Páginas

lunes, 11 de noviembre de 2013

La rara belleza de las "máquinas de vida".

La serie "Máquinas que salvan vidas" del fotógrafo Reiner Riedler documenta artefactos y simulaciones artificiales del cuerpo humano destinados a salvar y prolongar la vida de las personas. 

"El proyecto trata de abordar los difíciles conceptos de enfermedad, crisis médica y muerte al mostrar las máquinas involucradas en esos procesos fotografiadas de una forma neutra", explica Riedler. 

El fotógrafo comenzó este trabajo tras el nacimiento de su hijo, quien tuvo que pasar un tiempo en la unidad neonatal de cuidados intensivos. La incubadora "Caleo", de la marca Dräger, provee un entorno apropiado para los recién nacidos al ajustar la temperatura y los niveles de humedad y de oxígeno. 

Al inicio de su proyecto, Reidler visitó varios quirófanos. "Al ver el pecho abierto de un hombre con el corazón latiendo dentro, supe en ese instante que no podría hacerlo de este modo. Me sentí incómodo molestando a los médicos mientras hacían su trabajo. Finalmente decidí fotografiar la maquinaria médica distanciada de su lugar de uso". En la imagen, un modelo de vidrio de un corazón. 

En la foto, el sistema de bombas de infusión de medicamentos Alaris Asena Docking, que se utiliza en las unidades de cuidados intensivos. 

Estos ojos artificiales hechos a mano con cristal criolita son confeccionados individualmente por el oculista de acuerdo a las necesidades del paciente. Esta fotografía fue tomada en la sede del Instituto de Prótesis Oculares Asprion, en Vienna. 

Cada una de estas manos electrónicas debe abrirse y cerrarse 1000 veces como prueba antes de ser distribuida. Este sistema desarrollado por Otto Bock consiste en tres partes funcionales: la estructura con el mecanismo, una mano interna que da la forma y un guante cosmético.

Este dispositivo, llamado Avance Carestation, permite suministrar anestesia, observar y controlar al paciente y proveer ventilación mecánica. "Con estas imágenes no pretendo asustar sino ver la belleza de la vida", concluye Riedler.



No hay comentarios.: