Páginas

lunes, 11 de noviembre de 2013

La borrachera, explicada en 20 pasos.

1. Cuando bebes, el alcohol es absorbido en su mayoría a través de las paredes de tu intestino delgado, y se dispersa por tu cuerpo a través de tu sangre.
La rapidez con la que se absorbe depende de cuánto bebas y de si has comido o no.

2. Algo de alcohol llegará a tu cerebro.
Y afectará los neurotransmisores - el glutamato y el GABA - que las células de tu cerebro usan para comunicarse.

3.
La comunicación entre tus neuronas se vuelve más lenta. Así que te das menos cuenta de lo que está sucediendo a tu alrededor.

4. Tus pensamientos se vuelven más claros y precisos, gracias a un aumento en el neurotransmisor GABA.

5. Así que piensas con bastante claridad, acerca de muy poco. Lo que probablemente lleva a…

6. Empezar a no articular bien tus palabras y tener problemas con el equilibrio, la coordinación y la atención.

7. Terminarás olvidando tus aventuras de borracho al día siguiente.
Lo cual puede o no ser lo mejor.

8. Y por supuesto tus habilidades para tomar decisiones no están a la altura en este momento.
Ese es un plan terrible y autodestructivo, y te apoyamos en un cien por ciento.

9. ¡Pero no todo es malo! Beber un poco antes de ir a la cama ha demostrado que ayuda a dormir más rápido, e incrementa el sueño profundo en la primera mitad de la noche.

10. Aunque eso implica que tu sueño sea más ligero y que te despiertes con más frecuencia durante la segunda mitad de la noche.

11. ¿Y al día siguiente? AHH, RESACA.
La deshidratación, el rechazo al alcohol y las toxinas creadas cuando tu hígado descompone el alcohol son los responsables de que te sientas como basura después de una noche de farra.

12. Cuando bebes, tu cuerpo elimina más fluidos que de costumbre, de ahí la deshidratación (y las enormes colas para ir al baño en las discotecas y festivales).
13. El alcohol hace que los vasos sanguíneos se dilaten. Hola, dolores de cabeza.
También irrita la pared de tu estomago.

14. El alcohol que bebes se descompone en tu hígado, creando una toxina llamada acetaldehído. Si manejas el ritmo al que bebes, el acetaldehído se descompone prácticamente de inmediato.

Con la ayuda de dos sustancias químicas: la acetaldehído deshidrogenasa y el glutatión.

15. Si bebes demasiado, tu cuerpo no puede procesar el acetaldehído, así que se acumula. Lo que te lleva a: d
olores de cabeza, náusea y vómitos.

16. La buenas noticia es que hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar la resaca. Primero, asegúrate de mantenerte hidratado.
Un vaso de agua por cada bebida de alcohol es una buena regla. Si no puedes hacer eso, al menos tómate un vaso de agua antes de irte a dormir.

17. Las bebidas más oscuras como el whisky contienen más toxinas conocidas como congéneres, subproductos de la fermentación, lo que te provocará una resaca más fuerte. Mejor quédate con el vodka.

18. Puede que tu nivel de azúcar esté bajo, así que come un buen desayuno a la mañana siguiente.

19. Y mejor todavía, come algo antes de empezar a beber.
Las grasas ayudarán a ralentizar la absorción de alcohol.

20. Tomarte otro trago, aliviará los síntomas a corto plazo, pero lo que realmente estás haciendo es aplazar lo inevitable.



No hay comentarios.: