Páginas

jueves, 5 de septiembre de 2013

7 cosas que pasan en el cine, que son científicamente imposibles.

El cine está repleto de errores científicos. Sin embargo, hay una serie de ellos que se repiten tan sistemáticamente que, incluso, ya forman parte del panorama cinematográfico. En algunos casos, si un filme lo corrigiera, tal vez se le podría acusar de raro, experimental o hasta inverosímil.

A continuación, siete de esos casos:

1. Disparar de lado la pistola

Disparar la pistola ladeadamente, como el típico afroamericano que pasa droga por el barrio, tiene un aire muy cool. Sin embargo, no es una buena técnica para disparar. En primer lugar, el retroceso del arma puede provocar una desagradable lesión en el brazo. En segundo lugar, es casi imposible dar en el blanco de esta forma.

2. Gravedad universal

En la mayoría de películas de ciencia ficción, cuando los protagonistas llegan a un planeta extraterrestre suele tener la misma gravedad que la Tierra. Star Trek es un buen ejemplo (donde, además, los extraterrestres tienen forma antropomórfica). La verdad es que eso es bastante improbable.

Sólo fijémonos en nuestro propio Sistema Solar: una persona que en la Tierra pesa 82 kg, en Marte pesa 32, en Júpiter 192 y en la Luna sólo 14 kg.

3. Enfermedades de transmisión sexual

Cuando hay sexo, incluso entre desconocidos, las parejas llegan al clímax al unísono, las mujeres se cubren los pechos con la sábana al terminar… y nadie usa preservativo. Ello no solo es caldo de cultivo para las enfermedades de transmisión sexual, sino que propicia el aumento de natalidad de forma considerable.

4. Ruido en el espacio

Afortunadamente, este defecto se está corrigiendo a marchas forzadas. Porque en el espacio exterior no se pueden oír los ruidos de los motores de las naves espaciales, ni los disparos de los cañones, ni nada. El espacio está lo suficientemente vacío como para que las ondas sonoras no tengan un medio por el que propagarse.

O, si somos más justos, nuestros oídos son los que en realidad no son lo suficientemente agudos como para oír algo. 

5. Caída mortal

Cuando los héroes de las películas se caen al vacío, muchas veces se agarran in extremis a una cuerda o a la repisa de la ventana. En realidad, es unos pocos segundos de caída libre ya se alcanza tal velocidad que una parada tan brusca rompería los huesos y causaría lesiones internas. 

6. Amnesia

En el cine, si recibes un golpe fuerte en la cabeza probablemente sufrirás amnesia. En el mundo real, la amnesia profunda se produce a causa de cirugías, infecciones o trastornos cerebrales, y además es bastante infrecuente. Además, en la mayoría de esos pocos casos, la identidad suele conservarse, perdiendo solo de forma transitoria la memoria o las facultades cognitivas.

Lo mismo sucede si entras en coma. En el mundo real, si despiertas de un coma sueles tener secuelas físicas y mentales. Y su aspecto físico no es nada, nada bueno.

7. Coches bomba

¿Quieres ver una bonita explosión? En el cine solo es necesario que dispares un poco al coche. Pero en el mundo real esto no es posible. Ni siquiera si disparás donde se encuentra el depósito de combustible. Sobre ello hablaron en Myth Busters, y aunque lo consiguieron se necesita una gran cantidad de condiciones favorables.

Los coches tampoco explotan cuando chocan contra algo, ni cuando caen desde una gran altura. Y si el coche da varias vueltas de campana, olvidate de salir del coche con una simple brecha en la cabeza: los analistas de accidentes señalan que, tras una maniobra similar, solo el 50% de los conductores sobreviven, y con graves politraumatismos.



No hay comentarios.: