Tuitea su propia muerte, y otras noticias WTF.

El hombre que colgaba de los cables de alta tensión.
Un hombre ha aparecido colgado de unos cables de alta tensión en China. Lo que le llevó hasta ahí no fue otra cosa más que una tremenda borrachera.

Sorpresa en el tendido eléctrico de una localidad china. Lo que hay colgado de sus cables de alta tensión es nada menos que un hombre. Parece estar bien. Lo importante no es saber cómo ha llegado, si no cómo bajarlo.

Para ello, se corta la luz y un bombero sube a por él. Después de 15 minutos de paseo en las alturas ambos ya están cerca, pero el hombre se niega a cooperar y al balancearse acaba cayendo sobre otros cables.

Intenta incorporarse pero lo único que consigue es terminar de caer a tierra. Se le revisa. Parece que no tiene heridas, incluso habla y se incorpora. Pero pronto cae inconsciente producto de una borrachera más que del golpe.

Tuitea su propia muerte.

Kate Granger es una doctora a la que diagnosticaron un cáncer terminal y tras recibir varias sesiones de quimioterapia, decidió disfrutar lo que le quedaba junto a su familia y amigos. Ahora, desde su lecho de muerte, ha comenzado a escribir a través de Twitter su experiencia con un tono de humor, para que los que estén pasando por ello, acepten la muerte.

La doctora Kate Granger está recibiendo miles de seguidores en la red social de Twitter, y es que lo que cuenta esta enferma de cáncer terminal no es para menos.


A través de hashtags como #deathbedlive o #onedieseveryminute (#lechodemuertendirecto y #unomuerecadaminuto), lo que pretende Kate es ayudar a los que se encuentran en su misma situación para que lo tomen con humor y puedan aceptar la muerte, como hace ella y su familia.

En declaraciones al diario Daily Mail, la doctora afirma que muchos de sus seguidores le preguntan si realmente habla en serio.

“Pienso que puede ser interesante para todo el mundo el entender más sobre esta experiencia. Si mis tweets sobre mi muerte y sobre lo que estoy pasando hacen a una persona hablar sobre ello a sus seres queridos, es una buena cosa”

“La positividad y el humor me ayudan a pasar el día a día y hacer frente a lo que estoy pasando”

En algunos de sus mensajes de Twitter se pueden leer cosas como ‘Definitivamente, vivo mi vida con una sonrisa en mi cara. Pretendo morir de buen humor…’


Zapatos Venenosos.
Un japonés que presuntamente intentó matar a una colega de trabajo con unos zapatos envenenados con ácido fue arrestado, indicó la policía y la prensa local.

Tatsujiro Fukasawa, de 40 años, puso en los zapatos de su colega ácido fluorhídrico, una sustancia muy cáustica que habría obtenido en su lugar de trabajo.

La víctima no murió pero sufrió gangrena en parte de su pie izquierdo, según la prensa local, aunque se desconoce si tuvo que ser amputada.

Fukusawa niega por el momento las acusaciones, indicó la agencia Jiji Press citando fuentes locales.

El ácido fluorhídrico penetra a través de la piel y cuando llega a la sangre puede provocar incluso ataques al corazón.

Aún se desconoce el motivo del ataque, aunque se especula que podría ser por temas amorosos.

El conejo de 23 kilos.

Ralph, un conejo británico, se ha convertido en el animal de este tipo más grande del mundo al alcanzar los 23 kilos de peso, cuya voracidad obliga a sus dueños a gastar más de 200 euros al mes en su alimentación.

Ralph se ha hecho con el trono al conejo más gordo tras alcanzar la friolera de casi 23 kilos de peso, según publica el diario Dailymail. El animal, de cuatro años de edad y natural de Sussex (Reino Unido), ya se hizo con el título en 2010, pero fue superado poco después por otro.

Su dueña, Pauline Grant, asegura que ha crecido y que ahora pesa más que nunca. "Ralph está muy sano. Lo peor que tiene es que está cambiando el pelaje ahora, así que estamos todos cubiertos de pelo de conejo".

Y su dieta no ha cambiado con el paso de los años. "Algunos veterinarios me han dicho que no debería darle tanto de comer, pero no parece que le haga daño", asegura Pauline.

La familia de Pauline se gasta 200 libras (unos 240 euros) mensuales en alimentar al insaciable conejo, que sigue una dieta de repollo, brócoli, maíz, pepino, zanahoria, manzana, berro, pan y cereales todos los días.

Los padres de Ralph, Amy y Roberto, figuraron también en el Libro Guinness de los Récords por sus respectivos pesos.
Pauline cuida de él en el centro animal Sussex Horse Rescue y depende de las donaciones de los visitantes para pagar tanto alimento. "Aquí tenemos un sitio grande donde puede moverse por donde quiera, no está simplemente dentro de una jaula".

Tanto la familia de Pauline como los visitantes coinciden en que Ralph tiene una vida fantástica. "No va a crecer más, pero ya es una gran celebridad", asegura Pauline.




Comentarios