jueves, 5 de septiembre de 2013

7 cosas que pasan en el cine, que son científicamente imposibles.

El cine está repleto de errores científicos. Sin embargo, hay una serie de ellos que se repiten tan sistemáticamente que, incluso, ya forman parte del panorama cinematográfico. En algunos casos, si un filme lo corrigiera, tal vez se le podría acusar de raro, experimental o hasta inverosímil.

A continuación, siete de esos casos:

1. Disparar de lado la pistola

Disparar la pistola ladeadamente, como el típico afroamericano que pasa droga por el barrio, tiene un aire muy cool. Sin embargo, no es una buena técnica para disparar. En primer lugar, el retroceso del arma puede provocar una desagradable lesión en el brazo. En segundo lugar, es casi imposible dar en el blanco de esta forma.

2. Gravedad universal

En la mayoría de películas de ciencia ficción, cuando los protagonistas llegan a un planeta extraterrestre suele tener la misma gravedad que la Tierra. Star Trek es un buen ejemplo (donde, además, los extraterrestres tienen forma antropomórfica). La verdad es que eso es bastante improbable.

Sólo fijémonos en nuestro propio Sistema Solar: una persona que en la Tierra pesa 82 kg, en Marte pesa 32, en Júpiter 192 y en la Luna sólo 14 kg.

3. Enfermedades de transmisión sexual

Cuando hay sexo, incluso entre desconocidos, las parejas llegan al clímax al unísono, las mujeres se cubren los pechos con la sábana al terminar… y nadie usa preservativo. Ello no solo es caldo de cultivo para las enfermedades de transmisión sexual, sino que propicia el aumento de natalidad de forma considerable.

4. Ruido en el espacio

Afortunadamente, este defecto se está corrigiendo a marchas forzadas. Porque en el espacio exterior no se pueden oír los ruidos de los motores de las naves espaciales, ni los disparos de los cañones, ni nada. El espacio está lo suficientemente vacío como para que las ondas sonoras no tengan un medio por el que propagarse.

O, si somos más justos, nuestros oídos son los que en realidad no son lo suficientemente agudos como para oír algo. 

Gifs surreales y absurdos.

El artista visual y cineasta experimental Bill Domonkos manipula fotos de archivo y filmaciones antiguas, convirtiéndolas en gifs surrealistas y absurdos. 
Las creaciones de otros mundos, del artista multifacético, reflejan su fascinación por la reutilización y la combinación de imágenes de antaño. 
Cada gif es más loco que el siguiente, presentando escenas extrañas, logradas con la edición digital y efectos especiales.
A la curiosa natualeza de su trabajo, se suma el hecho de que utiliza imágenes antiguas en blanco y negro.
En lugar de un simple retrato del perfil de una mujer, el artista añade su toque creativo para simular un mecanismo cinético corriendo sin parar en un su sombrero. En este mundo, es casi lógico que un jinete montado en su caballo de raza corran sin fin,  en un fregadero.

Juguetes antiguos, increíblemente peligrosos.

En estos días, un juguete tan inofensivo como un muñeco de peluche que tenga su ojo de plástico suelto, puede ser razón suficiente para obtener una demanda colectiva, sin embargo, si nos regresamos varios años atrás en el tiempo, habían juguetes mucho más complicados y que les pedían a los niños un correcto uso para que no saliesen lastimados, que al verlos hoy en día, eran sin dudas juguetes irresponsables y peligros, veamos a continuación algunos de ellos:

8.- Set de Vidrio Soplado Gilbert

El soplado de vidrio, es el arte de trabajar con vidrio fundido para hacer tus propios envases de vidrio… y por supuesto, se hace soplando una bola de vidrio fundido con la boca… Por extraño que parezca, el soplado del vidrio fue considerado una habilidad útil para un hombre joven hace medio siglo.

Tenga en cuenta que con el fin de ser capaz de cambiar la forma del vidrio, primero tiene que llegar a su punto de ablandamiento, que es en aproximadamente 500 grados centígrados. Este set de Vidrio Soplado, incentivaba a los niños intentar llevar a cabo una serie de experimentos tremendamente irresponsables, detallados en el manual:

Además de enseñarte que el vidrio caliente puede ser doblado fácilmente, también te enseña que si lo tocas con tus manos, puedes dejar pegada toda tu piel en el vidrio…

7.- Set de fundición de plomo Gilbert

El set de fundición de plomo por Gilbert (sí, Gilbert, la misma gente que te trajo el equipo de soplado de vidrio) te permite crear tu propio ejército de pequeños soldados metálicos... que suena increíble hasta que te das cuenta de que se trataba de moldear el plomo derretido por ti mismo.

Poner lingotes de metal a fundir en un pequeño crisol, para recoger el metal fundido y verterlo en un molde, suena a una tarea riesgosa que debería ser remunerada y no al revés.

Estos juegos salieron a finales de 1920 y principios de 1930, pero estamos bastante seguros de que ya habían inventado el sentido común para entonces…

Incluían los suministros para hacer soldados, buques de guerra, aviones, cañones y caballos, entre otras cosas.

Los modelos posteriores incluían una máquina que hacia la colada, pero todavía tenía la parte superior abierta, lo cual no parecía una mejora de seguridad sustancial... a pesar de los anuncios publicitarios que trataban de convencernos de lo contrario:

Post de humor, imágenes y frases ¡Sorprendentemente corto!








O me expresé mal, o no me entendiste bien... (o, la constante búsqueda de un "Chivo Expiatorio")

Ante un equívoco nos encontramos con dos tipos de personas, las que dicen: “Me he explicado mal”, y las que acusan: “No me has entendido bien”. El matiz es muy importante. Piénsenlo, seguro que a su alrededor hay ejemplos de ambos grupos. Sendas respuestas conforman la punta del iceberg de la personalidad de sus enunciantes, pero por desgracia, la segunda postura es mucho más frecuente.

Desde temprana edad son ellos los que dicen “Mamá, el profe me tiene manía”. Más tarde es su jefe quien no valora sus aptitudes y luego su pareja, que debe lidiar con seres incapaces de asumir ni un gramo de responsabilidad en los males que les suceden. Piensan: “he sido impecable, ningún reproche puede hacérseme pues he obrado con el máximo rigor, sentido común y buenas intenciones. ¿En qué cabe afearme mi conducta? En nada”.

No importa si se habla de la vida íntima, la pública, el trabajo o las aulas. El error siempre lo han cometido los demás.
La expresión ‘chivo expiatorio’ procede de una más, de las tradiciones sangrientas de las religiones monoteístas, en la que un rabino traspasaba los pecados del pueblo a un pobre macho cabrío y después se lo cargaba a cuchilladas. La culpa pues, la tenía el chivo. Por la gracia de Yahvé.

Todavía hay quien sostiene que la culpa de la segunda Guerra Mundial la tuvo Hitler, no sus millones de entusiastas y fervorosos correligionarios.

Vivimos en un mundo lleno de Bart Simpson que dicen “¡Yo no he sido!” a la menor ocasión, aunque lleven cocaína en la cartera.

Las excusas que más irritan son esas que atribuyen a “la medicación” conductas antisociales o directamente criminales. Ortega Cano, Mel Gibson, John Galliano (aunque a este pobre le hicieron la cama) o la irascible y antipática Naomi Campbell entran en esta categoría.

Ana Rosa Quintana le echó la culpa al negro, de su flagrante plagio en su libro Sabor a hiel, Lucía Etxebarría a Interviú, Camilo José Cela a la editorial Planeta, y Pérez-Reverte a la avaricia de su demandante. Ninguno admitió jamás lo incontestable de su vergonzosa apropiación.

Cuando el rey de España dijo aquello de “Lo siento. Me he equivocado. No volverá a ocurrir” mientras miraba fuera de cámara, en pijama y con muletas tuve que frotarme los ojos. El rey no culpó a los elefantes, ni al mal estado del bungalow desde el que sufrió la caída, ni a la maledicencia de los medios de comunicación. Corríjanme si afirmo que es sumamente difícil escuchar tamaña disculpa a ningún personaje público, sin señalar a cualquier otro factor, humano o divino, como causante de la calamidad de la que se le acusa.

Y si no han captado el sentido de este artículo, la culpa es de ustedes, por aventurarse a leerlo....

...o no me han entendido bien...



