Páginas

sábado, 27 de abril de 2013

Salvador Dalí, el pintor onírico.


Hizo una película para Disney, ilustró las portadas de las revistas de moda Vogue y Harper Bazaar , y estaba "loco por el chocolate Lanvin". 


Es Salvador Dalí, el pintor español que coqueteó con el pop art y lo comercial, pero exploró antes corrientes artísticas como el purismo, el cubismo y sobre todo el surrealismo.


El conjunto de su obra puede apreciarse en la retrospectiva "Dalí: Todas las sugestiones poéticas, todas las posibilidades plásticas” del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid. 


Once salas de este centro de arte ilustran las etapas del artista desde sus primeras obras hasta la expansión de sus intereses. 


El recorrido comienza con "Del vidrio de multiplicar a la putrefacción" y "Autorretratos", siguiendo por "La miel es más dulce que la sangre", "El surrealismo", "El Àngelus", "El rostro de la guerra", "El surrealismo después de 1936", "América", "La vida secreta", "Escenarios", y termina con "El enigma estético".


"Hemos tratado de mostrar las facetas más complejas de Dalí", expresó Jean Hubert Martin, comisario general de la exposición que recientemente se presentó en el Centre Pompidou de París, en donde recibió 790 mil visitas según Ramón Boixadós, presidente de la fundación Salvador Dalí.


Al visitar la muestra en Madrid se pueden apreciar esas fases a través de fotografías, documentos, películas y happenings, sumados a más de 200 obras, entre ellas una treintena que no habían sido vistas antes en España.


Por los préstamos de obras recibidos del Centre Pompidou, Museum of Modern Art (Nueva York), The Salvador Dalí Museum (St. Petersburgo, Florida) y el Philadelphia Museum of Art en Filadelfia, la exposición es "irrepetible o al menos muy difícil de repetir", comentó el director del museo Reina Sofía, Manuel Borja Villel.


Según los organizadores, esta es la primera restrospectiva del artista que se hace en 30 años.






No hay comentarios.: