ganado de comerlos".

En otra ocasión, Ross observó una búsqueda más carnívora de alimentos. "Este oso adulto mató a un cachorro de su especie específicamente para comerlo; los cachorros son una fuente de alimento relativamente fácil para los adultos".

También se han visto más osos polares cerca de asentamientos humanos. "Creemos que la distribución de los osos polares está cambiando por la reducción y distribución del hielo", explica Derocher. "Debido a la falta de presa y la búsqueda de fuentes alternativas de alimentos".

Los osos que vagan demasiado cerca de zonas habitadas son capturados y trasladados hacia el norte. 

Como el aumento de temperaturas derrite el hielo del mar, el número de osos polares podría disminuir rápidamente.



Comentarios