3 científicos que, pese a todo, se ganaron el respeto y la admiración de la humanidad.

Probablemente, a lo largo del día, necesitarás ir al supermercado a comprar las últimas verduras frescas para la dieta postvacacional o tal vez decidas hacer esa misma compra por internet o, simplemente, matar el tiempo en compañía de tu viejo televisor.

Ninguna de las tres cosas podrías hacerla en este preciso instante de la historia sin el apasionante y poco reconocido trabajo de tres grandes científicos anónimos para una gran mayoría: el químico Fritz Haber, la matemática Ada Lovelace y el ingeniero eléctrico Philo T. Farnsworth.

De villano a héroe

Si hay una historia de redención científica de postguerra es la protagonizada por el químico alemán Friz Haber (1868-1934). Pocos científicos tan polémicos han logrado redimirse y equilibrar su 'karma solidario' con la humanidad. Este asquenazí reconvertido a cristiano por el régimen se formó en lo que es hoy la Universidad de Berlín y participó “intelectualmente” (muy entrecomillado) en la elaboración de nuevos gases letales para armar al ejército alemán, iniciando una industria que 'explotaría' con el exterminio de 6.000.000 de sus compatriotas un par de décadas más tarde.

Haber sintetizó el gas dicloro usado más tarde en la guerra de trincheras de 1915 contra soldados marroquíes y argelinos, provocando muertes agónicas casi instantáneas debidas al colapso respiratorio y al ahogamiento bañado en sangre y bilis.

Hasta ahí la parte vomitiva de un científico vendido al régimen que lo explotaba. Su parte más admirada comenzó a despertar al formar el equipo que diseñó filtros de máscaras antigás contra sus propios venenos ¿Paradójico o un mercenario más de la ciencia?

La mujer de Frizt se suicidó al enterarse de que los inventos de su marido habían sido probados con éxito en primera línea de guerra. Probablemente este hecho y el trato del régimen alemán a sus compañeros judíos hizo que Haber emigrara a Inglaterra y recondujera sus trabajos científicos hacia la industria de fertilizantes.
¿Pero qué es lo que logró Frizt Haber para que algunos hayan calculado que ya ha salvado 2.720 millones de vidas con las consecuencias de su trabajo? Simplemente logró un método barato para la producción de nitrógeno, el principal y más extendido fertilizante para cultivos y producciones agrícolas.

Hasta principios del siglo XX los científicos intentaron —sin éxito— sintetizar nitrógeno de manera artificial. A pesar de ser un compuesto tan común en la atmósfera, es complicado extraerlo de ella. El estiércol y el nitrato de sodio eran las principales fuentes de nitrógeno hasta entonces, clave en la eficiencia productiva y crecimiento de la labranza, pero ambas eran limitadas. Una única mina en Chile, controlada por los británicos, centralizaba la producción mundial con los consiguientes problemas geopolíticos asociados.

El 3 de julio de 1909 Haber consiguió en su laboratorio la síntesis del amoniaco -la mejor fuente de nitrógeno- en condiciones de alta temperatura y presión. En un tubo de 75 cm de altura sometido a altísimas presiones logró sintetizar la sustancia durante 5 horas, demostrando que la producción comercial era posible. Junto a Carl Bosch diseñó el 'Proceso de Haber', la síntesis catalítica y comercial del amoniaco, galardonada con el premio Nobel de Química en 1918.

De ahí a tus lechugas de invernadero hay muy poca tecnología de diferencia.

"Simpaticos animalitos" que te pueden meter en graves problemas.

Cuando pensamos en animales peligrosos, nos imaginamos osos de dos metros rugiendo sobre sus patas traseras, rinocerontes de 3.000 kilos corriendo con su cuerno apuntando directamente hacia nosotros o gorilas ofendidos golpeándose el pecho.

Pero la verdad es que la mayoría de esos enormes animales son tremendamente pacíficos si no se sienten amenazados y su fama de peligrosos o temibles es producto sobre todo de la imaginación de guionistas de películas, dibujos animados y comics.

En muchas ocasiones, los mayores peligros de la naturaleza se encuentran donde menos te lo esperas y el reino de los animales no es ninguna excepción. Repasemos algunos ejemplos de animales preciosos que nos pueden causar enormes problemas.

