Es un Rey Africano, pero trabaja en un supermercado.

Didi de Graft trabaja como jefe del sector de frutas y verduras de una cadena de supermercados y gobierno, a distancia, una pequeña aldea en Ghana.

Las vueltas de vida de Didi de Graft, un hombre de 47 años nacido en Ghana pero residente en Alemania, lo llevaron a convertirse de jefe del sector de frutas y verduras en una pequeña cadena de supermercados alemana, a rey de una comunidad de 3.500 personas en su país natal.

El curioso itinerario vital de Didi de Graft -cuenta el diario alemán Bild- comenzó a modelarse en 1989, cuando el joven llegó desde Africa a Alemania, donde rápidamente se mostró como un incansable trabajador.

En Alemania empezó a trabajar en la cadena Jibi de Bielefeld, en Westfalia-Renania del Norte, donde hizo carrera hasta conseguir convertirse en jefe del sector de frutas y verduras.

En Bielefeld conoció a su esposa, Lisa, con quien luego tendría a su hijo Marvin, hoy de 12 años y heredero del inesperado trono de su padre en Africa.

Así, un día de 2009 De Graft recibió un llamado de su tío, el rey de Suma Ahrenko, una localidad ghanesa de la región de Brong-Ahafo. El viejo rey, de 78 años, decía no tener ya más energía para dirigir los destinos de sus miles de súbditos en la comunidad ghanesa: "Estoy demasiado viejo, debes seguir tú", dijo al parecer a su sobrino y heredero, según reporta el Bild.

Y así De Graft se convirtió en el rey de Suma Ahrenko, más precisamente en el rey Nana Adutwum Barimah. Y sin embargo, a pesar del honor de ostentar corona y cetro, Didi de Graft quiere ser un soberano a la distancia, sin abandonar todo lo que tanto le costó conseguir para regresar definitivamente a Ghana.

De todos modos, para lograr un equilibrio el rey vuelve a su país natal varias semanas al año y se pone al día con las necesidades de sus súbditos.

Y como un auténtico monarca 2.0, administra su pequeño territorio gracias a la tecnología: "Gracias a Internet y al teléfono", tal como aseguró al diario alemán.


Comentarios