Los concursos mas extraños, para ganarse un auto.

¿Quién no soñado alguna vez con ganarse un auto? Algunas compañías automotrices, estaciones de radio y todo tipo de empresas han ido más allá del típico sorteo o concurso en redes sociales, y han inventado divertidas -y algunas dolorosas- maneras de regalar automóviles.

En 2011, una estación de radio alemana ofreció un automóvil a la persona que estuviera dispuesta a hacer el acto más loco al aire para llevárselo a casa. El ganador fue un hombre que propuso tatuarse el logo del auto en el pene, lo cual cumplió.

El año pasado, una marca de autos coreana lanzó un reto para crear la mejor coreografía de dubstep. Los concursantes subieron cada uno su video a YouTube, y los ganadores obtuvieron un automóvil o pases dobles para la Eurocopa con avión y hospedaje incluidos.

Hace 3 años, una marca norteamericana organizó un reality show en varios países de Centroamérica, donde 5 jóvenes vivieron una semana dentro de un auto; sus actividades eran transmitidas las 24 horas por internet, y poco a poco los iban eliminando.

Una modalidad cada vez más común es diseñar un auto. Al menos dos compañías automotrices lo han hecho; una japonesa, para diseñar el modelo 2018 de uno de sus vehículos, y una alemana para crear la edición especial de dos autos clásicos.

Una versión más original es la creada por una automotriz francesa: diseñar lo que sea con autopartes tomadas de vehículos de la marca. En 2008, el ganador construyó un trineo, pero otros concursantes presentaron desde escaleras hasta teléfonos y llaves de agua.

El año pasado, una marca automotriz de Checa organizó un concurso en España, donde los competidores debían hacer bullying a su carro viejo y quejarse de todo lo que no les funcionaba. El dueño del auto votado como el peor recibió un vehículo nuevo.

Una estación de radio en Texas organizó un juego para seguir pistas y encontrar las llaves de un auto. Una armadora sueca realizó una dinámica similar en 2007, en el estrecho de Gibraltar, que terminó en el descubrimiento de un auténtico naufragio español.

A principios de este año, un hombre en Estados Unidos lanzó un reto a través de YouTube: apostó su auto deportivo a quien lo venciera jugando un famoso videojuego durante un torneo.

Actualmente, una agencia de autos en Panamá se encuentra realizando una dinámica, donde los concursantes deben tomar la mayor cantidad de fotografías de ciertos autos de acuerdo con varios criterios para ganar medallas.

México no se queda atrás: el próximo 10 de octubre en Pachuca, 60 personas competirán para ganar uno de 3 vehículos nuevos. El concurso consiste en romper el récord Guinness del beso más largo a un auto, que es de 32 horas. El registro se cierra el 30 de septiembre.




Comentarios