Ratas y ratones

Quien ha tenido en casa como mascota alguno de estos pequeños roedores sabe que son inteligentes, divertidos y limpios. En realidad solo aparecen en esta lista por razones históricas, ya que aunque hoy en día ya no es así, en la Edad Media causaron la extensión de la peste bubónica, una enfermedad que se estima que mató a dos tercios de la población de Europa y eso es difícil de olvidar.

Pez Globo

El pez globo es muy divertido. Su mecanismo de defensa consiste en hincharse para aparentar que es más grande y así ahuyentar a posibles enemigos. Pero por si esta estrategia falla, su carne contiene la toxina tetrodotoxina, que bloquea las neuronas y puede dejarte paralizado si le hincas el diente.

Delfín

Alguien dijo que los delfines eran los payasos del mar, unos parientes lejanos del hombre, tremendamente inteligentes. También son animales crueles con respecto a su misma especie, realizando ataques en grupo o infanticidios. Se ha informado algunas veces de su acercamiento a humanos con motivaciones sexuales. Teniendo en cuenta que es un animal tremendamente fuerte y que se maneja en el agua mucho mejor que un buceador, un acercamiento agresivo puede provocar lesiones importantes.

Caracol Marino Cono

En las aguas tropicales pueden encontrarse estos preciosos caracoles que encierran un importante peligro. Son carnívoros y tienen un diente conectado con una glándula venenosa. Los ejemplares más grandes pueden incluso atravesar un guante de buceador y el veneno, que puede permanecer dentro del cuerpo durante días, puede causar mareos, parálisis, cambios de la visión e incluso la muerte.

¡URGENTE!: Un psicólogo, un psiquiatra, un chaleco de fuerza...¡algo!







Los 20 museos mas visitados del mundo.

Una tarde en un museo de primera categoría puede ser una experiencia extraordinaria: un viaje en una máquina del tiempo imaginaria a las cortes de las dinastías Ming y Qing en China, a la cuna de la civilización en Egipto, a los estudios de Miguel Ángel, Rembrandt y Picasso, o a la cima del Little Round Top en Gettysburg, donde el ejército de la Unión logró resistir un ataque de la Confederación contra su flanco izquierdo.

El Louvre en Paris ocupó el primer lugar en del Museum Index de 2012, con más de 9,5 millones de visitantes el año pasado. La lista forma parte del informe presentado por la Themed Entertainment Association (TEA) y AECOM, sobre el número de visitas a las atracciones mundiales.

Basándose en datos recopilados por AECOM sobre cantidad de visitantes, el índice enumera los 20 museos más visitados alrededor del mundo, los cuales presentamos en la siguiente galería:







11 sencillos consejos para perder peso.

Dawn Jackson Blatner, una dietista registrada y nutrióloga del equipo de béisbol los Cubs de Chicago. Blatner intenta cambiar el significado de la frase, “consiéntete”.


La mayoría de las personas se consienten al comer un galón de helado o sentarse en la casa a ver televisión. Blatner quiere que “consentirte” signifique exactamente lo contrario. Su definición está diseñada para darte más energía, ayudarte a perder peso y mantener saludable a tu cuerpo.

“Es planear por adelantado tu lista de compras. Es estar en el supermercado y comprar alimentos que nutran tu cuerpo. Es comer conscientemente”, dijo a la audiencia en la convención anual Tu Peso Importa de la Coalición de Acción contra la Obesidad de Estados Unidos. “Esas son cosas realmente buenas que cuando las haces, te consientes bien”.

En otras palabras, mereces sentirte bien y verte bien, dice Blatner. Así que invertir cinco o 10 minutos para planear tus comidas para la próxima semana o pasar 30 minutos en el gimnasio es el mayor acto de amor propio.

“No hay mejor gesto en este mundo que diga, ‘¿sabes qué, Dawn? Importas’”.

Sigue estos 10 consejos para “consentirte” en un cuerpo más saludable y delgado:

1. Mesa. Plato. Silla.

Cada vez que pones comida en tu boca, debes tener tres cosas, dice Blatner: una mesa, un plato y una silla.

Estos tres objetos aseguran que no saques aperitivos del refrigerador muy tarde en la noche o te atragantes 1,000 calorías de comida rápida en tu automóvil. Y tener (estos objetos) probablemente significa que consumirás más nutrientes de lo que ofrecería una bolsa de papas fritas; a menos que seas una de esas personas raras que pone papas fritas en un plato.

“Es mi respuesta a comer conscientemente”, dice Blatner.

En investigaciones se muestra que comer conscientemente ayuda a las personas a poner más atención a la alegría de comer y a las sensaciones de saciedad. En los estudios se sugiere que las personas que comen conscientemente consumen menos calorías en la comida, sin importar cuánta comida haya en su plato.

2. La fuerza de voluntad es un músculo mental. Ejercítalo.

La fuerza de voluntad es un recurso limitado, pero todos la tenemos, dice el psicólogo Sean Connolly de San Antonio, Estados Unidos. El truco está en saber cómo utilizarla eficientemente.

“Las personas enlistan la falta de voluntad como la razón número uno que los impide a mejorar sus vidas de alguna forma”, dice Connolly, quien trabaja regularmente con pacientes que se han realizado cirugía bariátrica. “La fuerza de voluntad no es un gen. Es una herramienta que todos tenemos que aprender a utilizar, desarrollar y manejar”. 

Conolly comenta que como cualquier músculo, tu fuerza de voluntad se cansa. Así que ten un plan, y conoce qué harás en situaciones que ofrecen una opción saludable y una no saludable. También tienes que estar preparado para emergencias, como el final de un día de trabajo largo, cuando tu fuerza de voluntad está agotada y el drive thru de un restaurante de comida rápida te atrae.
La fuerza de voluntad también necesita reponerse diariamente. ¿La mejor forma de hacer esto? Duerme lo suficiente.

3. Sé realista.

Seamos honestos, la mayoría de nosotros quiere perder mucho peso. Y cuando no lo hacemos; cuando bajamos dos o cuatro kilogramos y luego nos estancamos, nos desalentamos y volvemos a comer comida chatarra.

Uno de los mayores obstáculos para perder peso son las expectativas irreales, dice el psicólogo Gary Foster, director del Centro para la Investigación y la Educación de la Obesidad de la Universidad Temple en Estados Unidos.
“Mientras menos peses, menos necesitas comer y necesitas moverte más (para perder peso)”, dice Foster. “Y eso no es justo”.

Es agradable tener una meta alta, pero quienes pierden peso exitosamente pierden un promedio de 8.4% de su peso corporal. Si pesas 90 kilogramos, ese promedio equivale a aproximadamente 7.2 kilogramos. Y perder esos 7.2 kilogramos mejora tu salud dramáticamente.

En otras palabras, esperar pesar lo que pesabas en la preparatoria descarrilará tu plan antes de que comience. “La vida cambia, y esa no es una excusa o un fracaso. Es una evaluación realista”, dice Foster.

“¿Qué más en tu vida es igual a los 45 años que a los 20?”.

4. Encuentra mejores amigos.

Es conocido como el “efecto de socialización”. Los fumadores se reúnen con otros fumadores. Los bebedores salen con otros bebedores. Y las personas con sobrepeso salen con otras personas con sobrepeso, dice el médico Robert Kushner de Chicago, Estados Unidos.

“¿Qué haces si sales con un grupo de personas que tienen sobrepeso?”, pregunta. Escoges un restaurante. Sales por hamburguesas y cerveza. “Probablemente no hablas sobre patinar”.

Tendemos a recoger los hábitos de aquellas personas con las que salimos más. Así que encuentra algunos amigos con hábitos saludables, y te harás más saludable.

Un banco de semen de animales, para colonizar Marte.

Hay muchas cosas en mi congelador. Pero definitivamente el semen de animales no es una de ellas. Aunque para ser justos, nunca he revisado los ingredientes en algunos paquetes. 

Reconozco que es un nuevo temor irracional, pero se origina en varios reportes populares en internet que surgieron esta semana acerca de unos científicos japoneses de la Universidad de Kioto, quienes crearon un banco de semen muy específico para especies amenazadas por medio de técnicas innovadoras de liofilización.

Aunque en mi congelador probablemente no haya semen de origen animal, pronto podríamos ver congeladores científicos en los que sí. “Congeladores científicos” es, desde luego, la descripción técnica de congeladores que contienen… ciencia.

“Steve, abre el congelador y pásame un frasco de ciencia”.

Los investigadores japoneses de la Universidad de Kioto, en colaboración con el zoológico de la ciudad, lograron liofilizar con éxito el semen de chimpancés, de un loris perezoso y de una jirafa. Además, cuando se trata de resucitar a los pequeños nadadores, simplemente tienen que dejar que se descongelen en agua, como si fueran un trozo de pollo congelado. Aunque en este caso es un trozo de semen.
Esta tecnología funciona en realidad gracias a un conservador desarrollado especialmente y que permite que el futuro animal congelado se almacene a una temperatura relativamente elevada, ligeramente mayor al punto de congelación. Entonces, en realidad esta nueva forma de hacer las cosas ni siquiera requiere de un congelador. Literalmente puedes ponerla junto a tus sobras en el refrigerador. Aunque el tomar el Tupperware equivocado en medio de la noche podría ser desastroso.

La alternativa actual es el nitrógeno líquido. Pero eso requiere de mucho equipo y de considerablemente más energía. Así, el profesor que dirige la investigación, Takehito Kaneko, ha estado trabajando en este nuevo método por más de una década y desarrolló una forma de incorporar el conservador regulador especial al proceso de liofilización para conservar tanto el semen como la información genética durante décadas. Ya sabes, para crear un mercado vintage. 

Dime como es tu letra, y te diré como eres.

La manera que tienes de escribir dice de ti mucho más de lo que tú crees. Cómo cruzas la letra T, los rabillos al final de cada letra, la inclinación, la separación entre letras, cómo haces las oes… La grafología es el arte o la ciencia que se dedica al estudio de la escritura como medio para conocer el carácter, la personalidad, las habilidades, las debilidades y demás características de las personas.


Mediante la grafología puede detectar más de 5.000 personalidades distintas, incluso ayudar al diagnóstico y seguimiento de enfermedades como la esquizofrenia, el Alzheimer o el Párkinson.

¿Quieres saber qué dice tu caligrafía sobre ti? He aquí una sencilla guía de 11 pistas para conocerte mejor.

Según el tamaño de la letra

Letra pequeña: Eres tímido e introvertido. Eres aplicado, meticuloso y te concentras en lo que haces.

Letra mediana: Eres equilibrado y adaptable.

Letra grande: Eres extrovertido y franco; te gusta estar con la gente y la atención. No obstante, esto también quiere decir que estés construyendo una fachada para tapar tu falta de confianza.

Según el espaciado entre palabras

Mucho espacio: Te gusta la libertad y no te gusta estar agobiado o en lugares abarrotados.

Poco espacio: No soportas la soledad y tiendes a estar con mucha gente y ser entrometido o indiscreto.

Según la inclinación de las letras

Rectas, sin inclinar: No dejas que tus emociones te ganen y tiendes a ser lógico y práctico.

Inclinadas hacia la derecha: Estás abierto a nuevas experiencias y te gusta conocer gente nueva.

Inclinadas hacia la izquierda: Prefieres guardarte las cosas para ti mismo y por lo general te gusta trabajar “tras las cámaras”. Si eres diestro e inclinas tu letra a la izquierda, puede que estés expresando rebeldía.

Según la forma de las letras

Letras redondeadas: Eres creativo y artístico.

Letras puntiagudas: Eres más agresivo, intenso y muy inteligente y curioso.

Letras unidas: Eres lógico, metódico y tomas las decisiones con cuidado.

Según la vuelta de las letras (la “l” o la “e”)

Vuelta estrecha en la letra L: Puede que te estés poniendo límites o restricciones a ti mismo, lo que te podría llevar a sentimientos de tensión.

Vuelta ancha en la letra L: Estás relajado y eres espontáneo. Te expresas con facilidad.

Vuelta estrecha en la letra e: Tiendes a ser escéptico hacia los demás y no tiendes a moverte o dejarte influenciar por las emociones de los otros.

Vuelta ancha en la letra e: Tu mente está abierta y te gusta probar experiencias nuevas.